Depender de Dios

2Corintios 12:9-10 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. 


Esta mañana vamos a reflexionar sobre el tema: nuestra dependencia de Dios

En la lectura inicial Apostol Pablo tenía un aguijón en la carne y le rogó a Dios que se lo quitara, Dios le respondió: Que el poder de Dios se perfecciona en la deblidad del hombre.

Dios quiere mantener una relación con el ser humano, en donde nosotros dependamos de El día a día, de igual forma que le pedimos en el Padre Nuestro: Dános hoy el nuestro pan de cada día.

Significado de Depender:  Estar bajo el mando o la autoridad de una persona o institución.
Necesitar una persona o una cosa para vivir

En las encuestas en las casas preguntan cuantas personas trabajan y cuantos hijos dependen de uno.

Ejemplo de depender
Depende de sus padres
Su vida depende en un hilo/máquina.

Lo contrario de dependiente es independiente.

Independiente: capacidad de elegir y actuar con libertad sin depender de nadie.

Se aplica al que trabaja por su cuenta. A una habitación separada de la casa.

Lo malo del ser humano es la tendencia a depender de uno mismo.

Dios da fuerza al débil.

Pero los predicadores de hoy no enseñan a los fieles que debemos ser débiles.

Enseñan lo contrario.

Que seas fuerte, que seas vencedor, que seas cabeza y no cola.

Que no digas: débil soy.

Pero...

Yo quiero ser débil para que more en mí el poder de Jesucristo.

Porque necesito/necesitamos depender de Dios y no de nosotros mismos.

En el antiguo Testamento, en Ezequiel, Dios tiene una promesa para los débiles.

Ezequiel 34:16 Yo buscaré la perdida, y haré volver al redil la descarriada; vendaré la perniquebrada, y fortaleceré la débil; mas a la engordada y a la fuerte destruiré; las apacentaré con justicia. 

Dios obra a través de nuestra debilidad.


1Corintios 1:25-29 Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. 26 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29 a fin de que nadie se jacte en su presencia. 

Por eso es que los engañadores cuando presentan a un pastor, profeta y apóstol, le llaman un gran hombre de Dios o una gran mujer de Dios.

Nadie es hombre grande ante Dios.

Lo necio es lo que escoge Dios para avergonzar a los sabios.

Lo débil es lo que escoge Dios para avergonzar a lo fuerte.

Lo vil y despreciado escogió Dios.

Pero dice que ninguno se jacte o se gloríe por esto.

Cuando dejamos de depender en Dios y dependemos de Nosotros, nos alejamos de Dios.

Ejemplo: Yo si no trabajo no como.

Pero dependemos del aire, del agua, del sol.

Cuando uno depende de alguien no tiene preocupaciones.

Ejemplo
Un niño de 5 años depende de sus padres.

Ejemplo de dependencia
1.- de un hijo de su padre.
2.- de la pensión del seguro

Cuando un hijo depende de su padre, sabe que tiene obligaciones y derechos.

Debe levantarse, se baña va al colegio hace mandados, etc.

Pero a las 8 am el no sabe ni pregunta pero sabe que desayuna, a las 12 siente hambre y si la comida esta un poco tarde, pregunta por la comida, igual siente hambre en la cena y solo pide su cena.

Puede haber otros niños que no tengan padres, que son huérfanos y tienen que pedir limosnas, ellos no tienen a quien pedirle comida.

Así como un niño simplemente pide de comer, el lo hace desde que tiene uso de razón o desde que puede hablar.

Cuando el niño está mas pequeño y no habla, el niño llora por su leche, por su pacha o por el pecho de su madre.

Pero un niño no estaría vivo si sus padres no le dan lo que necesita, alimento, abrigo, y sus necesidades cuando ha estado enfermo.

El no sabe como hacen sus padres, pero está seguro que va a haber alimento, abrigo y medicina.

De igual forma nosotros debemos depender de Dios.

Como se nota la dependencia?

La dependencia se inicia desde que el niño nace.

Un hijo depende al 100% de sus padres mientras no pueda valerse por si mismo.

La dependencia de nosotros para con Dios se puede medir en el tiempo que le dedicamos a Dios.

El problema es que el hombre se considera demasiado fuerte y no se considera débil.

El tiempo que dedicamos para Dios no mide cuanto es nuestra debilidad o nuestra fuerza.

Cuando alguien solo busca y ora a Dios por problemas económicos, o enfermedades lo hace porque se siente débil, porque no ha resuelto su problema o su enfermedad.

Y cuando ya no busca a Dios ni se arrodilla ni ora, es porque no tiene ningún problema es porque se siente fuerte, y “casi” cree no necesitar de Dios.

En esta situación ya no ya llanto, ya no hay sufrimiento, ya no hay promesas de cambio.

Todo eso ya se olvidó.

El domingo pasado en el cierre mencionaba que solo nos reunimos los domingos y no todos los días, porque tenemos que poner en práctica lo que aprendimos u oímos el domingo.

Para que estar tanto tiempo en la iglesia, cuando debemos llevar la palabra de Dios, de aliento, de consuelo, de ánimo, de hablarles de lo que no conocen, y lo más difícil de hablarles de lo que no viven.

Que sepan como es el amor de Dios.

Que dio a su hijo Jesucristo por nuestros pecados.

De eso depende nuestra vida

Hay una cita bíblica mal enseñada por los predicadores que les dicen a sus seguidores que hay que conquistar, vencer, triunfar, etc.

Mateo 11:12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan. 

Ayer por TV salió un "pastor" diciendo "que el hombre por el uso de la violencia debe hacer que su mujer esté sujeta a el" (?)

Pero no es a la fuerza o “a la brava” que vamos a entrar al cielo como lo predican. Ni mucho menos que sea por violencia que nuestra mujer estará sujeta a su marido.

Todo es según la misericordia de Dios.

Romanos 9:15 Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. 16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

No es por nuestra cara bonita, o como hablemos, o cuanto hagamos, sino que haciendo la voluntad de Dios, dependiendo día a día de Dios hasta la muerte, su misericordia se compadezca de nosotros.

No es por andar mas a prisa, ni porque yo quiero.

Debemos mostrar humildad para pedirle su misericordia.

Toda la Biblia depende de 2 mandamientos
Mateo 22:37-40 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas. 

Amar al prójimo como a uno mismo no es sencillo con solo decirlo.

Es desear para el lo que deseamos para nosotros.

Ejemplo:
Si me compro una camisa de 800.00 y regalo una camisa a un pobre de 20.00 no lo estoy amando como a mi mismo.

Ahhhh

Es que primero yo, segundo yo y después yo.

Pero no es así.

Vamos a leer en el Antiguo Testamento en el libro de Esdras el significado de depender de Dios.

Vamos a leer quien era Esdras

Esdras era un sacerdote y escriba erudito o sabio en la ley de Dios.

El rey dio una orden de que los judíos que estaban en Babilonia podían juntarse y volver a Jerusalén

En el Cap 7, verso 15 al 17 se menciona que podían llevar la cantidad de oro que necesitaran para adorar a Dios en Jerusalén

Les dice en el verso 18 lo que a el y sus hermanos que hagan lo que les parezca con el oro y plata que llevan.

De forma que el regreso a Jerusalén se volvió peligroso ante tantas tribus que podían asaltarlos durante el regreso.

Esdras 8:21-23 Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos delante de nuestro Dios, para solicitar de él camino derecho para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes. 22 Porque tuve vergüenza de pedir al rey tropa y gente de a caballo que nos defendiesen del enemigo en el camino; porque habíamos hablado al rey, diciendo: La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan; mas su poder y su furor contra todos los que le abandonan. 23 Ayunamos, pues, y pedimos a nuestro Dios sobre esto, y él nos fue propicio. 

Esdra no le pide ayuda al rey para que los proteja con tropa y gente a caballo.

Porque ya le había dicho al rey que la mano de Dios es para bien y  está sobre los que le buscan, pero su poder y su furor contra los que lo abandonan.

Y al pedirle ayuda y protección, estaba negando lo que Dios ha prometido a los que le buscan: porque si pedía protección, el rey iba a saber que no era cierto que Dios protege a los que le buscan.

Diría el rey, como es que su Dios les dice que los protege y que nadie les hace daño y viene aquí Esdras pidiendo protección de las tropas del rey y con gente a caballos.

Esdras confió plenamente en Dios.

Esdras aprendió a depender y confiar plenamente en Dios.

Verso 23, dice que ayunaron, y le pidieron a Dios.

Y Dios fue suficiente y más que suficiente para guardarlos de todo peligro.

Esdras 8:31  Y partimos del río Ahava el doce del mes primero, para ir a Jerusalén; y la mano de nuestro Dios estaba sobre nosotros, y nos libró de mano del enemigo y del acechador en el camino.

Dios respaldó la confianza y la dependencia que los judíos que iban a Jerusalén, habían puesto en El.

Porque los libró de mano del enemigo y de cualquier acecho en el camino.

La Biblia no detalla las circunstancias, pero no sufrieron asalto en el camino.

El oro llegó hasta el templo de Jerusalén.

Debemos actuar de la misma forma.

Debemos de depositar nuestra confianza en Dios.

Aunque veamos que llegan a cortar la luz.

Aunque llegue a quedar vacía la refrigeradora.

Debemos aprender a confiar y esperar en El.

Ejemplo de Sadrac, Mesac y Abed-nego

Eran unos jóvenes con junto con Daniel fueron acusados ante el rey que no adoraban una estatua cuando tocaban un instrumento musical.

El rey había dictado una ley que el que no lo hiciera iba a ser arrojado al fuego ardiendo y les pregunta a ellos que dios podrá librarlo de sus manos.

Daniel 3:16-18 Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. 17 He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. 18 Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado. 

Ellos tenían depositada la confianza en Dios, que podía librarlos del horno de fuego y de las manos del rey.

Pero tenían también la convicción de ellos, que si Dios no los libra del fuego, preferían morir antes que adorar la estatua que habían puesto en una plaza.

Un poco más adelante se narra en la Biblia que calentaron el horno siete veces más de lo acostumbrado.

Por ejemplo si normalmente estaba a 100 grados esta vez lo calentaron hasta 700 grados.

Después que los amarraron era tan grandes y calientes las lenguas de fuego que los que metieron a los tres muchachos al horno, fueron consumidos por las llamas.

De esto no se habla más adelante en la Biblia, pero se narra que los tres estuvieron en el horno y se paseaban con otro hombre que parecía ser hijo de los dioses, que se refiere al ángel de Jehová, a Jesucristo.

Se narra también que la llama no les quemo ni un solo cabello ni las ropas se les quemaron ni tenían olor a fuego o ahumadas.

Y si no..

Nosotros debemos aprender a depender de Dios como estos jóvenes, confiando en Dios sin doblegarse ni ante la muerte.

Dios honra a los que le honran
1Samuel 2:30 Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.

Cuando dejamos de ser dependientes de Dios, dejamos de honrarlo, llegamos incluso hasta despreciarlo.

Ya nos da sueño leer la Biblia no como antes.

Algunos actúan igual que la gente del mundo.

Alguien puede decir:

Semejante cristiano como insulta y le grita a su mujer, y el domingo la anda de la mano.

Porque nos hacemos o nos sentimos fuertes, como que no necesitamos de Dios.

Debemos aprender a confiar en Dios, aunque ya creamos que no aguantamos

Salmos 40:1-4 Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. 2 Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. 3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, Y confiarán en Jehová. 4 Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, Y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira. 

Aunque nos caigamos en lo más hondo del pozo de la desesperación, aunque nos estemos hundiendo en el lodo, o estemos hasta el cuello en el lodo, debemos de confiar en Dios, debemos depender de El que nunca nos dejará.

Así como le preguntan a un niño en la encuesta si depende de sus padres y dice que Si.

De igual forma nosotros tenemos que depender a diario de Dios.

Que no dependamos de lo material.

Porque el apego de lo material da confianza, pero no da la paz, no da la salvación.

El amor al dinero es la raíz de todos los males.

Debemos aprender a confiar y depender de Dios.

Que Dios te diga bendiciendo.


0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde