Iguales y diferentes

Gálatas 3:28  Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

En este nuevo estado como hijos de Dios por la fe en Cristo, no hay clase privilegiada.

Cuando los judíos estaban bajo la ley había una clase superior a los gentiles, estos eran los judíos.

Jesucristo vino por los judíos, porque para ellos fue el pacto.
Romanos 9:3-4 Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne; 4 que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas;

Los judíos fueron los adoptados por Dios, recibieron el pacto la ley, el culto en el templo y las promesas de Dios.



En la Biblia hay un diálogo entre Jesús y  La mujer cananea
Mateo 15:24-28 El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. 25 Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! 26 Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. 27 Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. 28 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora. 

Vamos a ver en la Biblia, en la concordancia que por los judíos vino Jesús:
Juan 1:11  A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 

Vamos a analizar por partes lo que dice la Lectura Inicial
1.- Ya no hay judío ni griego

Romanos 10:12-13 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Debemos notar que no podemos tomar literalmente, lo que dice Dios en su palabra.

Debemos analizarla y escudriñarla en sentido espiritual.

Veamos un ejemplo:

Actualmente ya no hay judíos ni griegos?

Claro que los hay.

Alguien puede decir, entonces se contradice la Biblia?

No.

La Biblia no se contradice nunca.

Cuando creemos o pensemos que se contradice, es porque nos falta mayor discernimiento de la palabra de Dios.

Cuando dice que no hay judíos ni griegos es en el sentido de que para ambos por igual es la promesa.

Porque este es la promesa, porque ya no hay diferencia, porque Dios es el Dios sobre todos.

Así como el sol y la lluvia caen sobre buenos y malo.

Así de igual forma Dios mira al justo y al recto.

Nadie puede escapar de su mirada.

De igual forma Dios está atento a escuchar las oraciones del justo.

2.- Ya no hay siervo ni libre 
1Corintios 12:13  Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

Cristo pertenece igualmente a ambos por la fe; por esto pone “esclavos” antes de “libres”.

Porque esa era nuestra naturaleza antes de conocer a Jesucristo, éramos esclavos del pecado, esclavos del mundo.

1Corintios 7:21-23  ¿Fuiste llamado siendo esclavo? No te dé cuidado; pero también, si puedes hacerte libre, procúralo más. 22 Porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor; asimismo el que fue llamado siendo libre, esclavo es de Cristo. 23 Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.

Antes éramos Esclavos - > Ahora somos Libres por Cristo
Antes éramos Libres - > Ahora somos esclavos de Cristo

A los esclavos se compraban a un precio.

Cristo nos compró con precio de su sangre.

Por eso somos libres en Cristo y esclavos en Cristo a la vez.

Libres del pecado por su muerte en la cruz y esclavos de Cristo por que nos compró con precio de su sangre.

3.- no hay varón, ni mujer
De igual forma no podemos entenderlo en sentido literal.

Porque de sobra es conocido que Dios nos formó en el edén a hombre y mujer.

Así como dice la palabra que el hombre se unirá a su mujer y serán una sola carne.

Cuando nos dice la palabra de Dios que no hay varón ni mujer, se refiere a que no hay distinción entre varón y mujer. Porque ambos tienen los mismos beneficios, promesa, herencia.

La diferencia de sexos no afecta a los privilegios cristianos.

Bajo la ley el varón gozaba de grandes privilegios.

Sólo en el varón era practicada la circuncisión, como una señal del pacto (en contraste con el bautismo al cual se someten los varones y las mujeres por igual);

Los hombres tenían derechos superiores en las herencias que las mujeres.

En al AT cuando heredaban dejaban por fuera a las viudas y mayor aún cuando estas no tuvieron hijos, y sólo tomaban en cuenta a los hombres.

Números 27:4-11 ¿Por qué será quitado el nombre de nuestro padre de entre su familia, por no haber tenido hijo? Danos heredad entre los hermanos de nuestro padre. 5 Y Moisés llevó su causa delante de Jehová. 6 Y Jehová respondió a Moisés, diciendo: 7 Bien dicen las hijas de Zelofehad; les darás la posesión de una heredad entre los hermanos de su padre, y traspasarás la heredad de su padre a ellas. 8 Y a los hijos de Israel hablarás, diciendo: Cuando alguno muriere sin hijos, traspasaréis su herencia a su hija. 9 Si no tuviere hija, daréis su herencia a sus hermanos; 10 y si no tuviere hermanos, daréis su herencia a los hermanos de su padre. 11 Y si su padre no tuviere hermanos, daréis su herencia a su pariente más cercano de su linaje, y de éste será; y para los hijos de Israel esto será por estatuto de derecho, como Jehová mandó a Moisés.

4.- todos vosotros sois uno

Se refiere a los dos pueblos.

A los de la Ley y a los gentiles, a nosotros.

Efesios 2:12-13 En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. 13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.  

Se refiere a los que no teníamos a Dios, sin pacto ni promesa.

Porque en otro tiempo estando sin Cristo, estábamos alejados de la ciudadanía de Israel, estaban ajenos a los pactos de la promesa.

Estábamos sin esperanza y sin Dios en el mundo.

Pero ahora con Cristo Jesús estamos más cerca de la promesa.

Somos merecedores de la promesa igual que cuando inicialmente solo era para los hijos de Israel.

Se refiere a los que no teníamos a Dios, sin pacto ni promesa.
Juan 10:16  También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.

Así como solo habrá un solo pastor, también solo habrá un solo pueblo, un solo rebaño.

Ya no hay distinción entre judíos y griegos, ni esclavo ni libres, porque todos seremos uno en Cristo.

Iguales pero diferentes
Cuando se refiere que no hay hombre ni mujer, se refiere a que somos de igual merecedores de la gracia, de la fe, de la promesa, de la salvación.

Porque todo el que invoque el nombre del Señor será salvo.

Porque al hombre y a la mujer, les dio a cada uno una cualidad diferente:

Al hombre le dejó que ame a su mujer

A la mujer le dejó que se sujete a su esposo.

Al hombre le dejó la responsabilidad de ser la cabeza de la mujer, así como Cristo es la cabeza del hombre.

En  Efesios 5:22-25, nos dice:
1.- Someteos unos a otros: obedecer este mandato, someterse a la palabra de Dios.

2.- casadas estén sujetas a sus maridos como al Señor.

De la misma forma que las mujeres estén sujetas a su marido de esa misma forma están sujetas a su marido.

Porque el marido es la cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia.

La Mujer-> su cabeza es su Marido
La Iglesia-> su cabeza es Cristo
La Iglesia es el Cuerpo->Jesucristo es el Salvador

3.- Si la iglesia está sujeta a Cristo, las casadas deben estar sujetas a su marido en todo

Cuando el marido no es la cabeza de la mujer, no se está viviendo el orden que Cristo desea para cada familia.

Hay hogares donde la que manda es la mujer y en algunos casos la mujer se sienta en la cabecera del comedor.

Pero este lugar está reservado para el hombre, cuando el hombre es obediente a la palabra de Dios: como es amar a su mujer, es que puede ser cabeza de su mujer.

Igualdad del hombre y la mujer
La igualdad de hombre y mujer ante Dios no es para comprenderla de un punto de vista de género,  de igualdad de oportunidades, derechos y deberes.

No.

Esto sólo existen en la forma como funciona actualmente el mundo.

Los llamados empoderamientos de la mujer, la mujer de poder, la mujer de éxito, la mujer guerrera, y otros tantos que son utilizados por empresas para mejorar la relaciones laborales, discriminación por sexo e incluso por las llamadas “nuevas iglesias”, solo son un pretexto humano que se contradice con la palabra de Dios.

La igualdad de hombre y mujer es de ser coherederos de la gracia de Dios, de recibir la promesa, la salvación por medio de la muerte y resurrección de Jesucristo.

Excusas: No hay que exagerar
Alguien puede decir, que no hay que ser tan exagerado, pero…

Eso lo dice la palabra de Dios, en las primeras páginas de la Biblia.

Cualquier otro razonamiento que queramos darle no es bíblico es de hombre.

Ni tampoco podemos pensar o suponer algo que no sucedió:

Y si Adán hubiera sido el engañado? Etc. Etc.

Eso es divagar en pensamientos humanos que no son los pensamientos ni la voluntad de Dios.

Igual podíamos pensar que cuando Moisés le dio agua al los israelitas sin pedirle a Dios fuera tan “grave”, que le costó esto a Moisés?

No pudo entrar a la tierra prometida solo la pudo ver de largo.

Alguien puede decir: No creo que Dios sea tan delicado.

Pero los standares de Dios son altos.

Sus pensamientos no son nuestros pensamientos.

Cuando el hombre inventa algo que no está en la Biblia o interpreta con mentalidad humana la palabra de Dios, se convierte en una herejía porque atenta contra la voluntad de Dios.

La Biblia no podemos aceptar una parte si otra no.

Esta me gusta esta otra no.

Yo si cumplo con esto pero no con tal cosa.

Es acomodar la Biblia a nuestro gusto y antojo.

2Corintios 11:3  Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

Lo dice la Biblia, que por haber sido engañada la mujer, ella iba a tener a su marido como su cabeza, como su Señor.

Desde el principio: Por haberse dejado engañar Eva.
Génesis 3:16  A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. 

A partir de ese momento fue que por medio de Adán y Eva, Dios estableció quien iba ser la cabeza en la familia.

Somos iguales en las promesas, en la herencia en la salvación, pero diferentes en el papel que cada uno practicamos en esta tierra.

Que Dios te bendiga y te guarde












0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde