Seguir a Jesucristo

Lucas 9:57-58 Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas. 58 Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.

Esta mañana vamos a pedirle al Espíritu Santo, que nos hable a nuestros corazones, para que podamos recibir su santa palabra, para que sea de bendición para nuestras vidas, en el nombre de Jesucristo.

El tema de hoy trata del llamado que hace Jesucristo a seguirlo, en donde en esta lectura inicial vamos a ver a algunos tipos de discípulos.

Primer discípulo:  el decidido o entusiasmado
La respuesta de Jesucristo, pareciera ser que se da por la precipitación de este escriba, a quien le dice que siendo su discípulo va a tener que pasar muchas limitaciones.

Esta respuesta quiere decir, que debemos estar seguros si vamos a ser seguidores de Jesucristo, da a entender que no se va a contar con una cama donde descansar, ni solamente vivir solo las cosas buenas y no las penalidades.

Naturaleza humana de Jesucristo
Filipenses 2:6-8 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;  8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Ejemplo de Intercambio
Vamos a ser una similitud, aunque en nada comparada ni en lo más mínimo con lo que pasó nuestro Señor Jesucristo.

Tomemos de ejemplo a cualquier familia que tenga un estilo de vida promedio, en donde no pasan hambre, aunque tengan dificultades algunas veces.  En esta familia, el padre de familia le dice al hijo que va a ser un intercambio de 3 meses con otro hijo de otra familia, pero esta otra familia si pasa por problemas económicos extremos.

Por ejemplo no comen carne en el almuerzo, no llevan dinero al colegio para el recreo, no usan taxi, no les pasan mensualmente su mesada, les cortan la luz de vez en cuando, incluso voy a agregar algo más, no tienen internet, nintendo, Xbox, celular, chat, cable TV, teléfono convencional, etc.



Esto es para que nos imaginemos este escenario.

El hijo que va a pasar en la familia de moderados recursos, por no decir también que tenga gran bonanza financiera, va a pasar como decimos nosotros de lo lindo.

Que va a encontrar en esa casa?
Refrigeradora llena, Nintendo, Bicicleta, una cama a todo dar, baño de regadera, comida suficiente, luz, Cable TV, hasta le pueden dar celular, internet, chat, etc.

Como le va a ir al hijo acomodado que va a pasar 3 meses en un caso con escasos recursos económicos?

Esos 3 meses se le van a hacer eternos.

Pero va a aprender algo en esos tres meses, aprender a vivir con moderación o escasez, a valorar cada una de las cosas, a comprender el valor de un plato de comida aunque solo sea frijoles “sopeados” con tortilla y un pedazo de queso.

A aprender a que tiene que acarrear agua, para beber o bañarse, con una pana, a dormir en una hamaca o en una cama dura, con colchón viejo, o cama de madera.

Ya con esta idea entre estos dos hijos, para imaginarnos todo lo que dejó Jesucristo para que nosotros podamos alcanzar la salvación.

Segundo discípulo: Tiene otras prioridades
Lucas 9:59-60 Y dijo a otro: Sígueme. El le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. 60 Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú vé, y anuncia el reino de Dios.

Al primero no le dijo sígueme.

No le negó que lo siguiera, le advirtió que iba a pasar dificultades o penalidades por seguirlo.

Al segundo si le dijo: Sígueme, dejas las cosas que no tienen valor y sígueme, pero este discípulo puso de pretexto, el entierro de su padre. 

Según la costumbre judía si el padre de ese discípulo estuviera muerto, el no estaría con Jesús, estaría en el entierro de su padre.

Lo que puede significar esta respuesta es que el padre estaba muy anciano o muy enfermo y el mejor esperaba a que se muriera para luego poder seguir a Jesucristo.

Este segundo discípulo no se ofreció a seguir a Jesucristo, sino que Jesús le hizo la invitación: Sígueme.

Se imaginan que nos tocara a nosotros que Jesucristo en persona nos dijera: sígueme.

Es una invitación que no se debe poner ningún pretexto para no seguirlo, es andar de la mano de El, llevando el mensaje de Salvación a otros.

Es el maestro de maestros el que nos está llamando. !!

Este segundo discípulo, tenía otras prioridades antes de seguir a Jesucristo, de anunciar el evangelio, de predicar el reino de Dios.

Tercer discípulo:  Indeciso
Lucas 9:61-62 Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. 62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.
Este otro discípulo es igual de voluntario que el primero, que desean seguir a Jesucristo, pero este último le dice que se iba a despedir de su familia.

Este discípulo, le contestó que debía despedirse de su abuelita, de sus padres, de sus hermanos, y hasta después seguir a Jesucristo.

Debido a que existía la posibilidad de que la familia (que representa una relación fuerte con el discípulo), lo convenciera a no seguir a Jesucristo, por eso la respuesta es contundente:

62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

El llamado a otros discípulos
1.- Mateo

Mateo 9:9  Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió.

Mateo, el autor del mismo evangelio, no dijo ningún pretexto.  Solo lo siguió.

Mateo estaba realizando su trabajo, como era recaudar los impuestos o tributos del pueblo. 

No la pensó dos veces, solo lo siguió.

No preguntó a donde vamos, que vamos a hacer, y de que voy a vivir, ni le dijo que tenía familia que despedirse o que iba a hacer de su trabajo.

Nada.

2.- El joven rico
Mateo 19:21  Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. 22 Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.

Este quería seguir a Jesucristo, pero no quería dejar o deshacerse de sus propiedades.

3.- Felipe
Juan 1:43  El siguiente día quiso Jesús ir a Galilea, y halló a Felipe, y le dijo: Sígueme.

Y Felipe lo siguió, aún más Felipe, llevó a Natanael.

Debemos seguir a Jesucristo
En la gran encomienda, en Mateo 28:19, Jesús nos manda que hagamos discípulos en todas las naciones.

Esa es nuestra misión.

Ya sabemos que debemos congregarnos, como lo leímos en la lectura pasada. 

Pero debemos hacer más que eso.

Debemos hacer discípulos para Cristo.

Qué podemos responder a esta misión?

Estoy muy ocupado(a), no me queda tiempo.

Es que me falta aprender más de la palabra de Dios.

Es que no soy muy estudiado(a).

Despojarse de si mismoJesucristo tomó la forma de hombre, cuando “se despojó a si mismo”, es la palabra griega “kenó”, que significar “vaciarse”, que fue más bien una auto-renuncia a su divinidad y se añadió una naturaleza humana.

Fue adoptar una naturaleza humana con todas las limitantes que tiene una persona, pero libre de pecado.

Por eso vemos que cuando responde que las zorras tienen guarida y el hijo del hombre no tiene donde recostar su cabeza, es porque pasó dificultades, cansancio, como todo ser humano.

El sufrió los azotes, corona de espinas, insultos, escupitazos, humillación, sin quejarse, sin decir una sola palabra.

Cuando en forma humana sabía lo que iba a sufrir, le pidió a Dios que apartara de El esta copa, pero si era si era voluntad la iba a cumplir.

Así lo hizo Jesús, dando ejemplo de obediencia a Dios.
Mateo 26:39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.
Al final dice: “...no sea como yo quiero, sino como tú.”

Jesucristo como hombre, sintió todos los sufrimientos habidos y por haber, como dice en Isaías.

Por eso en algunas respuestas el habla como humano, por eso dijo:  “Mi reino no es de este mundo”.

Juan 18:36-38  Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. 37 Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz. 38 Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

Pilato era el gobernador, y no sabía que era la verdad.

Suena como si dijera: Se come o duele? 

Porque no sabía que Jesucristo es el camino, la verdad y la vida eterna.

Pilato estaba ocupado en las cosas que le demandaba su gobierno.

Debemos seguir a Cristo
Leamos lo que dicen los evangelios cuando Jesucristo, les dice que tomemos su cruz y lo sigamos:

Mateo 10:38  y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí

Marcos 8:34  Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

Lucas 9:23  Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.




Estas tres lecturas en concordancia, son idénticas, lo único que la primera está redactada en sentido negativo y las otras en sentido positivo.

Por Ejemplo
El que no estudia no obtendrá buenas calificaciones.

Es idéntico a decir:

El que estudia obtendrá buenas calificaciones.

Vemos que en esta última lectura nos dice: que debemos de tomar nuestra cruz cada día.

Que significa tomar su cruz cada día?
En el evangelio de Lucas, vemos que menciona: tomar su cruz cada día.

Cuando Jesús tomó su cruz, fue para morir.

Cuando nos manda a tomar nuestra cruz y morir cada día, no podemos tomarlo en sentido literal, ya que el hombre solo muere una vez, no puede morir varias veces.

Ejemplos de tomar su cruz:
1.- Perder los llamados amigos(as)
Si por ser cristianos debemos de alejarnos de los amigos o amigas que andan en el mundo, es una forma de tomar su cruz.

2.- Si por causa de un trabajo debo dejar de asistir a la iglesia
Cuando el trabajo sea por ejemplo de cajero(a), mesero(a) de un nigth club. O tener un trabajo que no es del agrado de Dios.

En algunos países se puede hasta perder la vida por ser cristiano.


En que situaciones debemos tomar su cruz?
Pero si nos llega un momento en la vida de elegir entre Jesús y las comodidades  de la vida.  Si elegimos a Jesús eso es tomar su cruz y seguirlo.

Cuando pasamos por una enfermedad, dolor, pérdida, fracaso, desempleo, dificultades, cualquiera de estos casos nos pueden llevar a Cristo, conocerlo, llegar a tener una relación personal con El.  Pero no es necesariamente tomar su cruz.

Son pruebas.

Y si aún después de conocer a Cristo, pasamos por estas dificultades, son pruebas para medir nuestra fe.

Son pruebas + medida de nuestra fe.

Pero estos problemas o dificultades no constituyen llevar su cruz.

Que es Llevar su cruz?
Llevar su cruz es sufrir penalidades a causa de la obediencia a Cristo.

Llevar su cruz es renunciar a cosas pecaminosas o aquellas que son lícitas pero que no convienen.

Llevar su cruz es renunciar a tu trabajo cuando te piden que practiques el aborto o mientas, o porque tienes buena voz y te contrata una empresa de llamadas calientes.

Por eso una enfermedad no es por obediencia a Cristo, no es llevar su cruz.

Pero así decimos esa es mi cruz.

Y es una prueba + la medida de nuestra fe.

O es para que Dios se gloríe en nuestras debilidades, como pasó con el apóstol Pablo.

El testimonio de Cristo en la enfermedad vale más que muchas prédicas y miles de palabras.

Que es Tomar su cruz?
Tomar su cruz es tomar la decisión de no ser idólatra, de poner las cosas de Dios en primer lugar por encima de todos los deleites y atracciones del mundo.

Tomar su cruz, es tomar la decisión de no volver a pecar.

Tomar su cruz, es esforzarse y ser valiente y decirle a alguien que nos incita a hacer cualquier cosa que sea pecado, y decirle:  Ya no practico tal o cual pecado, porque soy cristiano(a), porque Cristo vive en mí. 

Tomar su cruz y seguir a Cristo es escudriñar y meditar en la palabra de Dios todos los días, para llevar el mensaje a otras personas.

Tomar su cruz y seguir a Cristo, es vivir alejados del mundo de pecado, es vivir como nueva criatura, donde las cosas viejas pasaron.


Si practicamos las cosas viejas de nuestras vidas, aún no somos nuevas criaturas, aún las cosas viejas no han pasado, aún viven en nosotros.


Si hacemos esto no hemos tomado la cruz de Cristo, no le seguimos, no somos dignos de El.

Que Dios te bendiga y te guarde

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde