La nueva tierra


2Pedro 3:13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.

La palabra “nueva”, indica que es una diferente, algo original, de primer uso.

Si hablamos de una camisa, cuando yo digo tengo camisa nueva, es porque nunca me la he puesto y nadie tampoco, o sea es totalmente nueva.

Pero cuando esta camisa le pongo un parche, es cuando uno dice que la camisa está remendada, no se puede decir que es una camisa nueva.

Lucas 5:36 Les dijo también una parábola: Nadie corta un pedazo de un vestido nuevo y lo pone en un vestido viejo; pues si lo hace, no solamente rompe el nuevo, sino que el remiendo sacado de él no armoniza con el viejo.

Incluso cuando uno compra una camisa de las “pacas”, para uno puede ser que sea una camisa nueva, pero realmente no es nueva, es una camisa de segunda, tercera o cuarta mano.

Volvamos a la lectura inicial, que dice: "Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia."

Esta es una promesa que todos tenemos y la cual Dios dará a los que lo aman y cumplen su palabra aquí en la tierra.

Nueva Tierra
Dice la palabra de Dios que en esa nueva tierra, ya no habrá guerra, porque será Dios quien juzgará los pueblos, y en toda la tierra habrá paz, no habrá temor en ninguno de nosotros.

“Porque en esa tierra mora la justicia.” Todas las cosas van a ser justas, ahí no va haber cabida para un vivián, un oportunista, para el contrabando, soborno, para un prestamista, un acaparador.

Todos vamos a ser tratados por igual. No va a haber ningún “arribista”, se va acabar el refrán del que tiene mas galillo traga mas pinol.

Vamos a irnos al Antiguo Testamento, donde vamos a ver que desde hace muchos años Dios prometió darnos está nueva tierra.

Miqueas 4:3-4 Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra.
4 Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente; porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha hablado.

Vemos que esta palabra nos dice que no habrá más guerra, que las armas se convertirán en instrumentos de labranza, para el cultivo de alimentos.

En el mundo actual vemos guerra en varios lugares, Afganistan, Irak, Colombia, la palabra de Dios, habla de naciones poderosas, que van a ser corregidas.

Se van a acabar todos esos ensayos de guerra, como los ensayos que hace Corea y China con el uso de bombas nucleares.

Acerca de la nueva tierra, también el profeta Elías lo profetizó Isaías, muchos años atrás.

Isaías 11:6 Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará.
7 La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja.
8 Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora.
9 No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.

Como será esa nueva tierra?
Dios va a hacer un cambio en los hábitos de consumo y de alimentación, a tal punto que tanto el león como el buey comerá paja.

Y no va a haber peligro a tal punto que un niño puede estar jugando cerca de la cueva de una culebra, sin temor.

Menciona que un niño va a pastorear tanto a animales salvajes como domésticos, sin que ellos se maten unos a otros o dañen al niño.

Porque la justicia reinará sobre la tierra, dice la palabra que la toda la tierra estará llena del conocimiento de Jehová.

Ej: Ya el león al comer al lado de la vaca, no va a sentir esos deseos que tenía antes para devorarla.

También acerca de la tierra nueva, el Apóstol Juan, en una visión, vió el cielo nuevo y la nueva tierra.

Vamos al libro de Apocalipsis Capitulo 21.
Apo 21:1-5 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.
2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.
3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.
5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.

Vemos varias cosas en esta lectura que nos llaman la atención:
Dice que el primer cielo y la primera tierra pasaron.

Por eso es que la palabra dice: “Vi un nuevo cielo y una nueva tierra”.

Dios va a cambiar todo esto que conocemos como cielo y tierra, porque estan llenos de pecado.

Tanta maldad hay actualmente en el mundo que no basta con solo quitar al hombre de la faz de la tierra, sino que Dios promete cambiarla totalmente.

En el cielo tambien el hombre ha puesto satélites que no solo sirven con fines humanitarios, sino que fomentan la guerra, espionaje, con fines lucrativos, y en otros casos que fomentan la pornografía a nivel mundial, con tantos canales de TV.

Por esto los cielos tambien están contaminados. Asi como tanta chatarra que debe estar volando en el espacio que el hombre a llevado para colocar satélites, etc.

En esa nueva tierra ya no va a existir la muerte, porque tendremos vida eterna, no va haber más llanto, sufrimiento, dolor, enfermedad, tristeza, deudas, problemas, desempleo, no va haber nada que nos aflija que nos quite el gozo.

Vamos a leer algo sobre esto en el Antiguo Testamento, el libro de Sofonías
Sofonías 1:2-3 Destruiré por completo todas las cosas de sobre la faz de la tierra, dice Jehová.
3 Destruiré los hombres y las bestias; destruiré las aves del cielo y los peces del mar, y cortaré a los impíos; y raeré a los hombres de sobre la faz de la tierra, dice Jehová.

Dice la palabra de Dios que va a destruir por “completo” todas las cosas sobre la faz de la tierra.

Y esta lectura no puede ser tomada de forma simbólica o imaginaria, porque luego en el versículo 3, dice que va a destruir los hombres, bestias, aves, peces, que va a cortar a los impíos sobre la faz de la tierra.

Hay una lectura en Mateo que Jesús en el sermón del monte dijo acerca de la tierra.

Mateo 5:5 Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.

Pero alguien puede decir si Dios prometió la tierra para los mansos de corazón. Como que se contradice porque leimos en Sofonías que la iba a destruir.

Pero la palabra de Dios no se contradice nunca.!!

Dios no puede heredar una tierra llena de pecados a los mansos de corazón, a sus escogidos.

Aún más para Dios no le bastaba con llevarse solo a los impíos de la tierra, porque aún quedarían todas las obras de pecado que el hombre ha hecho en la tierra.

Por eso que en lugar de solo “limpiarla” o “maquillarla” el nos promete un nuevo cielo y nueva tierra donde impere la justicia, el amor, la seguiridad, donde no va haber guerra, ni llanto, ni muerte, ni temor.


Es algo parecido que alguien nos herede una casa que sirvió como un centro de vicios, licor, prostitución, etc., una vez que saquemos a los que la usaron no vamos a habitarla de forma inmediata, esa casa la recibimos totalmente sucia y contaminada. Se imaginan usar la camas, la cocina, el baño, o el inodoro?

Por eso Dios nos va a heredar una casa nueva totalmente limpia, sin señas o huellas de pecado.

Dios va estar con su pueblo en medio de nosotros. Dice la palabra de Dios que nosotros seremos su pueblo, y que Dios habitará entre nosotros, en la nueva tierra.

Y está nueva tierra Dios nos la va a dar con todas las extras, no vamos a andar preocupados sí tendremos luz, agua, cama, comida, etc.

Vamos a leer una lectura en el Nuevo Testamento, en el libro de Mateo, donde Jesús nos dice que no nos hagamos tesoros en la tierra.

Mateo 6:19-21 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;
20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.
21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

Este último versículo, nos dice algo muy importante:

Si yo tengo como mi mayor tesoro mi carro, dice que ahí estará tambien mi corazón.

No puedo atesorar mi celular, mi trabajo, mi negocio, mi esposa, mi esposo, mis hijos, etc. Ninguno de ellos debe estar como nuestro primer lugar en nuestras vidas.

No puedo hacer que mi tesoro esté debajo del colchón y ni dormir por cuidarlo, y no cuidar lo que más debo, como es mi relación personal con Jesucristo.

Por eso no debemos atesorar nada que no sea lo del reino de Dios.

Por eso no debemos de estar preocupados de los bienes que tenemos en esta tierra, propiedades, casas, carros, terrenos, etc.

Por eso Dios nos dice, que lo primero busquemos a El y su justicia.

Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Todas las cosas materiales que anhelamos o nos hacen falta para nuestro sustento, son las que Jesús les llama como “añadiduras”, porque el término añadido es algo que va demás, o algo que se agrega a lo que tenemos.

Cuando Jesús estuvo en la tierra, también sabía que la tierra, iba a llenarse de pecado.

Por eso en sus planes ya tenía incluído la destrucción de la tierra.

Lucas 21:33 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Su palabra es fiel por eso dice que sus palabras no pasarán sin que antes el cielo y la tierra sean destruidos.

De igual forma vamos a leer en Mateo.

Mateo 5:18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.

Esta forma que usó Jesús, “Porque de cierto os digo”, indica una expresión de autoridad suprema.

Es como cuando Dios le decía a Moisés, "Yo Jehova, lo haré".

Es una forma de ratificar lo dicho con toda autoridad.

Como cuando alguien dice una verdad, “con firma”, como diciendo “Yo Jesús les digo”.

En esta misma lectura nos dice que ni una jota ni una tilde, indicando que letra por letra todo se va a cumplir.

Que es más poderosa su palabra, y que tiene más valor, que primero el cielo y la tierra van a pasar pero sus palabras no pasarán.

Que significa que la tierra va a ser nueva, que el cielo y la tierra ya no eran?

Significa que va a ser cambiada por un cielo nuevo y una tierra nueva.

Cómo o de qué forma van a ser cambiados?

Con una circular, como cuando se nombre a un nuevo funcionario?

Por ejemplo: A partir de la fecha tal, el nuevo Gerente será el Sr. Fernandez?

O con una barata que anuncie que a partir de hoy hasta tal fecha se va a cambiar la tierra y el cielo?

No.

El cambio de la tierra y cielo actual va ser realizado de una forma sorprendente, que nos va a dejar a todos asombrados.

Dice la palabra que serán conmovidos la tierra y el cielo.
Heb 12:26 La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo.

Va a ser el suceso mas sorprendente nunca visto por el ser humano.

Vamos a la biblia en la 2da Carta de Pedro.

2Pe 3:10-13 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.
11 Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir,
12 esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!
13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.

Pero nosotros debemos de confiar en su promesa.

Pero como sabemos que vamos a tener un lugar en la nueva tierra?

Dice una alabanza: Yo tengo un hogar mas allá en el cielo. Donde mi Jesús el me fue a preparar. Por eso yo canto Gloria, Aleluya a mi Salvador, Ahí no habrá tristeza ni llanto.

Hay otra alabanza que dice: Allá en el cielo, no habrá miseria, no habrá más llanto ni más dolor...

Ej: No podemos decir que en el cielo vamos a tener aunque sea un ranchito, una chozita, una casita, o un mamarracho, porque la nueva ciudad va a ser con calles de oro puro, donde no va habrá lugar para una casita con plástico negro.

Apocalipsis 21:18 "Y el material de su muro era de jaspe: mas la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio."

Que debemos de hacer para ganarnos ese lugar en el cielo?

La clave está en el versículo 11, que acabamos de leer: “debemos de andar en santa y piadosa manera de vivir”

Que es vivir de manera santa y piadosa?

1.- No contaminarnos con las cosas del mundo
2Corintios 7:1 Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

No debemos de dejar de pecar, de contaminarnos, no tener ídolos, debemos apartarnos de las cosas del mundo para irnos perfeccionando nuestra santidad en el temor de Dios.

2.- Debemos vivir una vida piadosa
1Timoteo 4:7-8 Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad; 8 porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera.

Debemos de alejarnos de cualquier cosa que no sea cierta, que sea doctrina de hombres, las que la palabra de Dios las compara con cuechos o plática de viejas.

Debemos de alejarnos de cualquier doctrina falsa.

Debemos de ser piadosos, tener temor de Dios.

La marca de la apostasía es la de tener «apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella» (2 Ti. 3:5)

La Apostasía es dejar de creer en Dios, perder la fe, volverse para atrás, renegar de Cristo, negar nuestra fe.

3.- Debemos vivir en forma sobria
Tit 2:11-13 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,
12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente,
13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,

Debemos vivir de forma sobria, agradando al Señor, haciendo su voluntad, trabajando para su obra, poniéndolo en primer lugar, consultar con El nuestras decisiones, poniendo nuestras cargas en El, confiando en El como nuestro único Señor, único Salvador y restaurador de nuestras vidas.

Que Dios los bendiga y los guarde.

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde