Cuidado con los perros


Ezequiel 3:16-17 Y aconteció que al cabo de los siete días vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 17 Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte.

Atalaya: (tsafá) Vigilante, centinela

Normalmente un atalaya o vigilante se ubicaba en la parte más alta de un lugar, algunos en las copas de los árboles, otros construían una especie de torre, para poder visualizar cualquier peligro.
El profeta Ezequiel, fue el atalaya para la casa de Israel, fue el vigilante, el centinela, que Dios le hablaba para amonestar a Israel de sus pecados o de cualquier desviación que tuvieran que fuera como Dios lo había planeado.

Cuando se refiere a Atalaya, es a alguien que está en alerta, que está vigilando.

Uno de los Atalayas, que hace poco Dios lo llamó, fue el pastor David Wilkerson, quien estaba siempre vigilante de la sana doctrina de Jesucristo y alertándonos de los falsos obreros.

David Wilkerson, nos dejó un legado digno de imitar como el de un obrero fiel al evangelio de Jesucristo, en donde sus sermones y prédicas iban orientados a conocer y vivir la palabra de Dios en nuestras vidas, a buscar el arrepentimiento, a alejarnos de las cosas del mundo, a protegernos de los falsos profetas vestidos con piel de oveja, a advertirnos de tantas doctrinas de hombre que andan en el mundo y que tienen atrapados a miles por no decir millones.

El no fue un predicador de temas de prosperidad, que es lo más fácil encontrar hoy en día.

Filipenses 3:2 Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores del cuerpo.

En esta lectura vemos al apóstol Pablo, que nos advierte de tres peligros: los perros, los malos obreros y los que son mutiladores del cuerpo.

Pero no podemos tomar esta cita en sentido literal, pensando que se refiere a los perros como el nombre que conocemos al animal que le llamamos el mejor amigo del hombre.

O que pensemos que se refiere a cuidarnos de pasar por una casa donde hay un perro bravo.

Ni tampoco a los malos obreros, si pensamos en obreros que hacen mal su trabajo en la construcción, ni mucho menos a los mutiladores del cuerpo, a los que asesinan cortando el cuerpo en partes.

No.



Vamos a ver como en la Biblia tanto el ser atalaya está tambien asociado con los perros.

Anéctoda: Sueño de un CPF o vigilante
Hay una anécdota que muchos conocemos acerca de un vigilante que una vez tuvo un sueño en donde miró un accidente en el cual muere el jefe de la casa que él cuida.  Este vigilante le contó a su jefe y le dice que no tome el avión que iba a tomar porque soñó que iba a tener un accidente en el que iba a morir.  El jefe no le escuchó y se fue al aeropuerto, pero antes de abordar el avión, prefirió por si las dudas no tomar ese vuelo.  A los pocos segundos se escucha una explosión y era el avión que había explotado, salvándole le vida.

El jefe regresa a la casa y le dice al vigilante que fue cierto y que le daba las gracias, pero ahí nomás lo despide.

Porqué? podemos pensar nosotros.

Pero él le dice: yo le pago para que cuide la casa de los ladrones y no para estar durmiendo.

El trabajo de un vigilante, es vigilar no dormir.

Isaías lo profetizó 700 años aC.
Isaías 56:10-11 Sus atalayas son ciegos, todos ellos ignorantes; todos ellos perros mudos, no pueden ladrar; soñolientos, echados, aman el dormir. 11 Y esos perros comilones son insaciables; y los pastores mismos no saben entender; todos ellos siguen sus propios caminos, cada uno busca su propio provecho, cada uno por su lado.

El profeta Isaías, se refería a los jefes espirituales de Israel.

Porqué la comparación con un perro?
Recordemos que en los tiempos de Jesucristo en la tierra, una de las labores que era muy común era el oficio de pastor que se acompañaba de uno o varios perros para cuidar, y guiar a las ovejas.

Perro mudo: No  servía pues no le avisaba cuando había un peligro.
Perro soñoliento: Es un perro dormilón, tampoco servía para cuidar
Perro echado: Solo pasa acostado todo el tiempo
Perros comilones: solo pasan comiendo todo el tiempo, para eso si son buenos, no para cuidar.

Entonces cuando se refiere a atalaya, es alguien que está vigilando, de algún peligro y advierte a las ovejas para que se pongan a resguardo.

Jesucristo igual se refería a los falsos pastores como perros
Apocalipsis 22:15 Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira.

Ahora vemos que perros (kúon), también se asocia con los hechiceros, con los fornicarios, con los homicidas, idólatras y aun mas, a todo aquel que ama la mentira y hace la mentira.

Vamos a ver como aún nosotros, sin necesidad de tener imágenes que adorar, podemos tener en algún momento de nuestras vidas, algo que no creamos que lo “idolatramos” por no es imagen, pero podemos caer en cierta forma de idolatría.

Existe una variedad de atractivos en nuestras vidas que sin pensarlo, puede ser una especie de “ídolos” en nuestras vidas.

Por ejemplo
Un cantante (sea cristiano o no)
Un artista de cine, TV
Una persona (presidente, padre, madre, hijo(a), esposo(a))
Un objeto: celular, computadora, carro, etc.
Un animal: perro, gato, chocoyo, etc.
Un recuerdo de la infancia

Cuando uno de estos “ídolos” los perdemos, nos causan tristeza, podemos caer en depresión, etc.
En otras palabras cuando perdemos algo que le hemos dado un gran valor, nos causa un profundo dolor o pesar.

Otra lectura acerca de los perros:
2Pedro 2:21-22 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. 22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

El apóstol Pedro estaba citando Proverbios

Proverbios 26:11 Como perro que vuelve a su vómito, Así es el necio que repite su necedad.

Estas dos lecturas en concordancia, en la Biblia nos muestran dos cosas:
1.- Pedro conocía los Proverbios  (Y era un pescador Mateo 4:18)
2.- La necedad de un perro.
3.- La suciedad del cerdo.

Nosotros tuvimos un perro, que no pudimos educarlo, -no conocíamos a Cesar Milan-, que agarró malas costumbres semejantes a los perros callejeros, y es que aunque ya han comido en las casas (perros comilones), se van a buscar que comer en la basura.

Es igual que si alguien le regalan un cerdo, por más que lo bañe diario, perfume, le eche shampoo, lo tenga oloroso y limpio, en cuando ese cerdo salga a la calle y encuentre un poco de agua, se mete a revolcarse en el lodo.

Esta comparación de un perro, asociado que vuelve al vómito, al igual que la puerca lavada vuelve al lodo, se refiere a la necedad del hombre que ya ha salido del mundo de tinieblas que vivía, y habiendo sido limpiado con la sangre de Cristo, vuelve al mundo de pecado que lo tenía prisionero y vuelve a un estado peor del que tenía inicialmente.

Es como si imaginemos como regresa un perro después de estar buscando que comer en la basura y un cerdo después de revolcarse en el lodo.

No queremos que entre a la casa, mucho menos al cuarto o que se suba al sofá o a la cama, etc.

Más bien lo sacamos hasta procurar limpiarlo o bañarlo, etc.

Así de igual forma nos comportamos como perros y cerdos, cuando volvemos al vómito, a la basura, al lodo.

Ganancia, Pérdida, Basura
El apóstol Pablo, nos dice en filipenses, que todas las cosas que nosotros creamos que tienen valor para el no tienen ningún valor sino solo Jesucristo.

Filipenses 3:7-8 Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. 8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,

Vamos analizar tres palabras: ganancia, pérdida y basura.

Ganancia: utilidad, beneficio obtenido
Pero aquí ganancia, se refiere a todas las ventaja que Pablo tenía en su estado anterior a conocer a Cristo.

Hechos 22:3 Yo de cierto soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel, estrictamente conforme a la ley de nuestros padres, celoso de Dios, como hoy lo sois todos vosotros.

Gamaliel era miembro del sanedrín, fariseo, doctor de la Ley, de gran prestigio entre los judíos.

Les dio el consejo de no perseguir a los apóstoles, alegando que si la obra que habían emprendido era humana, desaparecería, en tanto que, si venía de Dios, la oposición sería inicua y en vano.

Gamaliel había sido el maestro de Pablo, que estudió la Ley bajo su dirección.

Pablo siguiendo bajo los pasos de su maestro Gamaliel, tenía asegurado un buen futuro, estudios, nivel, lujos, etc.

Pero el los consideró como basura, para ganar a Cristo.

En otras palabras si él hubiera seguido sus “ganancias” hubiera perdido a Jesucristo.

Para nosotros “ganancia” pueden ser, las cosas que nos atraen en este mundo.

Pérdida: en el sentido contable, es la diferencia entre ingresos y egresos.

En sentido afectuoso es algo que tiene valor y nos pone triste cuando lo perdemos

Ejemplo:
Cuando perdimos tal partido de futbol
Cuando perdemos un celular
Cuando perdemos un ser querido.

Basura: es algo que no nos sirve, lo desechamos.

La basura tiene varias características:

Mal olor, repugnante a la vista, la sociedad, etc.

No se puede guardar bajo de la cama, o en el colchón.

Hay que sacarla de la casa.

La palabra basura, en esta lectura, proviene del griego skúbalon, inmundicia para los perros, estiércol.

No podemos idolatrar algo y al mismo tiempo ganar a Cristo

Si algo en que nos afanamos es lo primordial para nuestras vidas y eso es considerado como “ganancia”, no podemos tener este tipo de ganancia y al mismo tiempo ganar a Cristo.

Ganancia=Pérdida
Pablo por eso dice que todas las cosas que para el eran “ganancia” las ha considerado como “pérdidas” por amor a Cristo.

Y aún más, nos dice que por amor a Cristo, todo lo ha perdido y lo tiene por basura, para ganar a Cristo.

Indicándonos además, que debemos de cuidarnos de los perros, de los malos obreros y de los que mutilan el cuerpo, que debemos considerar como basura cualquier cosa que creamos que es ganancia, para ganar a Cristo.

Que nos quiere decir?
Veamos un ejemplo de los tantos mensajes que corren por Internet:
Un padre se compra un carro nuevo, y su hijo de 6 años con una clavo se pone a rayar la puerta del carro, cuando el padre lo mira lo agarra, le pega, dice el texto que hasta le quema las manos con un periódico encendido.  Para que el niño aprendiera de las cosas que tienen valor.

Cuando lleva el hombre el carro al taller de pintura, mira que en la puerta dice: Papito te quiero mucho.

Al final en el taller el carro queda como nuevo, pero al niño no le borraron las huellas de la quemadura por fuego que le hizo su padre.

Este padre tenía como “ganancia”, como su ídolo su carro.  No lo consideró nunca como “pérdida” para ganarse a Cristo.

Igual nos puede pasar a nosotros, que tengamos algo como que fuera nuestro ídolo sin el cual no podríamos vivir.

Sea un celular, una computadora, un carro, un ipod.

Otro Ejemplo:
Si mi hija deja su celular al alcance del perrito que tenemos, y él lo agarra para morderlo, porque le están creciendo los colmillos.

Cuando mi hija se dé cuenta, que gana con pegarle al perrito por lo que hizo?

El perro no sabe lo que estaba haciendo, y el celular no se va a arreglar con pegarle hasta casi matar al pobre perro.

Igual puede pasar cuando tenemos algo que consideramos un tesoro, que es igual a considerarlo como un ídolo para nosotros.

Malos Obreros:
Veamos a que se refiere el apóstol Pablo, con los malos obreros:
2 Corintios 11:13-15 Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. 14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. 15 Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

Se refiere a los falsos apóstoles, a los obreros fraudulentos, de los cuales puedo mencionar a un obrero que es pastor de una iglesia, el cual dejó mal hecho un trabajo del techo por el cual se convino con él un valor determinado y no cumplió con la calidad de trabajo requerida, así como no se pudo hacer otros 2 trabajos más en soldadura que le solicitamos.

No podemos actuar como malos obreros.

Porque no podemos ser mal testimonio para otras personas relacionadas con nuestro actuar.

Mutiladores del cuerpo
Era una práctica pagana de los antepasados judíos de cortarse la piel.

1Reyes 18:28  Y ellos clamaban a grandes voces, y se sajaban con cuchillos y con lancetas conforme a su costumbre, hasta chorrear la sangre sobre ellos.

También se refiere el apóstol Pablo, a los que andaban bajo la ley de Moisés, relacionado a la circuncisión.

Porque ya lo vimos hace unos cuantos domingos, que la circuncisión que es señal del pacto, ya no se hace en la carne sino en el corazón.

Pacto con Abraham
Génesis 17:10 Este es mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y tu descendencia después de ti: Será circuncidado todo varón de entre vosotros.

En el nuevo pacto, no hay circuncisión
Romanos 2:28-29 Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; 29 sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios.

Por eso cuando alguien nos salga con doctrinas que no sea la sana doctrina de Cristo, debemos tener cuidado y apartarnos.

Rótulo: Cuidado con los perros
Al igual cuando vemos en una casa a la orilla de la cerca: Cuidado con los perros, así igual debemos apartarnos de los falsos obreros, fraudulentos, engañadores.


Advertencia Final:
Filipenses 3:18-20 Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; 19 el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal. 20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

Cuando oigamos promesas que son terrenales, debemos estar muy atentos, porque nuestra ciudadanía no es terrenal está en los cielos, así también las promesas que recibamos no deben ser terrenales.

Marcos 8:36-37 Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? 37 ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

De qué nos vale que nos prometan que vamos a tener una gran casa, que vamos a ser exitosos profesionales, que vamos a tener una gran empresa, un carro del año, etc. Si no vivimos una vida con Cristo.

O cuanto podemos pagar por salvar nuestra alma?

Si todo esto lo consideramos ganancia, podemos perder nuestra Salvación.

Estos son enemigos de la cruz de Cristo. Y su fin será de perdición al igual que sus seguidores.

Ellos solo piensan en lo material, no llaman a que te arrepientas, que dejes de pecar, a que te apartes del mundo.

No.

Solo te llaman para los que les interesa: tu bolsillo, y a través de un “pacto” con Dios, en donde Dios pone lo que le pides y tu pones dinero, vas a conseguir todo lo que te hace falta.

En ese llamado “pacto” es como legalmente en una escritura digan: que en es pacto comparece Dios por una parte, dándote casa, trabajo, vehículo, salud y por otra parte compareces tu, obligándote a dar X cantidad de dinero mensual por determinado período.

Estos son los fraudulentos, los falsos obreros, los perros, los mentirosos, de los cuales debemos cuidarnos.

No debemos ser necios como los perros o los cerdos, que una vez que hemos conocido de Jesucristo volver hacer hacia atrás.

Nosotros somos de los que no retrocedemos.

Que Dios te bendiga y te guarde

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde