Dios no cambia



Malaquías 3:6  Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.


Esta mañana vamos a reflexionar en esta lectura que Dios nos dice que El no cambia.

Esto debe ser igual un mensaje para nosotros que no debemos de cambiar nuestro estado de ánimo, nuestra forma de pensar si es que nuestro pensamiento es conforme la palabra de Dios.

No debemos de confiar en nuestro entendimiento sino en Jehová.

Salmos 32:9 No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, Que han de ser sujetados con cabestro y con freno, Porque si no, no se acercan a ti.

Muchas veces eso nos puede ocurrir a cada uno de nosotros que nos volvemos obstinados, al punto que Dios tiene que recurrir a métodos de fuerza para que podamos entender, para corregir nuestros pasos o nuestro entendimiento cuando hacemos las cosas sin consultarle a El.

Esta mañana vamos a escudriñar las escrituras, para saber el verdadero mensaje que está en la palabra de Dios, y evitar caer en engaños de hombres, que tuercen la doctrina de Dios, para su beneficio.


Vamos a ver algunos ejemplos

Ejemplo 1:
Parábola del sembrador

Marcos 4:8 Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció, y produjo a treinta, a sesenta, y a ciento por uno.

Muchos pastores, profetas y apóstoles hoy día, asocian esta lectura al tema de la siembra y cosecha, y mucho se habla hoy en día que el que no siembra no cosecha, que el que siembra poco, cosecha poco y es cierto, en relación al término agrícola.

Pero asocian la palabra de siembra y cosecha, a los diezmos u ofrendas, diciendo que si siembras una ofrenda pequeña vas a obtener una cosecha o bendición pequeña, o que si haces una ofrenda grande vas a obtener una cosecha grande.  Y hemos escuchado muchos ejemplos: que dicen el que siembre mangos no puede cosechar sandías, o viceversa.  En algunos casos hemos escuchado vehementes llamados a ofrendar, en donde asocian esta lectura que el que ofrende recibirá al 30 al 60 o al 100 por uno.

Totalmente alejado del verdadero evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

Esta lectura de la parábola del sembrador, está relacionada con la semilla que es el evangelio, y la buena tierra son los que oyen la palabra, la reciben y dan frutos. 

Pero se refiere a los frutos del Espíritu Santo.

Los que saben de agricultura, saben que el rendimiento en un 100 por ciento en la cosecha es muy raro por no decir imposible para el hombre.

Ejemplo:
Rendimiento de frijol y maíz en Nicaragua

El frijol tiene un rendimiento promedio de 11.5 qq por manzana

El maíz tiene un rendimiento promedio de 20.5 qqs por manzana.

Si hay alguien que sabe de cosechas, y asocia que la lectura que hablamos de siembre y cosecha se refiera literalmente a siembre de frijol o maíz, alguien pudiera pensar que la producción de frijoles al 100 por uno, significa que los resultados serían:

Frijoles 1150 qqs por manzana

Maíz 2050 qqs por manzana

En la misma cosecha y esto los productores saben que es muy difícil por no decir imposible.

Un mata de maíz puede dar de 3 a 4 mazorcas, en donde a veces 3 son de buen tamaño y la cuarta de menor tamaño, hay registros de cosechas que dan hasta 6 mazorcas, dependiendo de la variedad, etc.

Para que una mata rinda al 100 por uno, en lugar de 4 mazorcas debería estar produciendo 400  mazorcas.

Continuemos un poco con la lectura en Marcos 4.9

Marcos 4:9  Entonces les dijo: El que tiene oídos para oír, oiga.

Por esto la palabra de Dios dice el que tenga oídos para oír que oiga, porque no es literal este mensaje.

Esto nos quiere decir, que debemos ser sabios, que pidamos discernimiento y sabiduría a Dios, para escuchar y comprender bien la palabra de Dios.

Veamos otra lectura

2Corintios 8:9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

Esta lectura es otra tomada en un sentido no bíblico por muchas personas.

Pero les a grada a muchos cuando les dicen que vamos a ser enriquecidos.

La muerte de nuestro Señor Jesucristo, no fue para que gocemos de valores materiales en este mundo, ese no es el objetivo o meta final.

Fue para que alcanzáramos la salvación por medio de su muerte por nuestros pecados.

Pero este enriquecimiento no es literal, es un enriquecimiento espiritual es recibir su gracia, su misericordia.

Leamos sobre el enriquecimiento
1Timoteo 6:9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;

Qué pasa podemos decir, la biblia se contradice, por un lado nos dice que Jesucristo se hizo pobre para que nosotros fuéramos enriquecidos, y por otras nos dice que los que quieren enriquecerse cae en tentación y hasta podemos alcanzar la destrucción y la perdición.

Sigamos leyendo, para escudriñar de que riqueza se refiere la palabra de Dios.:

Efesios 1:18 habiendo sido iluminados los ojos de su corazón, para que sepan cuál es la esperanza a la cual él los llamó, cuáles son las gloriosas riquezas que él guarda como herencia para los santos,

Efesios 2:7 para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.
Efesios 3:16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;

Se trata de las riquezas de su gloria como herencia para los santos.

Se trata de las riquezas de su gracia en bondad para nosotros

Se trata de las riquezas de su gloria para ser fortalecidos.

Que sucede cuando alguien cambia?
Porque hay situaciones cuando algunas personas están confiadas en la palabra torcida del evangelio de Cristo, y pueden creer que es cierto que con la siembra de dinero en las ofrendas, así mismo vas a recibir.

Incluso yo he escuchado a “pastores” decir que Dios, te responde en 3 días, y nuevamente caen en el reto a Dios, citando a Malaquías.

Algunos hasta mencionan que ellos siembran “pargos” o “chocoyos”, como acostumbramos decirle los nicaragüenses, (pargo es una variedad de pescado, uno de sus colores es el rojo, y el chocoyo una ave que usamos como mascota, que su color es verde), pero se refierea a un billete de 500 córdobas y al dólar, por lo de color rojo el primero y verde el segundo.

Para que también nuestra cosecha sea en pargos y chocoyos.

Por eso cuando Dios, no le responde a alguien que puso todo su dinero en la ofrenda, las personas se decepcionan y máxime cuando ve a los impíos progresar, que no van a la iglesia, andan en pecado, hijos en desobediencia y nosotros que nos alejamos del mundo, que pedimos a diario a Dios, no nos deje caer en tentación y nos libre de todo mal.

Entonces este tipo de personas cambian, vieron que no funcionó lo de la siembre ni cosecha.

Por otra parte hay algunos que sin orar, sin ir a la iglesia, sin leer la biblia (que nos manda Dios meditar en ella a diario), sin arrepentimiento, sin dejar de pecar, sin predicar la palabra de Dios, y que asisten a una iglesia, de repente compraron un billete de lotería y zas se sacan la lotería, y estos creyeron que la cosecha fue maravillosa. 

Sin conocer que a Dios, no le agradan los juegos de azar en donde ganamos o perdemos grandes sumas de dinero.

Proverbios 20:21  Los bienes que se adquieren de prisa al principio, No serán al final bendecidos.

Alguien que pasa orando día y noche y siente que no le responde, puede enfriarse y alejarse de la palabra de Dios.

Y ahí está el mundo con sus brazos abiertos, para acoger a todos aquellos que se alejan de la palabra de Dios, volviendo a un estado peor que como estaban al inicio de conocer a Dios.

Dios dará la respuesta a nuestras necesidades en su tiempo
Deuteronomio 11:13-14 Si obedeciereis cuidadosamente a mis mandamientos que yo os prescribo hoy, amando a Jehová vuestro Dios, y sirviéndole con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma, 14 yo daré la lluvia de vuestra tierra a su tiempo, la temprana y la tardía; y recogerás tu grano, tu vino y tu aceite.

No es por nuestra fuerza, no es sembrando con el interés para recibir a 30, 60 o a 100, es sembrando en la obra del Señor, con alegría, dice la palabra de Dios, que El se agrada del dador alegre.

Yo puedo agregar, que Dios no se agrada del que está sembrando porque desea esperar más de lo que sembró, para eso la misma palabra de Dios, nos dice que si queremos recibir intereses los depositemos en el banco.

Si leemos atentamente dice: “Amando a Jehová Dios, y sirviéndole a Dios con todo nuestro corazón y con toda nuestra alma”.  Hasta ese entonces el nos va a mandar la “lluvia a nuestra tierra a su tiempo”.

Pero además no podemos tomarla tan literal, porque yo podría decir:

Para que quiero lluvia para mi tierra, si no tengo tierra para sembrar?

Pero es el en sentido que Dios nos va a mandar la provisión a su tiempo.

No debemos de ser variables
Santiago 1:17  Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

En Dios no hay mudanza, o sea no se va de un lugar a otro, ni sombra de variación, o sea que se mantiene invariable.

Así debemos de ser nosotros, por mucho que estemos pasando tribulaciones que para nosotros puede ser demasiado fuerte, pero para otro no es nada comparado con el problema que el o ella tiene.

Por eso la Biblia nos manda a que consolemos a otros así como Dios nos da consuelo a nosotros.

2Corintios 1:3-4 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, 4 el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

Ejemplo
Hoy no voy a la Iglesia porque tengo que comprar la provisión de la casa, me tengo que cortar el pelo, no me siento de buen ánimo, etc.

Por eso hemos escuchado a muchos que reciben algo bueno de Dios:  es que tenía fe, y cuando reciben algo malo de Dios, ya no mencionan que tenían fe, sino que le llaman pruebas.

El día miércoles pasado, conversamos acerca del término “crisis”, que lo asociamos a tener problemas económicos principalmente, pero también se asocia a crisis política, crisis social, crisis emocional, y hasta crisis familiar.

Pero cuando pasemos por alguna crisis, que vimos ese día, que los creyentes tarde o temprano, o en algún momento de nuestras vidas pero siempre vamos a pasar por alguna crisis.

Pero tomados de la mano de Jesucristo, vamos a superar esta crisis por las crisis, tienen una característica: son temporales.

Hay crisis que nosotros las causamos
Ejemplo 1
Cuando por ejemplo recien casadoa empezamos a aduiqrir bienes para toda la casa, cuando nuestra capacidad de pago no puede cubrir los pagos en efectivos.

Esto nos puede ocasionar, caer en mora, o falta de pago, que despues puede resultar en la perdidad e nuestros bienes.

Ejemplo2
Una persona que médicamente la diagnosticaron problemas en el estómago o problemas de colesterol alto.  Esta persona se declara sana en el nombre de Jesú, y está en lo correcto, en sujetarse a la sanidad de Cristo a la fe en su sanidad.

Pero en una ocasión, se como una comida muy pesada, con mucha grasa, condimentos, etc que la lleven hasta al hospital para intervenirla de emergencia.

Y estos dos ejemplos de Dios, nos puede llevar a dejar de creer en su palabra porque la entendimos mal, la entendimos a nuestra conveniencia.

No debemos impacientarnos ante cualquier problema
Santiago 5:7 “Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.”

Esta lectura fue escrita hace aproximadamente 2000 años, el apóstol Santiago, iluminado por el Espíritu Santo, les dijo a sus discípulos, y nos dice a nosotros ahora, porque la palabra de Dios no cambia, nos dice en la parte inicial que tengamos paciencia.

Hasta cuándo dice la lectura ?

Si, así como leemos.

Dice que tengamos paciencia hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Y luego para explicar de la misma forma que nuestro Señor Jesucristo, utilizaba que era las parábolas, dice en la segunda oración de esta cita, que compara con el labrador que siembra y espera o aguarda con “paciencia”, “hasta” que reciba la lluvia temprana o tardía.

Pero nosotros nos impacientamos, queremos que Dios nos responda en forma inmediata.

Que Dios nos responda como los servicios de correos de entrega hasta la puerta de la casa y ya.

Que alguien nos diga que tengamos paciencia hasta que venga Jesucristo como que no es del agrado de nosotros.

NO sabemos el tiempo ni los pensamientos de Dios
Dios sabe en qué momento nos va a dar la respuesta.  Nosotros no podemos apurar a Dios de ninguna forma.

Porque ya leímos en la palabra de Dios, que El tendrá misericordia del que quiera tener misericordia.

Romanos 9:14-15 ¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera. 15 Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca.

Y agrega en el versículo 16

Romanos 9:16  Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

No debemos de ser orgullosos, ni gloriarnos por lo que hacemos


Como alguien que diga, que le ha servido a Dios, por tantos años, que Dios lo ha utilizado mucho, que ya se ha leído la biblia 20 veces,que diezma, que da oferndas, que ayuna cada semana, etc.

Resulta ser igual que la parábola del fariseo y el repubicano,, nada mas que en estos tiempos actualies, porque así como Dios no cambia, su palabra no cambia, y vemos este reflejo aun en algunos cristianos de hoy en dia.

Dice la Palabra de Dios
Efesios 2:9  no por obras, para que nadie se gloríe.

La salvación es gratuita es un regalo de Dios, no la merecemos, no se compra, no se negocia.

Por eso debemos decir: Yo no cambio.

Aunque pasemos por tribulaciones, pruebas, crisis o cualquier otra forma en la que Dios nos va a sujetar con su mano para pasarlas, no debemos de cambiar.

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.  Rom 8,38

Que Dios te bendiga y te guarde

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde