Las pequeñas cosas y su valor

1Samuel 16:7 Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.

Esta mañana vamos a ver lo que en la Biblia se refiere a las pequeñas cosas y el gran valor que éstas tienen, aun sean pequeñas o insignificantes.

En la lectura Inicial, el profeta Samuel es mandado por Dios para buscar al que iba a reemplazar al rey Saúl. Y fue donde Isaí quien era padre de 8 hijos.

En el verso 6, vemos que le presentan a Eliab y no fue escogido.

Verso 8 le presentan a Abinadab y tampoco.

Verso 9 le presentan a Sama y tampoco.

En el Verso 1, Dios le había dicho que de los hijos de Isaí, iba a salir el nuevo rey.

Hasta que en el verso 11, y le dice estos son todos tus hijos?

Y respondió, queda aún el menor, que apacienta las ovejas.

Como menospreciando que por ser el menor no pensaba el padre que Dios lo iba a escoger para rey, mucho menos porque era pastor de ovejas, una labor que se le daba a los que no eran fuertes o listos para la guerra.

Dios le respondió:
1 Samuel 16:12-13 Envió, pues, por él, y le hizo entrar; y era rubio, hermoso de ojos, y de buen parecer. Entonces Jehová dijo: Levántate y úngelo, porque éste es. 13 Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá. 

Vemos que aunque los otros hermanos eran mayores y fuertes, Dios, eligió al más pequeño, considerado el más débil de todos.

Este escogido por Dios considerado pequeño hizo grandes hazañas que ni los grandes o fuertes podían hacer.



Los filisteos atacan a Israel
1Samuel 17:4 Salió entonces del campamento de los filisteos un paladín, el cual se llamaba Goliat, de Gat, y tenía de altura seis codos y un palmo.

1 Codo, distancia del codo a la punta de los dedos: 45 centímetros

1 palmo, distancia del pulgar al meñique: 22.5 centímetros

6 codos= 2.70 metros +22.5 cm = 2.92 metros

Este era un tamaño inmenso.

Este gigante desafió al pueblo de Israel, pero todos le tenían miedo.

1Samuel 17:10-11 Y añadió el filisteo: Hoy yo he desafiado al campamento de Israel; dadme un hombre que pelee conmigo. 11 Oyendo Saúl y todo Israel estas palabras del filisteo, se turbaron y tuvieron gran miedo. 

Todos le tenían miedo al gigante.
Este gigante, narra la Biblia, que salía todos los días a retar a alguien, pero nadie se le enfrentaba.

1Samuel 17:16 Venía, pues, aquel filisteo por la mañana y por la tarde, y así lo hizo durante cuarenta días.

1Samuel 17:24  Y todos los varones de Israel que veían aquel hombre huían de su presencia, y tenían gran temor. 

Menos uno: el pequeño David.
1Samuel 17:33-39 Dijo Saúl a David: No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud. 34 David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, 35 salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba. 36 Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; y este filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente. 37 Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Vé, y Jehová esté contigo. 38 Y Saúl vistió a David con sus ropas, y puso sobre su cabeza un casco de bronce, y le armó de coraza. 39 Y ciñó David su espada sobre sus vestidos, y probó a andar, porque nunca había hecho la prueba. Y dijo David a Saúl: Yo no puedo andar con esto, porque nunca lo practiqué. Y David echó de sí aquellas cosas. 

Era tan pequeño David, que la ropa de combate y las armas eran tan pesadas que no podía caminar con ellas porque tuvo que quitárselas.

David derrota a Goliat
1 Samuel 17:40-53 Y tomó su cayado en su mano, y escogió cinco piedras lisas del arroyo, y las puso en el saco pastoril, en el zurrón que traía, y tomó su honda en su mano, y se fue hacia el filisteo. 41 Y el filisteo venía andando y acercándose a David, y su escudero delante de él. 42 Y cuando el filisteo miró y vio a David, le tuvo en poco; porque era muchacho, y rubio, y de hermoso parecer. 43 Y dijo el filisteo a David: ¿Soy yo perro, para que vengas a mí con palos? Y maldijo a David por sus dioses. 44 Dijo luego el filisteo a David: Ven a mí, y daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo. 45 Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. 46 Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. 47 Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos. 48 Y aconteció que cuando el filisteo se levantó y echó a andar para ir al encuentro de David, David se dio prisa, y corrió a la línea de batalla contra el filisteo. 49 Y metiendo David su mano en la bolsa, tomó de allí una piedra, y la tiró con la honda, e hirió al filisteo en la frente; y la piedra quedó clavada en la frente, y cayó sobre su rostro en tierra. 50 Así venció David al filisteo con honda y piedra; e hirió al filisteo y lo mató, sin tener David espada en su mano. 51 Entonces corrió David y se puso sobre el filisteo; y tomando la espada de él y sacándola de su vaina, lo acabó de matar, y le cortó con ella la cabeza. Y cuando los filisteos vieron a su paladín muerto, huyeron. 52 Levantándose luego los de Israel y los de Judá, gritaron, y siguieron a los filisteos hasta llegar al valle, y hasta las puertas de Ecrón. Y cayeron los heridos de los filisteos por el camino de Saaraim hasta Gat y Ecrón. 53 Y volvieron los hijos de Israel de seguir tras los filisteos, y saquearon su campamento. 

El acto de valor de David, quien iba en nombre de Jehová destruyó al gigante al que todo Israel le tenía miedo, y no fue que hasta que murió Goliat, que los filisteos se acobardaron y el pueblo de Israel tomó hasta derrotarlos.

Vemos en esta lectura, el gran poder de Dios quien utilizando al mes pequeño de todos hizo grandes prodigios.

Una pequeña piedra Dios la convirtió en una gran victoria.

Vamos a leer en la Biblia otro caso, que se refiere a las cosas pequeñas

Se refiere a la fe
Mateo 17:20 Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. 

Esta pequeña semilla de mostaza, permite hacer grandes cosas, como la comparada a mover a un monte de un lado a otro.

No se refiere a literalmente pasar a un monto de un lado a otro.

Muchos hombres de fe al día de hoy, literalmente no mueven un monto de un lado a otro.

Esta lectura

Las cosas pequeñas pueden traer grandes males
Eclesiastés 10:1 Las moscas muertas hacen heder y dar mal olor al perfume del perfumista; así una pequeña locura, al que es estimado como sabio y honorable.

Y esto es muy cierto, y tanto para un perfume una mosca muerta le da mal olor, también cuando una persona correcta hace una pequeña locura, puede llevarlo incluso a la muerte.

Lo que costó años en construir se puede derrumbar en segundos por una mala decisión.

Los pequeños detalles que nos afectan y pasan inadvertidos, pueden ser muy importantes en nuestras vidas.

Otra lectura sobre las pequeñas cosas
Gálatas 5:9 Un poco de levadura leuda toda la masa.

Leuda la masa, es fermentar la masa.

Como ejemplo una cucharada en levadura en un saco de harina, daña a todo el saco de harina, echándolo a perder.

Estos ejemplos figurados es para que nosotros tengamos sabiduría y saber que las cosas insignificantes o pequeñas que sean pueden desatar buenas o malas cosas, según la decisión que tomemos.

Este caso puede ser tomado por ejemplo de un buen muchacho o buena muchacha, según las compañías o amistades que tenga.

Refranes Populares

Hay un refrán popular que dice:

El que con lobos anda a aullar aprende.

Porque se refiere que si alguien anda con estas compañías, va a aprender sus hábitos, sus costumbre o la forma de ser de esas personas.

Los mejores perfumes vienen en frascos pequeños.

El poeta Miguel de Cervantes en el Quijote, escribió: dime con quién andas y te diré quién eres.

Si un joven sus amistades andan todos tatuados, fuman, toman licor, o se drogan, y no creen en Dios, que puede pasar con el?

Que puede alejarse de Dios, y caer igual que sus amigos.

En cambio si las amistades de un joven, son personas sin vicios, alejadas de las cosas del mundo, temerosas de Dios, su fin va a ser diferente que el ejemplo anterior.

Que dice la Biblia al respecto?
1Corintios 15:33 No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.

Tanto un joven como una persona mayor, su sus compañías solo conversan de temas sin sentido, envidias, calumnias, chismes, etc. Va a provocar que esta persona,, se corrompan sus buenas costumbres.

Otras cosa pequeñas que tiene gran poder.

El freno del caballo
Santiago 3:3 menciona que el freno en la boca de los caballos es para que nos obedezcan y dirigir su cuerpo.

Ejemplo
Su montamos un caballo sin rienda y sin frenos, no podemos dirigirlos cuando lo arreamos.  Incluso no podríamos detenerlo, tal vez jalando de la crin, que no sé si se pueda.

El timón de las grandes naves
Santiago 3:4 Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere.

Y así lo vemos en las películas, grandes o inmensos barcos guiados por un pequeño timón, como el Titanic.

La lengua y un pequeño fuego
Santiago 3:5-10 Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego! 6 Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno. 7 Porque toda naturaleza de bestias, y de aves, y de serpientes, y de seres del mar, se doma y ha sido domada por la naturaleza humana; 8 pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal. 9 Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. 10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así

Así como en la realidad un bosque puede ser originado porque alguien encendió un fósforo y lo tiró al suelo.

Esa pequeña e insignificante llama del fósforo puede causar un incendio de grandes proporciones muy difíciles de extinguir.

De igual forma un pequeño miembro pequeño al igual que el incendio de un bosque puede causar grandes daños.

Dice el verso 6, la lengua es un fuego de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno

Es tan grande el poder de destrucción de la lengua, que contamina nuestro cuerpo, y además inflama la rueda de la creación inflamada por el infierno.

De forma que lo que digamos con nuestra boca deben solo cosas de bendición y no de maldición.

Dice la Biblia que el hombre domina los animales, las aves, las serpientes y toda la naturaleza, pero no puede dominar la lengua.

Nos dice que no podemos con la misma boca bendecir y maldecir, al igual que una fuente de agua no puede dar agua dulce y agua salada al mismo tiempo.

Pequeñas cosas para bien o para mal
Un pequeño detalle pasado por alto puede causar un gran desastre en nuestras vidas.
Jesucristo alimenta a miles

Mateo 14:16-21 Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer. 17 Y ellos 
dijeron: No tenemos aquí sino cinco panes y dos peces. 18 El les dijo: Traédmelos acá. 19 Entonces mandó a la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud. 20 Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, doce cestas llenas. 21 Y los que comieron fueron como cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños. 

Esta gran cantidad de personas no querían irse.

Lo único que tenían eras cinco panes y dos peces.

Y con eso alimentaron a cinco mil hombres sin contar mujeres y niños.

O sea que pueden haber sido más de diez mil hombres

La bendición de tener lo poco, lo pequeño
Salmos 37:16 Mejor es lo poco del justo, Que las riquezas de muchos pecadores.

Proverbios 15:16 Mejor es lo poco con el temor de Jehová,  Que el gran tesoro donde hay turbación.

Fidelidad en lo poco
Lucas 16:10 El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto.

Esto nos quiere decir por ejemplo que si a alguien  lo ponen a cuidar una empresa que vende 1,000.00 diarios y es honrado en la administración, quiere decir que es confiable en ponerlo a administrar una empresa que vende 10,000.00 al día.

Porque si fue fiel cuando tenía poco, mostrando honradez, va a ser fiel en lo mucho.

De igual forma nos dice la palabra que si alguien no fue honrado en lo poco, de igual forma será un peligro ponerlo en un lugar donde tenga que ver con mucho dinero en juego.

Incluso nuestro Señor Jesucristo nació en una pequeña ciudad, Belén

Miqueas 5:2 Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.

Dios busca lo pequeño, lo débil, al necio, para mostrar su Gloria, para mostrar su poder.
1Corintios 1:26-29 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29 a fin de que nadie se jacte en su presencia.

Por eso el que quiere se sabio, debe ser como si no sabe nada.

El que quiera exaltarse Dios lo humilla.

Lucas 14:8-11 Cuando fueres convidado por alguno a bodas, no te sientes en el primer lugar, no sea que otro más distinguido que tú esté convidado por él, 9 y viniendo el que te convidó a ti y a él, te diga: Da lugar a éste; y entonces comiences con vergüenza a ocupar el último lugar. 10 Mas cuando fueres convidado, vé y siéntate en el último lugar, para que cuando venga el que te convidó, te diga: Amigo, sube más arriba; entonces tendrás gloria delante de los que se sientan contigo a la mesa. 11 Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido.

Debemos de mostrar sencillez en nuestras vidas, humillarnos para que Dios en su tiempo no enaltezca, nos levante.

2 Corintios 12:9-10 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. 

Por eso debemos poner importancia a las cosas pequeñas, a las cosas débiles, porque Dios con su Gracia, las convierte en cosas grandes y fuertes.

Veamos un ejemplo de las cosas pequeñas: leer la Biblia

Salmo 1:1 Bienaventurado el varón, que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. 

Dice esta lectura que debemos meditar en la ley de Dios de día y de noche.

Otra lectura dice:

Deuteronomio 6:6-7 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

Nos habla de leer la palabra de Dios a diario.

Las pequeñas cosas tienen que ver con el tiempo que le dedicamos a la palabra de Dios.

Si comparamos este tiempo con el tiempo que estamos en Facebook, nos vamos a dar cuenta que no le dedicamos a Dios el mayor tiempo durante el día y la noche.

Una forma de leer la Biblia: un verso o un capítulo diario.

Cuantos libros tiene la Biblia? 66 libros
Cuantos capítulos tiene? 1,189 capítulos

Si leemos por lo menos por día de 3 a 4 capítulos, podemos leer la Biblia en un año!.

Esa es parte de la importancia de las pequeñas cosas, que debemos pedir a Dios nos ayude para que estas pequeñas cosas sean más bien de bendición para nuestras vidas y no para maldición.

Que Dios te bendiga y te guarde.




0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde