Someternos, acercarnos y resistir


Santiago 4:7-8 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. 8  Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.



En esta  mañana vamos a aprender que significan estas palabras para nosotros los cristianos, y que efecto tienen en nuestro diario vivir.

Empecemos por conocer el significado de cada una de las palabras.

Someter: viene del griego, que significa subordinación, estar bajo autoridad, bajo obediencia, sinónimo de sumiso, o estar sujeto a la voluntad de alguien.

Por lo tanto someterse significa renunciar voluntariamente al control de nuestra vida. Esta palabra se resume en la siguiente lectura:

Filipenses 2:6-8,  “el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. 

Aquí se nos muestra que Cristo rindió sus derechos y prerrogativas a la voluntad y propósito del Padre.

Sometimiento es una de las cosas que más nos cuesta cumplir ya que, por naturaleza, los seres humanos no nos gusta someternos a nadie. Pero en la vida cristiana y en el ámbito espiritual, es la llave que abre la puerta a las bendiciones de Dios.

Someternos a los planes de Dios puede significar sacrificar muchas cosas a las que hemos estado aferrados como  bienes, reputación, comodidades, conveniencias, caprichos, o a cosas que a Dios no le agradan, como también esas cosas que deseamos y por las cuales hemos hecho planes pero que muchas veces no son los planes de Dios para nuestras vidas.

2 Cronicas 30:8  No endurezcáis, pues, ahora vuestra cerviz como vuestros padres; someteos a Jehová, y venid a su santuario, el cual él ha santificado para siempre; y servid a Jehová vuestro Dios, y el ardor de su ira se apartará de vosotros.

Estar sometido a Dios es tener Sumisión total a su voluntad es rendir a él todo nuestro corazón, nuestra mente y nuestra vida.

La única manera de demostrar que estamos sometidos a Dios es haciendo su voluntad, es obedeciéndole en todo, por eso tenemos que crecer en el conocimiento de su voluntad  para poder agradarle en todo y vivir una vida en Santidad alejada del mundo y de los deseos de la carne y del pecado.

Colosenses 1:9-10 Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, 10 para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios;

Para esto tenemos que acercarnos más a Dios, por eso la Palabra de Dios nos dice: Acercaos a Dios, vamos a ver por qué el Señor nos pide que nos acerquemos más a Él

La palabra acercaos significa cercano, próximo, intimo, estar a la mano, debemos de establecer una relación con Dios, una comunión intima con El todos los días de nuestras vidas

Salmos 73:28  Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien;  He puesto en Jehová el Señor mi esperanza,  Para contar todas tus obras.

2 Crónicas 15:1-2 Vino el Espíritu de Dios sobre Azarías hijo de Obed, 2 y salió al encuentro de Asa, y le dijo: Oídme, Asa y todo Judá y Benjamín: Jehová estará con vosotros, si vosotros estuviereis con él; y si le buscareis, será hallado de vosotros; mas si le dejareis, él también os dejará.

Tenemos que buscar al Señor ahora mientras pueda ser hallado y dejar el mal camino y fortalecer nuestra comunión con Dios y su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo cada día,  por que el enemigo el  diablo anda como león rugiente buscando a quien devorar y si no estamos firmes en la roca que es Cristo Jesús podemos caer en sus garras si le damos lugar.

1 Pedro 5:8  Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar

Mateo 26:41  Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.

Tenemos que orar y velar en todo tiempo para no caer en tentación dice la Palabra de Dios, porque la carne es débil, pero si estamos firmes vamos a resistir al enemigo el diablo, esta es la tercera palabra que el día de hoy Dios quiere que aprendamos, el  quiere que resistamos al diablo no que peliemos con él, como en muchas iglesias enseñan y pelean con el de muchas maneras, con gritos, con palos, con oraciones de liberación y otras doctrinas raras que más bien se alejan de Dios y no se someten a su voluntad ni la viven en sus vidas como cristianos.

Resistir significa aguantar, soportar, tolerar, oponerse, poner resistencia.

Efesios 4:26-27 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis lugar al diablo. 

La palabra de Dios nos dice y nos advierte que no le demos lugar al diablo, significa alejarnos de las cosas del mundo, decirle no al pecado, mantenernos firmes leyendo la palabra de Dios, orando sin cesar, poniendo en nuestras mentes y corazones a Cristo Jesús significa que somos nosotros los que le damos lugar al diablo y sus asechanzas por que nos alejamos de Dios, dejamos de orar, dejamos de congregarnos, de leer su palabra perdemos el primer amor.

Que tenemos que hacer?

Efesios 6:11-12 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Efesios 6:16  Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 

El enemigo va a venir con todo contra nosotros, de todas las maneras posibles, muchas veces como ángel de luz, otras con doctrinas encubiertas con tentaciones etc. pero la palabra de Dios dice que huirá de nosotros no nos podrá tocar, si estamos sometidos a Dios, si nos acercamos a Dios, si hacemos su voluntad si nos ponemos la armadura del cristiano, sino ya no pecamos, si no le abrimos ninguna puerta, ninguna hendija.

Huir es alejarse, escaparse eso va hacer  el enemigo cuando vea que estamos tomados de la mano de Dios.

1 Juan 5:18  Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca. 

Todos los que somos nacidos de Dios y permanecemos en Cristo y su palabra vamos a vencer las trampas del mundo, vamos a ser guardados por Jesucristo y el maligno no nos va a tocar,  no resbalaremos.

Salmos 62:6  El solamente es mi roca y mi salvación.  Es mi refugio, no resbalaré.

Solamente tomados de la mano de Dios, podremos soportar las pruebas y los embates del maligno.

Solamente tomados de la mano de Dios, refugiándonos en El, evitaremos resbalarnos al pecado.

Que Dios te bendiga y te guarde.



0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde