La paz y el gozo de Dios

Romanos 14:17-19 porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo. 18 Porque el que en esto sirve a Cristo, agrada a Dios, y es aprobado por los hombres. 19 Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación.

Esta mañana vamos  reflexionar sobre la paz y el gozo en el Espíritu Santo, a todos los que recibimos a Jesucristo.

En el versículo 18, nos dice la palabra que los que en esto servimos a Cristo, o sea que los que andemos en su justicia, en su paz y en su gozo con esto servimos a Jesucristo y principalmente que esto agrada a Dios.

Agrega la palabra que también eso agrada a los hombres, o sea a las personas que nos rodean.

El versículo 19 nos da la dirección de que sigamos esta paz, y a la mutua edificación, entre los miembros de la Iglesia.

Edificación: Edificar, construir.

Mutua edificación, nos indica que podemos edificar a otro que está comenzando a conocer a Jesucristo, o quizás nosotros recibamos edificación de otra persona si es que nosotros somos los que acabamos de conocer a Jesucristo.

Nos indica que debemos crecer en el crecimiento de nuestro Señor Jesucristo, de forma que el que no ha leído ni oído de Dios, es obligación nuestra leerles, enseñarles.

Si algo en nuestra vida no nos está dando la paz, es momento de revisar nuestro actuar, irnos a nuestro cuarto y ponernos en oración con Dios, para saber que nos falta por cambiar, que nos falta por ceder, para poder tener de su paz.
Dios nos dará gozo y para para creer y tener esperanza
Cuando lleguemos a estar en situaciones donde no creamos tener esperanzas, que nos sintamos ahogados, ya sea por situaciones de deudas, desempleo, de enfermedades, es cuando debemos depositar nuestra confianza en Dios.

El ser humano por lo general solamente busca de Dios en momentos de desesperación y se olvida de Dios, cuando estos momentos difíciles ya fueron superados.

Pero también ocurre que muchas personas se alejan de Dios, en momentos de dificultad, porque sienten que Dios no les dio la respuesta en su tiempo, o porque no deberían enfermarse, o no deberían pasar hambre o pobreza, porque han escuchado a “predicadores” que dicen que el que pasa hambre no es hijo de Rey, porque los hijos de un Rey no pasan hambre, o porque les dicen que el que se enferma es porque anda en pecado, que es por alguna falta que está cometiendo, de la cual deben arrepentirse y que Dios los castiga por esa falta con la enfermedad. 

Solo vamos a salirnos un poco del tema de hoy, para leer unos versículos sobre este tema de la enfermedad.

Job 5:17-18 He aquí, bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; Por tanto, no menosprecies la corrección del Todopoderoso. 18 Porque él es quien hace la llaga, y él la vendará;  El hiere, y sus manos curan.

Dios es omnipotente, puede dar y quitar.
Deuteronomio 32:39  Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir;  Yo hiero, y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano.  

Aún el Apóstol Pablo se enfermaba:
2Corintios 11:29  ¿Quién enferma, y yo no enfermo?

En la carta a los Filipenses se refiera a Epafrodito:
Filipenses 2:27  Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir; pero Dios tuvo misericordia de él, y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza. 

Hasta se incluye que el mismo estuvo enfermo, cuando menciona lo de tristeza sobre tristeza.

Bien, volvamos con el tema de esta mañana.

Debemos llenarnos del gozo y la paz de Dios
Romanos 15:13  Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

Estas dos frases gozo y paz, la vamos a ver que el Apóstol Pablo las empleó durante sus cartas  o epístolas.

Vamos a ver que el gozo que recibimos nosotros cuando aceptamos a Jesucristo, se debe El asumió todos nuestros pecados, nuestras culpas, y por su sangre y su muerte, nos redimió y nos libró de todos nuestros pecados, por lo cual ya no estamos sujetos a la ley ni a sus obras, sino que somos salvos por gracia, porque por su sangre y su muerte, ahora estamos viviendo bajo la gracia de nuestro Señor Jesucristo.  

Ya no estamos sujetos bajo la ley sino estamos bajo la gracia de Jesucristo.

Vamos a revisar en la Biblia el saludo que el Apóstol Pablo les enviaba a las Iglesias:

Vamos a iniciar a partir del Libro de 1ra de Corintios:
1Corintios 1:3  Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. 

2Corintios 1:2  Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. 

Gálatas 1:3  Gracia y paz sean a vosotros, de Dios el Padre y de nuestro Señor Jesucristo,

Efesios 1:2  Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

Filipenses 1:2  Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

Colosenses 1:2  a los santos y fieles hermanos en Cristo que están en Colosas: Gracia y paz sean a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

1Tesalonicenses 1:1 Pablo, Silvano y Timoteo, a la iglesia de los tesalonicenses en Dios Padre y en el Señor Jesucristo: Gracia y paz sean a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

2Tesalonicenses 1:2  Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

1Timoteo 1:2  a Timoteo, verdadero hijo en la fe: Gracia, misericordia y paz, de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor.

2Timoteo 1:2  a Timoteo, amado hijo: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y de Jesucristo nuestro Señor.

Tito 1:4  a Tito, verdadero hijo en la común fe: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo nuestro Salvador.

Filemón 1:3  Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

Que nos dice esto a nosotros?
Que de igual manera debemos de desear a todas las personas que conozcamos, la voluntad que Dios quiere:

Que todos gocemos de la gracia y la paz de Dios nuestro Padre y de nuestro Señor Jesucristo.

La vida del cristiano debe tener gozo
2 Corintios 13:11 Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.

El cristiano debe vivir en paz, para que Dios que es Dios de paz y de amor esté con nosotros.

Cuando no estamos viviendo en paz, es porque no dejamos a Dios actuar en nuestras vidas, si no tenemos paz mucho menos que podamos dar amor a otras personas.

1 Tesalonicenses 5:12-14 Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; 13 y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros. 14 También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos.

Prestemos atención a estas cuatro encomiendas:

1.- amonestar a los ociosos
2.- alentar a los desanimados
3.- sostener a los débiles
4.- ser pacientes con todos

En 2da Pedro 1:5-8, vemos la cosas que no nos van a dejar estar ociosos:

Fe
Virtud
Conocimiento
Dominio propio
Paciencia
Piedad
Afecto fraternal
Amor. 

Dice la palabra de Dios, que haciendo estas cosas no estaremos ociosos.

Otra de las cosas que debemos hacer es alentar a los desanimados, a los que están tristes, a los que aún no vean la promesa, a los débiles en la fe, a los que tiene necesidades de las cuales nosotros podemos ayudar o solventar.

A tener paciencia con todos, mucho mas con los hermanos de la iglesia, así como las personasl del mundo, que no conocen a Jesucristo.

Estas cuatro cosas nos van a dar la paz de Dios en nuestras vidas.

Esta es la paz que sobrepasa todo entendimiento
Filipenses 4:6-7 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. 

Porqué dice que sobre pasa todo entendimiento?

Porque para el hombre natural, no puede entender como un cristiano, que está pasando por problemas, que está afanado en cosas que no edifican, como puede sentirse en paz?

Por eso es la paz que nadie comprende, que sobrepasa todo entendimiento, incluso ni nosotros la podemos comprender, porque es Dios, el que nos da de Su paz.

Todos nuestros sufrimientos, necesidades, y ruegos debemos confiarlas a Dios, para que no estemos afanados, o empeñados solo en estos problemas.
La paz que Dios nos da debe transformar nuestras vidas de una forma radical.

No puede solo transformarnos por unos días nada más y luego volver a buscar como “recargar las baterías” y así seguir en un círculo sin fin.

Confiar – Pruebas – Desconfiar – Buscar a Dios



Cuando lo que debemos de hacer es Confiar siempre en Dios cuando estemos pasando por pruebas.

El cuadro anterior debería ser el siguiente:


La paz de Dios nos santifica completamente
1Tesalonicenses 5:23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Dice la palabra que la paz de Dios nos santifique “por completo”.

Dios NO santifica de forma parcial.

No puede ser que solo santifique nuestra alma y nuestro cuerpo siga en pecado.

Cuando nuestro cuerpo no es santificado en todo nuestro ser, es porque no estamos dejando a Dios actuar en nuestras vidas.

Dice la palabra que Dios va a santificar todo nuestro ser, formado por espíritu, alma y cuerpo, y que este nuestro ser será guardado irreprensible, preparado para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Yo he sido testigo, y creo que ustedes en alguna oportunidad pueden haberlo vivido, de haber escuchado a personas que dicen que Dios les ha hablado por medio de su palabra, que se sienten bien cuando alguien ora por ellas, y mas tarde, verlas nuevamente en la misma vida de pecado, que tenían antes de decir que Dios las había tocado o hablado.

Hace años estuve en un seminario con 4 hombres más, donde los vi llorar, arrepentirse, gozarse en el Señor, pero esto solo duró unos días,  a las semanas siguientes ya estaban de nuevo en su misma vida de pecado, etc.

Emoción o Decisión?
Esa paz que sintieron no era la paz de Dios, sino era la paz de la emoción.

Nosotros no somos cristianos por emoción, porque eso no dura mucho tiempo.

Debemos ser cristianos por decisión.

Debemos ser valientes y esforzarnos para decirle a cualquier persona que quiera atraernos al mundo, que ya Cristo vive en nosotros, que ya no estamos dispuestos para el pecado.

Debemos vivir en la paz de Dios
Nuestro Señor Jesucristo nos orientó a que así debemos saludar al entrar a cualquier casa.

Lucas 10:5-6 En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. 6 Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros.

Nosotros debemos ser portadores del gozo y la paz de Dios para todas las personas que conocemos, donde andemos.

Esta forma de saludo es la que se acostumbra desde que Jesús lo dijo hasta el día de hoy.

Si nosotros no andamos con la paz de Cristo no podemos decirle a otra persona que tengan una paz que nosotros mismos no tenemos.

El mundo nos engañará con una paz que no es real.

Muchas veces esta paz está asociada a tener bienes materiales, pero no siempre la abundancia de bienes materiales nos da la paz.

Nos puede llevar a la soberbia, al orgullo a la vanidad, a tener corazones endurecidos para no ver las necesidades de los demás.

Juan 14:27  La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Debemos hacer los que Jesucristo nos enseñó, que sigamos la paz verdadera que es buscarlo a El.

Que aunque pasemos por dificultades de cualquier índole miremos más allá del problema, miremos al que nos va a dar el gozo y la paz, que busquemos a Jesucristo.

Para que su paz y el gozo more abundantemente en nuestros corazones, en todo nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo.

Que la paz y la gracia de Jesucristo sea para ti y tu familia.

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde