Abraham: el padre de la fe


Hebreos 11:8-9 “Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. 9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa”

Esta mañana vamos a conocer en la Biblia la historia de Abram, llamado más tarde Abraham, al cual se le conoce como el padre de la fe.

Genealogía de Abram
El padre de Abram, se llamó Taré, el cual engendró tres hijos: Abram, Nacor y Haran.  Harán fue el padre de Lot, conocido por ser el único en salir vivo con su familia, de la destrucción de Sodoma y Gomorra.  Nacor engendró a Betuel con su mujer Milca, y Betuel fue el padre de Rebeca quien fue mujer de Isaac.

Llamado de Abram
Gén 12:1-4 “Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. 4 Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán.


Notemos la edad de Abram, cuando Dios le hace el llamado que era de 75 años.

Como el tiempo pasaba Abram y su mujer no tenían hijos, Abram le preguntó a Dios, por la promesa de que como iba a ser él cabeza de una nación grande, si aún no tenían hijos, el único que tenía era un mayordomo, que era considerado en ese entonces como hijo de adopción.

Gén 15:3-5 “Dijo también Abram: Mira que no me has dado prole, y he aquí que será mi heredero un esclavo nacido en mi casa. 4 Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino un hijo tuyo será el que te heredará. 5  Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia.”

Como Dios no le daba hijos a Sarai, ya  había pasado mucho tiempo, ellos toman la decisión de que una esclava de ellos les tuviera un hijo, que en esa sociedad se consideraba que sería un hijo natural.

Gén 16:1-3 “Sarai mujer de Abram no le daba hijos; y ella tenía una sierva egipcia, que se llamaba Agar. 2 Dijo entonces Sarai a Abram: Ya ves que Jehová me ha hecho estéril; te ruego, pues, que te llegues a mi sierva; quizá tendré hijos de ella. Y atendió Abram al ruego de Sarai. 3 Y Sarai mujer de Abram tomó a Agar su sierva egipcia, al cabo de diez años que había habitado Abram en la tierra de Canaán, y la dio por mujer a Abram su marido.”

Vemos que Sarai la mujer de Abraham, intentó apresurar la promesa de Dios hecha a su marido Abram.  Ya en este tiempo habían pasado 10 años, tiempo en el que Abram tendría 85 años.

Dios hace un pacto con Abram.
Gén 17:1-2 “Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto. 2 Y pondré mi pacto entre mí y ti, y te multiplicaré en gran manera.”

Notemos que Dios hace un pacto con Abram, cuando este tenía 99 años, en donde le anuncia que tendrá una gran descendencia.

Qué edad tenía Sara?

Gén 17:17 “Entonces Abraham se postró sobre su rostro, y se rió, y dijo en su corazón: ¿A hombre de cien años ha de nacer hijo? ¿Y Sara, ya de noventa años, ha de concebir?”

Unos ángeles anuncian a Abraham el nacimiento de su hijo.
Gén 18:10-14  Entonces dijo: De cierto volveré a ti; y según el tiempo de la vida, he aquí que Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara escuchaba a la puerta de la tienda, que estaba detrás de él. 11 Y Abraham y Sara eran viejos, de edad avanzada; y a Sara le había cesado ya la costumbre de las mujeres.  12 Se rió, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo?  13 Entonces Jehová dijo a Abraham: ¿Por qué se ha reído Sara diciendo: ¿Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja? 14 ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo.

Nacimiento de Isaac
Gén 21:1-4 “Visitó Jehová a Sara, como había dicho, e hizo Jehová con Sara como había hablado. 2 Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho. 3 Y llamó Abraham el nombre de su hijo que le nació, que le dio a luz Sara, Isaac. 4 Y circuncidó Abraham a su hijo Isaac de ocho días, como Dios le había mandado. 5 Y era Abraham de cien años cuando nació Isaac su hijo.”

En este pacto con Abraham, la circuncisión era la señal de aceptación del pacto.

Se considera que Abraham, tenía 100 años cuando nació Isaac.

En estas lecturas vemos que Abraham, esperó 25 años por la promesa que Dios le daría descendencia.

Esto sí que es perseverar y tener paciencia.  Creer en una promesa que duró 25 años en empezar a cumplirse.

Como es la paciencia de nosotros?

En ciertos momentos esperamos que Dios nos responda ya, en el mismo instante.  Debemos esperar el tiempo de El  No en el tiempo nuestro.

No quiere decir con esto que Dios nos va a responder nuestras peticiones en 25 años, lo que nos quiere decir la palabra que debemos de esperar el tiempo de Dios en nuestras vidas.

Dios prueba la fidelidad de Abraham
Cuando Isaac ya había crecido, Dios probó la fidelidad de Abraham.

Gén 22:1-8 “Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí. 2 Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. 3  Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo. 4  Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos. 5 Entonces dijo Abraham a sus siervos: Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros. 6 Y tomó Abraham la leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo, y él tomó en su mano el fuego y el cuchillo; y fueron ambos juntos. 7 Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto?  8 Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos.”

Abraham le responde a Isaac, que Dios proveerá el cordero, para no decirle que él era la ofrenda.

Pero siempre iba dispuesto a sacrificar a su hijo, sin saber ni esperar lo que Dios iba a hacer.

Vemos en esta lectura la fe de Abraham, ya que aún sabiendo que en Isaac iba a tener la promesa y por Isaac iba a tener su descendencia la que Dios le prometió que serían como las estrellas que no se podían contar.   Abraham ni la pensó ni le consultó como iba a ser lo de la promesa y descendencia si sacrificaba a su hijo.

Hebreos 11:17-18 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, 18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia”

Continuemos con la lectura en Génesis.

Gén 22:9-18  “Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña. 10 Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. 11 Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí. 12 Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único. 13 Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. 14 Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto. 15 Y llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo, 16 y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; 17 de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. 18  En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.”

Qué edad tenía Isaac? 

No lo dice la Biblia, lo que vemos que en el versículo 6 Isaac carga la leña para el holocausto, y en el versículo 12 el ángel se refiere a Isaac, como muchacho, lo que nos indica que no era un niño.

En Nicaragua, un joven o muchacho puede tener una edad aproximada de 18 a 24 años.

Por Ejemplo:
De 2 a 12 años se considera un niño
De 13 a 17 se considera un adolescente
De 18 a 24 se considera un joven
De 25 a 32 se considera un joven adulto
De 32 para arriba se considera como un adulto
Hasta ahí vamos a llegar

Como leímos anteriormente, Rebeca hija de Betuel, hijo de Milca mujer de Nacor hermano de Abraham se casa con Isaac.

Dice la palabra de Dios que Abraham dio todo lo que tenía a Isaac.

Gén 25:5  Y Abraham dio todo cuanto tenía a Isaac.

En Isaac se mantiene la promesa y el pacto hecho por Dios con Abraham.

Gén 26:1-5 “Después hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre que hubo en los días de Abraham; y se fue Isaac a Abimelec rey de los filisteos, en Gerar. 2 Y se le apareció Jehová, y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré. 3 Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre. 4 Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente, 5 por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes.”

Vamos a notar que partir de la promesa hecha a Isaac, vamos a ver que Dios le dice a Isaac: Yo soy el Dios de Abraham.

Gén 26:24 “Y se le apareció Jehová aquella noche, y le dijo: Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque yo estoy contigo, y te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo.”

E igual sucedió con Jacob hijo de Isaac, que la promesa hecha por Abraham y a Isaac, Dios la mantiene con Jacob.

Isaac bendice a Jacob, de conformidad con la costumbre, de que el padre bendecía a su hijo.

Gén 27:27-29  “Y Jacob se acercó, y le besó; y olió Isaac el olor de sus vestidos, y le bendijo, diciendo: Mira, el olor de mi hijo, Como el olor del campo que Jehová ha bendecido;  28 Dios, pues, te dé del rocío del cielo, Y de las grosuras de la tierra, Y abundancia de trigo y de mosto. 29 Sírvante pueblos, Y naciones se inclinen a ti; Sé señor de tus hermanos, Y se inclinen ante ti los hijos de tu madre. Malditos los que te maldijeren, Y benditos los que te bendijeren Abraham ocupa un lugar único en la historia bíblica.”

En la actualidad en algunos lugares, se acostumbra que el hijo le pide a su padre o madre le dé su bendición, aún sin conocer el significado de esto.  Con el objeto de conseguir de sus padres una especie de respaldo para cuando el hijo o hija se va d de la casa por estudios, trabajo o por casarse.

Dios confirma la promesa hecha a Abraham y a Isaac, a Jacob.

Gén 28:10-15  Salió, pues, Jacob de Beerseba, y fue a Harán. 11 Y llegó a un cierto lugar, y durmió allí, porque ya el sol se había puesto; y tomó de las piedras de aquel paraje y puso a su cabecera, y se acostó en aquel lugar. 12 “Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella. 13 Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. 14  Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. 15  He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.”

En esta lectura vemos que al confirmarle a Jacob la promesa hecha a sus padre y abuelo, Dios lo confirma mencionando que El es el Dios de Abraham tu padre y el Dios de Isaac.

A partir de Jacob, Dios utiliza esta forma de identificar su promesa a los descendientes de Jacob.

Genealogía de Abrahám





 Veamos cuando Dios se le aparece a Moisés: en Éxodo 3:6.

Éxodo 3:1-6 “Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios. 2 Y se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. 3 Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema. 4 Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí. 5 Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. 6 Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.”

La fe de Abraham se refleja en el Nuevo Testamento
Hechos 7:2-5 “Y él dijo: Varones hermanos y padres, oíd: El Dios de la gloria apareció a nuestro padre Abraham, estando en Mesopotamia, antes que morase en Harán, 3 y le dijo: Sal de tu tierra y de tu parentela, y ven a la tierra que yo te mostraré. 4 Entonces salió de la tierra de los caldeos y habitó en Harán; y de allí, muerto su padre, Dios le trasladó a esta tierra, en la cual vosotros habitáis ahora. 5 Y no le dio herencia en ella, ni aun para asentar un pie; pero le prometió que se la daría en posesión, y a su descendencia después de él, cuando él aún no tenía hijo.”

Santiago 2:23 “Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.”

El nombre de Abraham sale mencionado como amigo de Dios.  Igual lo vamos a ver en al Antiguo Testamento.

Isaías 41:8 “Pero tú, Israel, siervo mío eres; tú, Jacob, a quien yo escogí, descendencia de Abraham mi amigo.”

Dios no le llamó a Abraham amigo en vida, pero fue llamado y recordado así cuando fue reconocido, que por su fe, fue justificado por sus obras.

Abraham fue considerado amigo de Dios porque hacía lo que Dios le mandaba.

Juan 15:14 “Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.”

Así como Abraham fue considerado amigo de Dios, Jesús nos dice en su palabra que él será nuestro amigo si hacemos lo que él nos manda.

Hay una alabanza que dice:  Jesús mi fiel amigo.

Así debemos de llamar a Jesús nuestro amigo, pero para eso debemos de obedecer su mandamiento.

Debemos de imitar la fe de Abraham que sin haber visto la promesa, cumplió y confió en lo que Dios le prometió.

Que Dios te bendiga y te guarde.

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde