Porqué Dios no responde?


1Samuel 28:3-6 Ya Samuel había muerto, y todo Israel lo había lamentado, y le habían sepultado en Ramá, su ciudad. Y Saúl había arrojado de la tierra a los encantadores y adivinos. 4 Se juntaron, pues, los filisteos, y vinieron y acamparon en Sunem; y Saúl juntó a todo Israel, y acamparon en Gilboa. 5 Y cuando vio Saúl el campamento de los filisteos, tuvo miedo, y se turbó su corazón en gran manera. 6 Y consultó Saúl a Jehová; pero Jehová no le respondió ni por sueños, ni por Urim, ni por profetas.

En el Antiguo Testamento, Dios se comunicaba con el pueblo de Israel a través de los profetas, o por sueños, o por el Urim y el Tumim.

Urim y Tumim: eran dos piedras que se utilizaban para conocer la voluntad de Dios.  En el hebreo significan: Luces y perfecciones.

Estas dos piedras se guardaban en una bolsa del pectoral del sacerdote.

Levíticos 8:8  Luego le puso encima el pectoral, y puso dentro del mismo los Urim y Tumim.

El uso del Urim y Tumim, no se detalla en la Biblia, pero su respuesta podía ser: un “Si”, o un “No”

Por el lugar donde eran colocadas, que era una bolsa en el pectoral, se suponen que eran piedras planas.

Existen dos teorías sobre el uso de estas piedras:



1.- Cuando el sacerdote oraba a Dios pidiendo una respuesta, sacaba una de las piedras, (una era No la otra era Si). Algunos libros antiguos mencionan que podían ser una de color blanco y otra color negro, otros mencionan que tenían una inscripción en sus caras.

Esta teoría sugiere que ambas piedras deberían ser del mismo tamaño por no decir idénticas.

2.- Otra teoría era que una piedra decía Si y la otra decía No.  Cuando el sacerdote consultaba a Dios pidiendo una respuesta, ambas piedras debían dar la respuesta Si y Si, o bien No y No, y esa era la respuesta, si salía Si y No, entonces no había respuesta de parte de Dios.

Ya Dios no utiliza este método
Ya hablamos del Urim, y según la tradición judía dejaron de usarse después de la destrucción del templo por el año 607 antes de Cristo.

Actualmente la usan los adivinos, los místicos, adivinos, dicen que son dos piedras de cuarzo blanco y cuarzo negro.

Veamos cómo eran las respuestas de Dios.

Respuestas SI
Cuando el rey de Israel era Saúl, anduvo en busca de David para matarlo, por celos porque era amado por el pueblo de Israel.

Se acuerdan de una alabanza que dice Saúl mató a mil, y David a 10 mil, pues por este motivo lo quería matar por celos.

En ese contexto vamos a leer que en la Biblia, David consultó con el Urim y Tunim, para consultar la voluntad de Jehová.

1Samuel 23:7-12 Y fue dado aviso a Saúl que David había venido a Keila. Entonces dijo Saúl: Dios lo ha entregado en mi mano, pues se ha encerrado entrando en ciudad con puertas y cerraduras. 8 Y convocó Saúl a todo el pueblo a la batalla para descender a Keila, y poner sitio a David y a sus hombres. 9 Mas entendiendo David que Saúl ideaba el mal contra él, dijo a Abiatar sacerdote: Trae el efod. 10 Y dijo David: Jehová Dios de Israel, tu siervo tiene entendido que Saúl trata de venir contra Keila, a destruir la ciudad por causa mía. 11 ¿Me entregarán los vecinos de Keila en sus manos? ¿Descenderá Saúl, como ha oído tu siervo? Jehová Dios de Israel, te ruego que lo declares a tu siervo. Y Jehová dijo: Sí, descenderá. 12 Dijo luego David: ¿Me entregarán los vecinos de Keila a mí y a mis hombres en manos de Saúl? Y Jehová respondió: Os entregarán.

Otra respuesta SI
Cuando David estaba en guerra con los amalecitas, estos se llevaron cautivas a sus mujeres e hijos, pero antes de emprender la guerra contra ellos, David lo consultó con Dios.

1Samuel 30:6-8 Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios. 7 Y dijo David al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: Yo te ruego que me acerques el efod. Y Abiatar acercó el efod a David. 8 Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos. 

Dios utilizaba a los sacerdotes para que cuando les consultaran, utilizaran el urim y tumim, que se guardaban el efod, cuando leemos que “Jehová dijo”, es el sacerdote que al utilizar estas piedras, daba la respuesta en palabras de Jehova, o como que Jehová se expresaba conforme los resultados.

Esto lo hacía Dios, para que tanto el rey y el pueblo, consultaran al sacerdote, que por su medio le daban la respuesta de Jehová.

El sacerdote en ese tiempo, era necesario porque por medio de él, se hacía la consulta a Dios, por eso cuando no había sacerdote no se podía consultar a Dios.

Respuestas No
Está en la lectura inicial. Verso 6, que dice:
6 Y consultó Saúl a Jehová; pero Jehová no le respondió ni por sueños, ni por Urim, ni por profetas.

Veamos que pasó cuando no habían sacerdotes

Nehemías 7:65  y les dijo el gobernador que no comiesen de las cosas más santas, hasta que hubiese sacerdote con Urim y Tumim

Porque con el Urim y Tumim consultaban a Dios..

Y esto era para saber si podían comer de las cosas más santas.

Se debía a consulta a Dios, ya sea por sueños, por el Urim y Tunim, que lo tenía en su poder el sacerdote, o por medio de profetas.

Cuando no habían sacerdotes solo podían esperar respuesta de Dios por sueños o por los profetas.

NO es con nuestra fuerzas
Al igual que el rey Saúl, que al no contar con la respuesta de Dios, quiso hacer las cosas por su propia fuerza.

Dice la palabra que ya Dios no le respondía ni por sueños, urim y tumim, ni por medio de profetas.

Dios nos habla por medio de sueños o visiones.

1.- Cuando el ángel anuncia el nacimiento de Jesús
Mateo 2:13-14 Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. 14 Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto,

Vemos en esta lectura que José no tuvo ninguna duda de este sueño, en cuanto amaneció lo primero que hizo fue llevarse al niño y a su madre.

Porque el sueño del ángel era para guardar la vida de Jesucristo cuando era niño.

Los sueños de Dios tienen un propósito, el cual es que se cumpla su voluntad.

Debemos tener cuidado cuando tenemos un sueño que no nos trae edificación, sino solo cosas materiales, porque es posible que ese sueño no sea de Dios.

Ejemplo de una persona que no lee la Biblia, no se congrega, no ora, (pero no hace muchas cosas malas) y tenga un sueño en donde va a recibir una gran bendición.

Este es un sueño que no es la voluntad de Dios, es la voluntad nuestra.

2.- Cuando el derramamiento del Espíritu Santo 
Hechos 2:17  Y en los postreros días, dice Dios,  Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,  Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños;  18 Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días  Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.

En esta lectura menciona visiones y sueños, como la forma que Dios se comunica con nosotros.

La desesperación mata
Veamos que hizo el rey Saúl.

Como el sabía que Dios no le respondía por ninguno de los medios que hemos visto esta mañana, el buscó de cualquier forma como obtener la respuesta de Dios.

En el verso 3, de la lectura inicial, dice la palabra que el rey Saúl había arrojado de la tierra a los encantadores y adivinos.

Continuemos con la lectura, en el contexto.

1Samuel 28:7-10 Entonces Saúl dijo a sus criados: Buscadme una mujer que tenga espíritu de adivinación, para que yo vaya a ella y por medio de ella pregunte. Y sus criados le respondieron: He aquí hay una mujer en Endor que tiene espíritu de adivinación. 8 Y se disfrazó Saúl, y se puso otros vestidos, y se fue con dos hombres, y vinieron a aquella mujer de noche; y él dijo: Yo te ruego que me adivines por el espíritu de adivinación, y me hagas subir a quien yo te dijere. 9 Y la mujer le dijo: He aquí tú sabes lo que Saúl ha hecho, cómo ha cortado de la tierra a los evocadores y a los adivinos. ¿Por qué, pues, pones tropiezo a mi vida, para hacerme morir? 10 Entonces Saúl le juró por Jehová, diciendo: Vive Jehová, que ningún mal te vendrá por esto. 

Porque el había prohibido que se consultaran a adivinos y hechiceros y quien lo hiciera iba a ser muerto, en el verso 9 a los evocadores y adivinos.

La mujer no sabía que era el mismo rey Saúl, quien le estaba pidiendo llamar a un muerto.

1Samuel 23:11-19 La mujer entonces dijo: ¿A quién te haré venir? Y él respondió: Hazme venir a Samuel. 12 Y viendo la mujer a Samuel, clamó en alta voz, y habló aquella mujer a Saúl, diciendo: 13 ¿Por qué me has engañado? pues tú eres Saúl. Y el rey le dijo: No temas. ¿Qué has visto? Y la mujer respondió a Saúl: He visto dioses que suben de la tierra. 14 El le dijo: ¿Cuál es su forma? Y ella respondió: Un hombre anciano viene, cubierto de un manto. Saúl entonces entendió que era Samuel, y humillando el rostro a tierra, hizo gran reverencia. 15 Y Samuel dijo a Saúl: ¿Por qué me has inquietado haciéndome venir? Y Saúl respondió: Estoy muy angustiado, pues los filisteos pelean contra mí, y Dios se ha apartado de mí, y no me responde más, ni por medio de profetas ni por sueños; por esto te he llamado, para que me declares lo que tengo que hacer. 16 Entonces Samuel dijo: ¿Y para qué me preguntas a mí, si Jehová se ha apartado de ti y es tu enemigo? 17 Jehová te ha hecho como dijo por medio de mí; pues Jehová ha quitado el reino de tu mano, y lo ha dado a tu compañero, David. 18 Como tú no obedeciste a la voz de Jehová, ni cumpliste el ardor de su ira contra Amalec, por eso Jehová te ha hecho esto hoy. 19 Y Jehová entregará a Israel también contigo en manos de los filisteos; y mañana estaréis conmigo, tú y tus hijos; y Jehová entregará también al ejército de Israel en mano de los filisteos.

Vemos en el verso 16, que le dice que “para que me preguntas si Jehová se ha apartado de ti, y es tu enemigo”.

El profeta Samuel, ya le había advertido al rey Saúl de su desobediencia cuando Dios le ordenó destruir al pueblo amalecita, el rey Saúl le perdonó la vida al rey Agad de Amalec.

1Samuel 15:26-28 Y Samuel respondió a Saúl: No volveré contigo; porque desechaste la palabra de Jehová, y Jehová te ha desechado para que no seas rey sobre Israel. 27 Y volviéndose Samuel para irse, él se asió de la punta de su manto, y éste se rasgó. 28 Entonces Samuel le dijo: Jehová ha rasgado hoy de ti el reino de Israel, y lo ha dado a un prójimo tuyo mejor que tú. 

En esta lectura el profeta Samuel, no tuvo compasión del rey Agag, quien estaba confiado que lo iban a dejar vivo.

1Samuel 15:32 Después dijo Samuel: Traedme a Agag rey de Amalec. Y Agag vino a él alegremente. Y dijo Agag: Ciertamente ya pasó la amargura de la muerte. 33 Y Samuel dijo: Como tu espada dejó a las mujeres sin hijos, así tu madre será sin hijo entre las mujeres. Entonces Samuel cortó en pedazos a Agag delante de Jehová en Gilgal. 

Volvamos a la lectura central

Verso 11
En este verso la mujer le pregunta a quien quiere hacer venir.

Aun ella no había hecho sus conjuros o puesto en prácticas sus poderes, cuando dice la Biblia que ella vio al profeta Samuel, ahí es donde hasta ella se asusta, y comprende quien esta con ella es el rey Saúl.

De esto muchos estudiosos deducen que la aparición de Samuel como la predicción de la muerte de Saúl y sus hijos se hizo con claridad y firmeza y no por medio de los encantamientos de la adivina.

Aunque no indica que el rey Saúl vio al profeta Samuel, solo dice que lo escuchó.

El verso 19, no deja de prestar a muchas variados análisis de esta lectura, pues el profeta le dice que él y sus hijos estarían con él al siguiente día.

Es una lectura de muchas polémicas, que si al que oyó Saúl fue un demonio, que un muerto no puede volver a la vida, etc.

El rey Saúl no iba buscando a Dios, iba buscando a una adivinadora.

Job 7:9  Como la nube se desvanece y se va,  Así el que desciende al Seol no subirá;

Cuando Dios no responde no debemos de adelantarnos
Cuando tengamos un problema y no hemos visto señales, sueños o visiones, la respuesta de Dios, debemos esperar más tiempo.

Me refiero a decisiones que creemos que son de Dios pero obedecen más a nuestras necesidades a nuestra voluntad, mas que a la voluntad de Dios.

No debemos de hacer como el rey Saúl que busco a una adivina para saber cuál es la voluntad de Dios.

De igual forma muchos “cristianos” andan de forma similar al rey Saúl, como no reciben respuesta de Dios por sueños, visiones, y como ya no existe el urim y tumim, solo queda para ellos una respuesta:  Los “profetas”.

Y ahí andan “cristianos” como una romería detrás de todo aquél que se llame profeta, sin importar si son engañados por ellos, lo que la gente quiere es que le digan algo subre su futuro.

Y los anuncian por TV, por pancartas, por radio, que viene de tal o cual país, con tal o cual unción, de profecías, milagros, sanidades, como que si el milagro o la sanidad solo pueden ser recibidos por medio de estos “ungidos”.  Como que si esos profetas no no hubieran venido a nuestra ciudad no alcanzamos nuestro milagro o sanidad, y con tristeza muchos cristianos que recibieron su sanidad o milagro, a los días siguen con el problema que creía haber resuelto por medio de dicho profeta.

Muchos esperando saber que les depara el futuro.

Y el futuro lo estamos labrando nosotros día a día con nuestro diario actuar.

Ya no hay sacerdotes con el Urim y Tumim 
Hebreos 4:14 Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.

Jesucristo nuestro sumo sacerdote, no necesita consultar el urim y tumim.

Si actualmente hay sacerdotes que tengan el efod, el pectoral con las piedras urim y tumim, esos aún están con el velo de Moisés.  Están viviendo aún bajo la ley y no bajo la gracia.

Jesucristo tiene toda autoridad en la tierra y en los cielos.

Ya no hay intermediarios para consultar con Dios.

Entonces como esperar la respuesta de Dios?

Hebreos 1:1-2 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;

Las muchas veces y de muchas maneras que se refiere son las que esta mañana hemos estudiado, sueños, visiones, urim y profetas.

Esta lectura nos dice que nos habló en otro tiempo, (en tiempo pasado), por los profetas.

Ahora ya Dios no utiliza a los profetas para hablarnos para comunicarnos con El.

No.

Ahora Dios nos habla por medio de su hijo Jesucristo, quien nos dejó su palabra para que la obedezcamos.

Nos dice que no seamos necios como el rey Saúl.

Que hacer cuando no tenemos respuestas
Salmos 22:1 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor? 2Dios mío, clamo de día, y no respondes; Y de noche, y no hay para mí reposo. 3 Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel. 4 En ti esperaron nuestros padres; Esperaron, y tú los libraste.

El rey David supo lo que era estar desamparado.

Supo lo que era estar orando, clamando y no obtener respuesta.

Pero sabía que aún en medio de esos problemas no podía dejar de alabar a Dios, que habita en la alabanza de Israel.

El rey David, sabía que debía esperar como sus padres, sus antepasados, porque ellos esperaron y Dios los libró.

Este es el mensaje que debemos tomar cada uno de nosotros.

Si nos encontramos tan desesperados como el rey David, debemos de confiar en Dios, de esperar en El.

Si nuestro dolor es tan inaguantable y ya no podemos con el, recordar que el Apóstol Pablo, le pidió 3 veces a Jesucristo que le quitara un aguijón de su cuerpo y él le dijo: “basta con mi gracia”.

Y aunque no veamos la salida a nuestro problema, dificultad, dolor, cansancio, debemos aprender a confiar en Dios nuestro Padre celestial, porque somos sus hijos.

Debemos buscar a Jesucristo, que es la forma que Dios dejó establecido para comunicarnos con El.

Jesucristo dijo en  Juan14:6 “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”

Nuestras cargas, nuestros sufrimientos, nuestras enfermedades necesidades, debemos depositarlas en El.

Dios va a respondernos conforme  su voluntad no conforme a la nuestra.

Debemos pedirle discernimiento cuando tengamos sueños o visiones que no representen nuestros deseos personales y no la voluntad de Dios.

Debemos de alabar a Dios, aún en momentos de desesperación y esperar por su respuesta.

Que Dios te bendiga 

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde