El ejemplo de los padres


Zacarías 1:2-4 Se enojó Jehová en gran manera contra vuestros padres. 3 Diles, pues: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. 4 No seáis como vuestros padres, a los cuales clamaron los primeros profetas, diciendo: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos ahora de vuestros malos caminos y de vuestras malas obras; y no atendieron, ni me escucharon, dice Jehová. 


Esta mañana vamos a reflexionar sobre la importancia que tenemos como padres en la educación de nuestros hijos.

La lectura inicial se refiere al tiempo cuando Dios hizo un pacto con el pueblo de Israel, pero ellos se fueron tras otros dioses.

Ellos rompieron el pacto que Dios había hecho con ellos.

No fue anulada la promesa, fue anulado el pacto.

Por eso, fue la importancia de crear un nuevo pacto con mejores promesa que el pacto inicial.

Estas tema de un pacto con mejoras promesas lo compartimos hace poco, en donde vimos la importancia que tenía este nuevo pacto.

Vamos a hacer énfasis en el ejemplo que como padres podemos darle a nuestros hijos.

Existen dos tipos de ejemplos.

El buen ejemplo y el mal ejemplo.

Sobre el mal ejemplo
Cuando nosotros hacemos cosas que no le agradan a Dios, y eso lo ven nuestros hijos, después no vamos a tener la autoridad para decirle que no hagan lo que nosotros hacemos.

En este caso se cumple lo que dice la Biblia en Zacarías 1:4, que seamos como nuestros padres.

Si yo tengo un negocio o en mi trabajo, hago cosas incorrectas, como poner pesas falsas, o traer poco a poco papel carta o lapicero, libretas, grapas, etc. Y nuestros hijos lo ven, lo saben, después no vamos a decirles a ellos que no lo hagan.

Por ejemplo un hombre que aún anda en el mundo de pecado, que toma, fuma, baila pegado, no le puede decir a sus hijos que no lo hagan porque es malo. Sus hijos lo van hacer igual que ellos.

Y cuando los hijos caen en el mundo, en el pecado, algunos padres, les da orgullo, dicen que salió a su padre, que hijo de tigre nace con rayas.

Y no saben que con su ejemplo o más bien, su mal ejemplo hacen que la vida de sus hijos también sea desdichada igual que ellos sus padres.

Porque no vamos a poder corregir a nuestros hijos y para que ellos nos digan que eso mismo hacemos nosotros.

Si yo estoy haciendo algo que no le agrada a Dios, cuando quiera educar o corregir a mi hijo que no lo haga, esta es la palabra que vamos a recibir.



Con esta lectura nos dice que no debemos repetir lo malo que hicieron nuestros padres.

De forma que podemos decir:

Del mal ejemplo se aprende, pero para no cometerlo, para no repetirlo.

La desobediencia es un mal ejemplo
Hebreos 4:11 Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.

Se refiere al mal ejemplo de los padres, porque Dios ya les había dado la ley la promesa, pero el pueblo de Israel,  no fue obediente.

Y fue tanto el enojo de Dios, que en esta lectura se menciona como “semejante ejemplo de desobediencia”.

Veamos otro ejemplo de desobediencia
2 Pedro 2:6 y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente,

La Biblia narra que todos desde el más viejo hayas el más joven se habían corrompidos.

Incluso hasta casi violan a los ángeles que salvaron a Lot y su familia.

Los que viven de forma inpía, son los malos, malvados, son los que no tienen temor ni reverencia a Dios. (RV2000)

Reverenciar es honrar, respetar, adorar.

Veamos a Sodoma y Gomorra como ejemplo
Estas dos ciudades fueron destruidas como ejemplo a las ciudades que hagan lo mismo.

Judas 1:7 Como Sodoma y Gomorra, y las ciudades comarcanas, las cuales de la misma manera que ellos habían fornicado, y habían seguido la carne extraña, fueron puestas por ejemplo: sufriendo el juicio del fuego eterno.  

Esto quedó escrito en la Biblia como ejemplo a las ciudades que practiquen el mismo pecado: sufrirán el juicio del fuego eterno.

El mundo al revés
Actualmente en el mundo suceden cosas que creemos que están el revés.

Donde al malo, al que no tiene temor de Dios todo le sale bien, como por ejemplo los que venden drogas, que tienen grandes casas, carros, dinero, joyas, lujos, etc.

Y el que anda buscando de Dios, pasa tribulaciones, porque así sale en la Biblia, lo dice nuestro Señor Jesucristo:

Juan 16:33  Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Y a veces creemos que es en vano o que Dios no nos escucha.

Este mal ejemplo se apoderó en la mente del pueblo de Israel

Malaquías 3:13-15 Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti? 14  Habéis dicho: Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia de Jehová de los ejércitos? 15 Decimos, pues, ahora: Bienaventurados son los soberbios, y los que hacen impiedad no sólo son prosperados, sino que tentaron a Dios y escaparon.

El pueblo de Israel, pensó que eran bienaventurados los soberbios, los impíos, los que hacen maldad, los que no tienen temor de Dios, porque aun siendo así son prosperados, todo le sale bien, incluso llegan hasta el extremo de tentar a Dios y escapar.

Es lo que comentamos acerca de los impíos de este tiempo, que todo les sobra, botan cantidad de comida en la refrigeradora vencida, compran ropa a montones, los hijos tienen los mejores juguetes, bicicletas, motos, sus mujeres andan joyas de diamante, de oro, compran en los grandes almacenes, etc.

Y vemos que algunos que andan buscando de Dios, que viven piadosamente, que viven en una vida santa, sin lujos, alejados del mundo, pasan dificultades, no compran tanta ropa, sus hijos no tienen los mejores juguetes, sus mujeres no compran en los grandes almacenes, sino en tiendas económicas, o compras de apartado, que hasta que lo paga se lo lleva.

Buen ejemplo: Discernir sobre lo bueno y lo malo
Malaquías 3:16-18 Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre. 17 Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve. 18 Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.

Qué hacer si tus hijos no viven en temor de Dios, sino más bien son rebeldes?

No podemos decir: Mi hijo/hija no tienen remedio, o compostura.

No.

Debemos trabajar mucho en ser ejemplo en tus hijos.

Debemos darles tiempo, darles amor, no solo dinero, o darle permiso para todo, o simplemente darle lo que nos pidan aunque nos matemos trabajando..

Debemos como padres, educarlos, corregirlos, amarlos.

Debemos ser compasivos para amarlos y severos para corregirlos
Salmos 103:13 Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen.

Debemos amarlos, comprenderlos, guiarlos, ser ejemplo para ellos.

Debemos ser ejemplo para ellos, cambiar nuestra vida pasada.

Amor y corrección equilibrados
Proverbios 3:12 Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.

Por lo general a ningún hijo le gusta que lo castiguen, que lo corrijan, que lo regañen cuando hizo algo malo, porque el hijo cree no haber hecho algo realmente malo.

Proverbios 13:1 El hijo sabio recibe el consejo del padre; Mas el burlador no escucha las reprensiones.

El hijo que es sabio, sabe recibir y escuchar los consejos, de sus padres, a diferencia del que se burla y no escucha las reprensiones de ellos.

No podemos ser padres flojos o que todo les permitimos a nuestros hijos
Proverbios 13:24 El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

Dice que desde temprano se corrige a un hijo, que es cuando está en bajo dominio, donde podemos enseñarles el temor de Dios.

Aunque nosotros no hayamos recibido amor, debemos pedirle a Dios nos dé de su amor para poder darlo a los demás.

Cuando nuestros hijos digan: Mi padre/madre no va a cambiar nunca, es que no han visto el cambio en nosotros.

Nuestros hijos deben notar el cambio en nuestras vidas, deben notar nuestro nuevo actuar, de lo contrario nada hemos hecho si es que somos creyentes, obedientes de la palabra de Dios.

La disciplina debe estar en balance con el amor
Si la disciplina al hijo es muy severa y no tenemos amor hacia ellos, podemos crear en nuestros hijos, unos hijos resentidos (mojigatos), desanimados, rebeldes, violentos.

Colosenses 3:21 Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.

Exasperar: Irritar, enfurecer, dar motivo de enojo.

Qué hacer si tus padres no son buen ejemplo para ti?

Si tú eres un joven que está conociendo de Dios, pero tus padres no conocen de Dios, o quizás aún no han dejado las cosas del mundo.

Qué hacer?

Ser obedientes a la palabra de Dios, que nos dice esta mañana:

No seas como tus padres.

No sigas sus malos caminos, sus malas obras.

Los hijos no pueden corregir a los padres, deben honrarlos.

Pero con su actuar, con su caminar tomados de la mano de Jesucristo, el Espíritu Santo va hacer la obra en sus padres.

Nunca es tarde.

Como hacer para que los padres cambien?

Dice la lectura, que nos arrepintamos del mal camino, que nos volvamos a Dios.

Con el actuar del hijo muchos padres han cambiado.

Con el actuar de los padres, muchos hijos han cambiado.

Como en una película, había un padre de buena posición en reunión con un socio, su hijo llega al trabajo y  el padre le dice que le diga rápido lo que quiere. El socio prefiere dejarlos solos, pero el padre le dice que es rápido, luego el hijo le dice:Solo vine a decirte que a partir de ahora voy a respetarte y honrarte.

Luego todo se queda en silencio se despide el hijo, y le dice el socio: Yo daría un brazo porque mi hijo me diga esas palabras.

Y en la película el cambio del hijo, hizo un cambio en el padre, que en lugar de andar buscando como correr al entrenador, Dios hizo un cambio en el padre del muchacho.

Veamos algunos resultados del buen ejemplo

Palabras que anhelamos oír de los hijos
Papá/Mamá te amo, eres un buen ejemplo como padre/madre.

Cuando sea grande quiero ser como mi padre, quiero ser como mi madre.

Cuando yo me case quiero una esposa como mi madre, o quiero un esposo como lo es mi padre.

Esto solo se puede lograr con el buen ejemplo.

Palabras que los hijos anhelan oír de los padres
Eres lo mejor que Dios me ha dado como hijo/hija.

Hijo/a te amo, eres un buen hijo/hija.

Ayudarlos en los problemas, oírlos, comprenderlos.

Yo no pude amar a mi padre, decirle te amo, te quiero. Porque falleció cuando yo tenía 9 años.

Dios tiene una promesa especial para los padres y los hijos
Malaquías 4:5-6 He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. 6 El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición.

Cuando el corazón de los padres no está hacia los hijos, o el corazón de los hijos no está hacia los padres, acarrea una maldición.

En otras palabras no recibimos bendición de parte de Dios, porque estamos actuando en desobediencia.

El joven debe ser ejemplo de lo bueno
1Timoteo 4:12  Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

Este es la forma que Dios quiere para los los jóvenesque sean ejemplo:

En palabra, en conducta en amor, en espíritu, fe y pureza.

Suficiente tarea tenemos
Con estas lecturas tanto los padres como los hijos tenemos suficiente “tarea” que hacer, para cambiar, para recibir las promesas de Dios.

Oremos
Padre Celestial esta mañana estamos ante Ti, para que seas Tu actuando en nuestra vidas.
Ayúdanos para poder ser buen ejemplo para nuestros hijos.
A darles como herencia que te tengan temor, que te amen, que cumplan tus estatutos.
A los que tenemos padres, ayúdanos a honrarlos, respetarlos, escuchar sus consejos, aceptar las reprensiones.
Queremos ser parte de tu especial tesoro.
Ayúdanos a conocer la diferencia entre el justo y el malo.
Entre al que sirve a Dios y el que no le sirve.
Ayúdanos a hacer tu voluntad.
En el nombre de Jesucristo. Amen.

Que Dios te bendiga y te guarde



0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde