Un buen soldado

Tu pues, sufre penalidades conmigo, como buen soldado de Cristo Jesús. (2 Timoteo 2:3)

En esta lectura se menciona que los cristianos debemos ser como buenos soldados de Cristo Jesús.

Veamos el significado de soldado: Persona que forma parte de un ejército.

Pero menciona que debemos ser un buen soldado.

Para conocer que es un buen soldado vamos a revisar que es ser un mal soldado:

Características de un mal soldado
Sin disciplina: A nadie le da cuentas
Sin pelotón: Actúa solo
Sin autoridad: No recibe órdenes de nadie
Sin ejercitarse: Fuera de forma
Sin uniforme: Se viste como quiere
Sin porte/aspecto: Tiene un corte pelo a su gusto

Uno de los nombres con que se conoce a Dios es: Jehová de los Ejércitos.

Esto lo indica claramente la Biblia en plural, indicando que Dios es el jefe de muchos ejércitos no un solo ejército.

Veamos una de las menciones de este nombre de Dios, en el encuentro que tuvo entre David y Goliat en el Antiguo Testamento

1Samuel 17:45 Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado.

Y ahora nosotros, como partícipes del Nuevo Pacto, desde el momento que recibimos y reconocemos a Jesucristo como nuestro Salvador, somos constituidos soldados del Señor.



Veamos otra lectura de Pablo a Timoteo, que se refiere a términos militares:

1Timoteo 1:18 Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia,

Aquí vemos que se refiere a milicia, miliciano, un soldado que presta servicios en tiempos de paz, o en casos de labores de rescate.

1Timoteo 6:12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.

Aquí menciona el término batalla de la fe, aclarando que no es la batalla corporal o cuerpo a cuerpo, o que vayamos a pelear de palabras a otra iglesia, a gente que profesa otra fe, etc.

Veamos porque el énfasis de hablar en sentido militar.

En esa época las actividades más sobresalientes eran el campo militar, atletas, gladiadores, pastores, artesano y labores agrícolas, entre otras.

Cuando Dios se refiere al término militar, se refiere a su procedimiento estructura, no al sentido literal de ser militares.

Algunas iglesias han tomado muy a pecho estos términos militares y hemos visto en las calles o en TV, que a veces se reúnen con uniformes camuflados, “altares de guerra”, fotos de armas, tanques, helicópteros de guerra.

Pero eso no es más que ilusión o propaganda para llamar la atención con nuevos tipos de doctrinas de hombres..

Hay lecturas bíblicas que no podemos tomarlas en el sentido literal

Veamos la palabra que se refiere a ser niños
Mateo 18:3 y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.

No significa que el próximo domingo vamos a venir con ropa y/o trajes de niños para obedecer la palabra.

Otra palabra que se refiere a correr
1Corintios 9:24 ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.

No podemos decir nosotros de igual forma que el próximo domingo vamos a entrar corriendo todos los que vengamos.

Volvamos al tema de esta mañana que se relaciona con ser un buen soldado.

Dios nos hace un llamado a que formemos parte de ese ejército suyo sobre la tierra.

Con nuestro Dios de los Ejércitos tenemos asegurada la victoria pues Jesucristo, no ha perdido ninguna batalla.

Formamos parte del ejército de los triunfadores.

Características de un buen un soldado
1.- Sufre penalidades (lectura inicial)
2 Timoteo 2:3-4 sufre penalidades conmigo, como buen soldado de Cristo Jesús. 4 ningún soldado en servicio activo se enreda en los negocios de la vida diaria, a fin de poder agradar al que lo reclutó como soldado.

Que significa, que ningún soldado en servicio activo se enreda en el negocio de la vida diaria?

Vemos que se refiere a un soldado en servicio activo.

Se refiere a que no puede un siervo o ministro de Dios participar o hace cosas que están en contra de quién lo reclutó como soldado.

Por ejemplo:
ser creyente cristiano y vender objetos robados,
ser un creyente prestamista usurero,
ser un creyente y tener un negocio de expendio de licor, drogas, peleas de gallos,
ser entrenador de boxeo, o ser boxeador,
ser un creyente cristiano médico y practicar abortos,
ser creyenye y postularse como candidato en elecciones de alcalde, diputado, presidente, etc, etc.

Eso es enredarse en los negocios de la vida.

Es muy diferente ser un soldado activo de Cristo y realizar un trabajo honesto.  No quiere decir que todos debamos de dejar de trabajar.

Vemos que al llegar a Cristo comienzan las penalidades, como todo aquel que se alista en el ejército del mundo, siente un cambio tremendo pues comienza a ser aprendiz de una disciplina que no conocía.

Un soldado en la montaña pasa a expensas de frío, de calor, lluvias, etc.

A nosotros de forma similar estas condiciones, se relacionan con los ataques del enemigo, de las pruebas y dificultades que pasamos.

Por lo general se acostumbra decir “estoy pasando por un desierto” cuando estamos en una dificultad.

En otras ocasiones decimos: “estoy ganando la batalla”, cuando estamos saliendo de alguna otra dificultad.

Los soldados en las montañas, aprenden a:
Comer cualquier cosa
Sobrevivir a toda costa
Se apoyan unos a otros
En medio de la adversidad se les forma el carácter

Nosotros los que empezamos a sufrir como soldados de Cristo se nos aparecen penalidades que son:

1.- La familia nos menosprecia porque damos testimonio del Señor Jesús.
2Timoteo 1:8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios,

Y están pendientes para criticarnos apenas miran que fallamos en algo.

Nos llaman marcianos o extraterrestres. Pero estos términos están correctos, porque en realidad no somos de este mundo, se acuerdan de que esto lo vimos hace unas semanas.

2.- Sufrimos ofensas y burlas de nuestros antiguos amigos. Nos llaman “aleluyas”, no nos invitan a las fiestas, bacanales o tragos de antes. Algunas veces podemos quedarnos con ninguno de los amigos que teníamos antes. Porque en realidad nunca fueron nuestros amigos realmente.

2.- Aprenden disciplina
1 Corintios 9:27 sino que golpeo mi cuerpo y lo hago mi esclavo (pongo en disciplina) no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo sea descalificado.

Un soldado aprende a levantarse temprano, el oído se acostumbra al sonar de la trompeta, a salir rápido para la formación y reunirse con los demás soldados.

Listos para los ejercicios matutinos.

Guardar orden, silencio, formación.

Antes que el teniente hable, todos están en posición de firme. Hasta que el jefe de pelotón ordene: descansen

Aprenden a ser disciplinados en todo.

Se les disciplina en
el caminar,
en el hablar,
en el sentarse,
en el comer,
en el oír…
etc.

Así le pasa a un soldado, inicia con:
Corte del pelo
Uso de uniforme
Porte y aspecto
Respeto y saludo a autoridades superiores
Ejercicios matutinos
Preparación combativa
Cambios en la alimentación

La disciplina nuestra como soldados en Cristo nos hace cambiar nuestros hábitos o costumbres, ya que experimentamos un cambio radical.

Aprendemos a hacer nuevas rutinas de ejercicios:
Oración, Ayuno.
Encomendamos nuestro día a Dios.
Leemos por lo menos una lectura al día.
Andamos meditando en su palabra.

Cada vez contamos menos chiles o chistes vulgares, hasta luego no contar ninguno.

Cada vez decimos menos malas palabras hasta no llegar a decir ninguna.

Cada vez ofendemos menos, nos molestamos menos, empezamos a aprender a soportar más a las personas, aunque a veces nos den ganas de “soltar” la antigua fiera que éramos antes.

Ejemplo de disposición
Cuando los soldados tienen un buen entrenamiento y se requiere que solo cinco de ellos participen en una misión.

El capitán dice un paso al frente los primeros cinco soldados que quieren participar en esta misión.

Disciplina versus costumbre
Ojo no confundamos Disciplina con costumbre, disciplina conlleva responsabilidad.

La disciplina es difícil, por eso debemos ejercitarnos en ella para acostumbrarnos.

La disciplina implica esfuerzo y sacrificio, pero los frutos valen la pena.

Un soldado tiene como disciplina el despertarse temprano, no es una costumbre, porque la disciplina vimos que requiere esfuerzo.

La costumbre por el contrario no es nada difícil, es algo rutinario que lo hacemos casi de forma automática.

Ejemplo de costumbre:
Nosotros nos acostumbramos a levantarnos a las 9 am.

Así como el soldado de Dios que al escuchar la trompeta se levanta de prisa para estar en formación, de igual forma nosotros soldados de Cristo, debemos estar listo a escuchar la trompeta (alarma de celular) para llegará a congregarse a la iglesia, porque sabe de la bendición que hay en “estar juntos en armonía, congregados”, en otras palabras en formación para escuchar la palabra de Dios.

El soldado no pide disculpas por ausencia
Ningún soldado cuando oye la trompeta para formación no dice: Díganle al teniente que voy a llegar un poco tarde a formación que voy a dormir un poco más porque tengo sueño.

Tampoco dice hoy no llego al cuartel, porque es mi cumpleaños, porque hoy juega el Barcelona, porque vino un familiar de visita, sino que es disciplinado, porque pasan lista, y revisión.

3.- Un soldado recibe órdenes y las cumple
Lucas 7:1-10 Después que hubo terminado todas sus palabras al pueblo que le oía, entró en Capernaum. 2 Y el siervo de un centurión, a quien éste quería mucho, estaba enfermo y a punto de morir. 3 Cuando el centurión oyó hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese y sanase a su siervo. 4 Y ellos vinieron a Jesús y le rogaron con solicitud, diciéndole: Es digno de que le concedas esto; 5 porque ama a nuestra nación, y nos edificó una sinagoga. 6 Y Jesús fue con ellos. Pero cuando ya no estaban lejos de la casa, el centurión envió a él unos amigos, diciéndole: Señor, no te molestes, pues no soy digno de que entres bajo mi techo; 7 por lo que ni aun me tuve por digno de venir a ti; pero dí la palabra, y mi siervo será sano. 8 Porque también yo soy hombre puesto bajo autoridad, y tengo soldados bajo mis órdenes; y digo a éste: Vé, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace. 9 Al oír esto, Jesús se maravilló de él, y volviéndose, dijo a la gente que le seguía: Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe. 10 Y al regresar a casa los que habían sido enviados, hallaron sano al siervo que había estado enfermo.

Este soldado tiene una característica que maravilló a Jesús, porque su fe, ya que el actuó conforme la autoridad que el centurión tenía sobre los soldados, en comparación y reconocimiento de la autoridad que tiene Jesucristo sobre todas las cosas.

Obediencia sin preguntar
Cuando un teniente, capitán o cualquier otro grado militar le da una orden a un subordinado, en este caso a un soldado, el soldado no pregunta ni por qué ni para qué...solo obedece y confía en su superior.

Como nuevos soldados en Cristo debemos ser fieles y obedientes a nuestras autoridades superiores:

Sean jefes, padres, esposo, agentes de tránsito, profesores, etc.

En el campo militar las órdenes no se discuten simplemente se cumplen…., no existe sindicado de soldados para saber si el capitán tomó una buena decisión o si es mejor analizar otras opiniones.

Juan el bautista también tuvo contacto con unos soldados
Lucas 3:14 También le preguntaron unos soldados, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y les dijo: No hagáis extorsión a nadie, ni calumniéis; y contentaos con vuestro salario.

Si ese es un ejemplo para unos soldados, debe ser un ejemplo para nosotros que deseamos ser soldados en Cristo, no extorsionar a otros con un engaño o un secreto que sepamos, no calumniar o hablar mal de otro, no criticar, no murmurar, y por último no quejarnos con lo que ganamos.

4.- Aspira a otro rango
Job 14:14 si el hombre muere, ¿volverá a vivir? todos los días de mi batallar esperaré hasta que llegue mi liberación (relevo de turno)

Cuando un soldado está de posta o de turno, sabe que tiene que velar si es de noche, y su espera o alegría es cuando va a descanso a va a ser relevado o en otras palabras cuando llega su turno.

Al igual un soldado no debe solo aspirar a ser solo soldado raso por toda su vida.

Debe buscar como destacarse para subir de rango, aspira a un mejor rango, a especializarse en alguna técnica, mejor salario, etc.

Igual nos pasa a nosotros, debemos de saber quién es nuestro relevo, debemos de aspirar a ser mejores soldados cristianos, a conocer más de la palabra de Dios.

En lo que se refiere al relevo del turno de un soldado, se puede comprar en el área espiritual, a enseñar a otros, a discipular a otros, si es mejor que lleguen a alcanzar mejores y mayores niveles, así como lo hizo Elías con Eliseo y Pablo con Timoteo.

5.- Un buen soldado trabaja en equipo
Filipenses 2:25 pero creí necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano, colaborador y compañero de milicia, quien también es vuestro mensajero y servidor para mis necesidades;

Un buen soldado sabe que forma parte de un equipo, y que solo no va a obtener la victoria.

Los únicos soldados o agentes que vemos que trabajan solos, solo lo vamos a encontrar en las películas de cine:

Rambo, Arnold Schwarzenegger, James Bond, Jean Claude Vandan

Un soldado en el sentido espiritual, debe integrarse y colaborar con el equipo, el ejército de Dios.

En nuestro caso, debe seguir la visión del ministerio, proteger, ayudar, consolar a sus hermanos.

Cada uno de nosotros tiene un talento, una habilidad que Dios nos hada dado, que a veces algunos no la conocemos, porque todos formamos parte del cuerpo de Cristo.

No todos podemos hacer la misma cosa.

Una escuadra militar tiene a soldados en diferentes especialidades: avanzada, morteristas, retaguardia, zapadores, comunicadores, medico, etc.

6.- Retirada como una estrategia.
Hay momentos en que debemos retirarnos de la batalla.

Dios a veces nos manda que huyamos.

Veamos tres situaciones que Dios nos manda que huyamos:
1Timoteo 6:10-11 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. 11 Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.

1 Corintios 6:18 Huid de la fornicación.

2Timoteo 2:22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

No creamos el refrán que dice: No huyas cobarde.
Otro refrán dice: Que somos gallinas, etc.

Un buen soldado en Cristo, sabe cuándo es el momento de retirarse para no caer en las trampas del maligno.

Dios nos manda tres cosas, que huyamos del amor al dinero, de las pasiones juveniles, de la Fornicación, porque estas son más fuertes y nos pueden causar muchos dolores.

Ante estos avisos, no hay arma, no hay lucha, ni batalla ni combate, no hay más estrategia que huir…

Hay un refrán que dice: “Hombre prevenido vale por dos.”

No podemos imitar a un cierto cristiano que iba a un centro nocturno de baile exótico, para ejercitarse para vencer la tentación y no caer en ella, (cuando ya cayó).

Somos soldados de Dios, somos parte del ejército de Jehová de los Ejércitos. Sigamos los pasos de nuestro guía, que es Cristo, para que seamos valientes y victoriosos.

Formemos parte del último ejército de Cristo sobre la tierra.

Una vez escuché a un conferencista decir, que somos el único ejército que gana sus batallas de rodillas: La oración.

Seamos buenos y leales soldados de Cristo.

Luchando nuestras batallas firmes, combatiendo de rodillas con oración, ayuno y la fe.

Oremos
Te damos gracias Padre Celestial por esta palabra

Te pedimos que el Espíritu Santo nos dé la convicción de ser soldados de Cristo.

Queremos tener las cualidades de un soldado en el sentido espiritual, para poder tener disciplina para escudriñar tu palabra, para orar, para tener una relación de obediencia contigo, para tener disposición para dar testimonio, para tener la necesidad de llevar el evangelio a otros.

Para que nos des las fuerzas para pasar por cualquier penalidad o sufrimiento, para que tomados de Tu mano, libres todas nuestras batallas que de antemano Tú las has ganado con gran victoria.

Para que aspiremos a otro rango en sentido espiritual, para que sigamos creciendo en la gracia de nuestro Señor Jesucristo, a que ya no seamos como niños espirituales, sino que busquemos el alimento sólido como es tu palabra y ponerla en práctica.

Para que podamos seguir congregándonos en compañía de todos nuestros hermanos nuestra nueva familia en Cristo, para reunirnos en amor, para que conozcamos los dones que tienes reservado para cada uno de nosotros para la edificación de tu iglesia.

Para que nos des discernimiento y saber cuándo huir o salir en retirada, cuando nos encontremos en situaciones de peligro tanto para nuestra vida humana como para nuestra salvación.

Te alabamos, Padre Santo, te bendecimos y te glorificamos

Gracias para habernos sacado de la oscuridad y traído a tu luz.

Gracias por todo lo que has hecho y seguirás haciendo en nuestras vidas.

Todo te lo pedimos en el nombre de hijo Jesús

Amen

Que Dios te bendiga y te guarde

2 comentarios:

  1. Elena Muy buenas tardes soy de Managua, Nicaragua fíjese que cada vez que quiero acercarme a DIOS cometo un pecado yo quiero que mi corazón se llene de paz quiero a Dios en mi corazón ayudenme!A veces siento que me asfixio!

    ResponderEliminar
  2. Hola Elena

    Gracias por visitar nuestro blog.

    Cuando uno empieza a conocer de Jesucristo, de forma inmediata el mundo que nos rodea empieza a ejercer mucha influencia sobre cada uno de nosotros, de forma que vamos a encontrar trampas que quieran hacernos caer de nuevo en pecado.

    Solamente parados en la roca firme que es nuestro Señor Jesucristo podemos evitar caer de nuevo.

    Te invitamos a que leas en este blog el tema:

    Como dejar de pecar

    Que Dios te revele por medio del Espíritu Santo, un arrepentimiento sincero, para que vivas una vida realmente nueva en Cristo Jesús, para que te libre de todo pecado de una forma definitiva y goces de la paz que solo nuestro Señor Jesucristo puede dar.

    Que Dios te bendiga y te guarde

    ResponderEliminar

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde