Trabaja en la obra

Colosenses 4:17-18 Decid a Arquipo: Mira que cumplas el ministerio que recibiste en el Señor. 18 La salutación de mi propia mano, de Pablo. Acordaos de mis prisiones. La gracia sea con vosotros. Amén.

En esta carta el Apóstol Pablo, le recuerda a Arquipo que cumpla el ministerio que recibiste en el Señor.

Le quiere decir que no se quede sin hacer nada, que no se quede como decimos nosotros solo viendo y con las manos cruzadas, que no se estanque, que no se distraiga.

Cumplir el ministerio, es cumplir en el servicio de la obra del evangelio de Dios.

Ministerio: al servicio

Por ejemplo:

El Ministro de Salud: Nombrado para prestar servicios de Salud al país.

Si leemos el saludo inicial de Pablo:

Colosenses 4:15-16 Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas y a la iglesia que está en su casa. 16 Cuando esta carta haya sido leída entre vosotros, haced que también se lea en la iglesia de los laodicenses, y que la de Laodicea la leáis también vosotros. 

En este saludo observamos que la iglesia primitiva, se daban en las casas, no existían templos pera congregarse.

Porque la iglesia la formamos todos nosotros, la congregación.

En este saludo Pablo les dice que también envíen esta carta una vez leída a la iglesia de Laodicea y viceversa.

Para que cada una de la iglesia cumpla con lo que Dios quiera para ellos:  Que trabajen en la obra.

Que trabajen en el evangelio de Jesucristo.



Quiero comentarles algo personal que pasó en el año 2002, gracias a la misericordia de Dios. A finales de ese año y por aquellas casualidades que ahora sabemos que no existen, se logró firmar un contrato por instalación de software con un proyecto en Costa Rica.

Fue tan impresionante la forma que se dio ese contrato, que no tuve que viajar a CR, sino que la jefe administrativa del proyecto viajó a Nicaragua, en dos o tres ocasiones, para realizar la instalación, capacitación y entrega del sistema.

Pero los mas sorprendente fue que esa Sra. y mas tarde en la 3era visita a Nicaragua, junto con su esposo. Me preguntaron si era cristiano.  (En ese tiempo yo no conocía de Dios) Una vez entablada la conversación me dijeron que Dios tenía preparado algo para mi.  Para decirme luego que yo iba a predicar la palabra de Dios.

Y algo que nos sorprendió a mi a mi familia fue que nos dijeron, que no me distrajera y que atendiera este llamado de Dios.

Y pasó algo extraño. Los contratos con proyectos/empresas se terminaron. Quedé sin trabajo como por 2 ½ años.

A la par de que se pagaban los gastos de mantenimiento de una casa como luz, agua, gas, etc., por medio de tarjetas de crédito.  En donde teníamos deudas con todos los bancos del país.  Luego fue tanto el endeudamiento que tuvimos que recurrir a unificar deudas con otra entidad bancaria, hipotecar la casa, etc.

Llegamos a tener una deuda de alrededor de 8 ½ años de mi salario.

Que pasó en este tiempo?

Dios llegó a mi vida y a mi familia y puso en mí una sed por leer, y escudriñar la palabra de Dios.  Desde la mañana hasta en la tarde que volvían del colegio mis hijos y mi esposa del trabajo, compartíamos lo que durante el día había estado escudriñando.

Nunca pensé que lo que me habían dicho esta pareja de Costa Rica, pudiera yo cumplirlo.

Pero quien era yo?

Un gran pecador lleno de vicios, un mal padre, mal esposo, mal hijo.

Como este mismo pecador iba en un futuro estar hablando de la palabra de Dios?

Eso le dije yo a esa pareja de CR.  Y me citaron esta lectura:

1 Corintios 1:27-29 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29 a fin de que nadie se jacte en su presencia.

Y eso quedó marcado en mi mente.

Leamos lo que dice esta lectura en el contexto.

1 Corintios 1:18-26 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. 19 Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos. 20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? 21 Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. 22 Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; 23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; 24 mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. 25 Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. 26 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 

Y a partir de ese entonces, la palabra de Dios ha estado gracias a Dios, a diario en nuestra casa.

Porque solamente escudriñando la palabra de Dios es que vamos a comprender el evangelio de Jesucristo.

Por eso vemos en la Biblia, que Jesucristo buscó a pescadores, a un recaudador de impuestos, a un perseguidor de cristianos.

Debemos perseverar en la palabra de Dios
2Timoteo 3:14-15 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

Solo la palabra de Dios nos puede dar sabiduría para salvación.

Pero debemos persistir en la lectura, en el discernimiento de la palabra de Dios.

2Timoteo 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

La palabra de Dios es la que nos va a preparar “enteramente” para toda buena obra.

La palabra de Dios, nos va a permitir

1.- enseñar
2.- redargüir: convencer, amonestar
3.- corregir
4.- instruir en justicia

Nos dice la palabra en el versículo 17:

“a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para la buena obra”

Cuando escudriñamos la palabra de Dios nos va a dar la sabiduría para reconocer si una doctrina es de Dios o es de hombres.

O es doctrina de Dios o es doctrina de hombres o demonios.

No puede existir una mezcla de doctrinas.

Solo existe una sola doctrina, que está en la Biblia.

Cuando estemos en una situación en donde por más de media hora (o mas) no se habla de la palabra de Dios, o no se utilice la Biblia, es que estamos ante una doctrina de hombres.

Pero esto no debe de creernos que estamos en un pedestal, o en posición más alta que otros.

No.

Voy a seguirles contando que sucedió con nuestras vidas:
A finales del 2004 participé en un seminario, en donde no quise en primer lugar, asistir, en segundo lugar no quise estar en ese lugar y en tercero ya no quería después venir a la casa.

Comprendí que estábamos vivos pero muertos en vida, directo al camino de la perdición.

Porque nos enseñaron varias cosas: primero que debía pedir perdón a mi familia, segundo que buscara la biblia y tercero que me congregara en una iglesia.

Y yo tampoco “cumplir el ministerio”, no quería cumplir con lo me indicaban:

Se imaginan: Pedir perdón a mí familia, Comprar una Biblia, Congregarme  en una Iglesia.

Como teníamos problemas económicos para mala administración de nuestras finanzas, en la casa no había ni mucho, ni poco, ni nada de dinero en la casa.

Empezamos leyendo la Biblia versión DHH, que actualmente esta bastante deteriorada por el uso, marcada, rayada, con anotaciones, asteriscos, símbolos, etc.

Y poco a poco, pidiéndole sabiduría a Dios para comprender su palabra, comenzamos leyendo los evangelios, las cartas, y así comenzamos a comprender día a día y poco a poco, la palabra de Dios.

En la Biblia, encontrarnos algunos libros que contienen un gran misterio y que no es de fácil interpretación, pero en ese tiempo nos bastaba con lo que íbamos conociendo y que sabíamos estaba transformando nuestras vidas en esa misma medida.

Debemos de buscar sabiduría de una forma sana
Jeremías 9:23  Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas.

Porque la sabiduría viene de Dios

No es para contender quien sabe mas.

No es para sobresalir.

Debemos buscar la sabiduría de lo alto
Santiago 3:13-18  ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. 14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; 15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. 16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. 17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. 18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

En cada situación que nos enfrentemos debemos actuar de forma pacífica.  (Aunque en nuestro interior sepamos que somos de mecha corta o como se llama polvorita o fosforito)

No podemos nosotros mismos llamarnos sabios
1 Corintios 3:18  Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio.

Como es esto de: Ser sabios siendo ignorantes?

Porque cuando nos llamamos sabios estamos cayendo en soberbia, en orgullo, en una vanagloria personal.

Porque para Dios, el que diga se sabio es insensato.

1 Corintios 3:19  Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos. 20 Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos

Dios va a dejar a los que dicen ser sabios en ridículo.

Por eso no debemos dejar en cada plática que tengamos que nos la sabemos todas.

Es mejor escuchar y hasta que nos pidan nuestra opinión, es que podemos de forma sazonada hablar.

Porque la honra y la gloria debe ser solo para Dios no para el hombre.

Porque la sabiduría el hombre es vanidad para Dios.

Voy a seguir comentando lo que pasó con nuestras vidas:
En 2005 , mi esposa por medio de su trabajo realiza un viaje a Bolivia, y aquí en la casa quedamos en cero, o mejor dicho bajo cero.

En ese entonces no había cuentas de ahorro, solo tarjetas de crédito en donde el montón de motorizados llegaban a cobrar y yo decía a una señora que nos cuidaba la casa: “dígale que no estoy”.

Y nos enfrentamos a muchas cosas entre ellas:

Embargos del Banco,
Sin gas propano, ni luz electrica.
Hipoteca de la casa atrasada tres meses

Por su parte mi esposa en Bolivia, procurando no gastar todos los viáticos para traer dinero para la casa.

Pero en mi mente siempre estaba esta frase: que debía trabajar en la obra de Dios.

Cuando vino mi esposa comenzamos a visitar iglesias, en donde escuchamos tanto buenas prédicas, como doctrinas de hombres hasta herejías en contra de la palabra de Dios.

En un mes rompimos record aceptando a Dios en tres iglesias, y en una de ellas lo aceptamos 2 veces el mismo día.  Porque no sabíamos que era aceptar a Dios, que es lo que inducen la iglesia cuando ven llegar a un visitante.

Ya mis hijos estaban creciendo y desarrollando además en su crecimiento espiritual y al venir de determinada iglesia, ya comentaban el desarrollo de la interpretación de la palabra de Dios hecha por determinado pastor/sacerdote/laico.

Y regresábamos a la casa a escudriñar lo que decía la Biblia, para saber si lo escuchado era conforme la palabra de Dios.

Hasta que mis hijos me dicen: Porqué no sos vos el pastor de nosotros?

Y así comenzó la iglesia en nuestra casa.

Estábamos iniciando una iglesia en nuestra casa, tal a como inicialmente se dio en la iglesia primitiva.

1Corintios 16:19  Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor.

Colosenses 4:15  Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas y a la iglesia que está en su casa.

Filemón 1:2 y a la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa:

Que debemos hacer para cumplir el ministerio que Dios nos ha dado?

La gran comisión es de llevar el evangelio, de predicar a toda criatura.

Así como un buen vendedor: debe conocer el producto, nosotros para predicar tenemos que conocer que es lo que vamos a enseñar.

Sobretodo tenemos que vivir lo que vamos a predicar.

El Apóstol Santiago nos dice en la Biblia:

Santiago 1:22  Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. 

Veamos un ejemplo de vender celulares
Si vamos a vender una línea de celulares por ejemplo: Alcatel/Sony/Etc, Modelo XYZ, debemos conocer las bondades de ese teléfono para poder venderlo, que tiene tanto de memoria RAM, la capacidad de mensajes, wifi, bluetooth, pixeles de la cámara, velocidad de procesador, que si tiene doble chip, capacidad de SDCard, conexión a Internet, si está libarado, etc.

Si llegamos a una casa a vender este celular y no sabemos si tiene bluetooth, creen Uds. Que alguien querrá comprarnos el celular?

Hasta pueden llegar a pensar que es un celular robado.

De igual forma debemos prepararnos para cuando llevemos la palabra de Dios.

Debemos fomentar escuchar/leer/hablar la palabra de Dios, para obtener sabiduría.

El que lee/habla/escucha muchos chistes, llega a tener sabiduría para los chistes.

Y en esto el mundo actúa de una forma increíble en la mente del hombre.

Igual pasa con otros casos como: La música.

Alguien que pasa solo oyendo música del mundo, llega a saberse casi de memoria muchas canciones, pero quizás no se sabe ni un versículo de memoria.

Actualmente y sobre todo en la música reegaton o bachata, hay canciones que tienen cantidad de letra algunas sin rima, pero una gran mayoría de jóvenes se la saben de memoria.

Pero si le preguntamos si se saben el salmo 1, no se lo saben.

Dice que Porque les cuesta memorizar, pero como se saben tantas y tantas letras de canciones del mundo?

Debemos persistir en predicar la sana doctrina de Dios.

1Timoteo 4:16  Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren. 

Debemos de escudriñar la palabra de Dios, para poder luego predicarla a otros.

Porque de esa forma vamos en camino de la salvación y de igual forma a los que nos oigan.

Que Dios te bendiga y te guarde

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde