Vivir para Dios



Gálatas 2:18-19 Porque si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, transgresor me hago. 19 Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios. 


Dice la palabra de Dios esta mañana: Por la ley soy muerto para la ley…. Para vivir para Dios.

Que será vivir para Dios?

Normalmente decimos gracias a Dios que estoy vivo.

Pero qué es vivir para Dios?

Para comprender un poco más sobre esto vamos a leer en la Biblia sobre el rey Salomón.

El rey Salomón, fue quien le pidió a Dios sabiduría y ciencia para gobernar, recibió de Dios además de sabiduría, y ciencia, riquezas y bienes.

2Crónicas 1:8-12Y Salomón dijo a Dios: Tú has tenido con David mi padre gran misericordia, y a mí me has puesto por rey en lugar suyo. 9 Confírmese pues, ahora, oh Jehová Dios, tu palabra dada a David mi padre; porque tú me has puesto por rey sobre un pueblo numeroso como el polvo de la tierra. 10 Dame ahora sabiduría y ciencia, para presentarme delante de este pueblo; porque ¿quién podrá gobernar a este tu pueblo tan grande? 11 Y dijo Dios a Salomón: Por cuanto hubo esto en tu corazón, y no pediste riquezas, bienes o gloria, ni la vida de los que te quieren mal, ni pediste muchos días, sino que has pedido para ti sabiduría y ciencia para gobernar a mi pueblo, sobre el cual te he puesto por rey, 12 sabiduría y ciencia te son dadas; y también te daré riquezas, bienes y gloria, como nunca tuvieron los reyes que han sido antes de ti, ni tendrán los que vengan después de ti.

Y Dios cumplió su palabra.

De manera que el rey Salomón tuvo muchos bienes y fama.



2Crónicas 9:17-25 Hizo además el rey un gran trono de marfil, y lo cubrió de oro puro. 18 El trono tenía seis gradas, y un estrado de oro fijado al trono, y brazos a uno y otro lado del asiento, y dos leones que estaban junto a los brazos. 19 Había también allí doce leones sobre las seis gradas, a uno y otro lado. Jamás fue hecho trono semejante en reino alguno. 20 Toda la vajilla del rey Salomón era de oro, y toda la vajilla de la casa del bosque del Líbano, de oro puro. En los días de Salomón la plata no era apreciada. 21 Porque la flota del rey iba a Tarsis con los siervos de Hiram, y cada tres años solían venir las naves de Tarsis, y traían oro, plata, marfil, monos y pavos reales. 22 Y excedió el rey Salomón a todos los reyes de la tierra en riqueza y en sabiduría. 23 Y todos los reyes de la tierra procuraban ver el rostro de Salomón, para oír la sabiduría que Dios le había dado. 24 Cada uno de éstos traía su presente, alhajas de plata, alhajas de oro, vestidos, armas, perfumes, caballos y mulos, todos los años. 25 Tuvo también Salomón cuatro mil caballerizas para sus caballos y carros, y doce mil jinetes, los cuales puso en las ciudades de los carros, y con el rey en Jerusalén. 26 Y tuvo dominio sobre todos los reyes desde el Eufrates hasta la tierra de los filisteos, y hasta la frontera de Egipto. 

El rey Salomón fue reconocido por todos los reyes de su época, como el rey más sabio de la tierra.

En la Biblia se registra un caso conocido de dos mujeres rameras que ambas habían tenido un hijo, pero a una de ellas se le muere el hijo y se lo cambia por el hijo de la otra.

Y llegan ante el rey Salomón para que hiciera justicia, acusándose ambas de que el hijo muerto era de la otra y el vivo de ella, y eso mismo decía la otra mama.

Esto fue lo que hizo el rey Salomón:

1Reyes 3:24-28 Y dijo el rey: Traedme una espada. Y trajeron al rey una espada. 25 En seguida el rey dijo: Partid por medio al niño vivo, y dad la mitad a la una, y la otra mitad a la otra. 26 Entonces la mujer de quien era el hijo vivo, habló al rey (porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo), y dijo: ¡Ah, señor mío! dad a ésta el niño vivo, y no lo matéis. Mas la otra dijo: Ni a mí ni a ti; partidlo. 27 Entonces el rey respondió y dijo: Dad a aquélla el hijo vivo, y no lo matéis; ella es su madre. 28 Y todo Israel oyó aquel juicio que había dado el rey; y temieron al rey, porque vieron que había en él sabiduría de Dios para juzgar.

Solo la verdadera madre iba a sufrir por la muerte del hijo.

La verdadera madre dijo: que le den al niño a la otra mujer, para que no lo mataran.

Mientras que la que era la verdadera madre, decía: Si, que lo maten, así no le queda a ninguna.

Hay un Refrán popular que dice: Para sabio, Salomón.

Salomón fue quien construyó el Templo
1Reyes 6:1 En el año cuatrocientos ochenta después que los hijos de Israel salieron de Egipto, el cuarto año del principio del reino de Salomón sobre Israel, en el mes de Zif, que es el mes segundo, comenzó él a edificar la casa de Jehová.

Dios le encomendó esta obra.

El rey Salomón no vivió para Dios

Fue un rey sabio, recibió bendiciones de Dios, construyó el templo de Dios y muchas otras cosas.

Pero qué fue lo malo que hizo el rey Salomón?

No hizo la voluntad de Dios.

Se alejó de Dios y buscó dioses ajenos.

1Reyes 11:1-6 Pero el rey Salomón amó, además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras; a las de Moab, a las de Amón, a las de Edom, a las de Sidón, y a las heteas; 2 gentes de las cuales Jehová había dicho a los hijos de Israel: No os llegaréis a ellas, ni ellas se llegarán a vosotros; porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses. A éstas, pues, se juntó Salomón con amor. 3 Y tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas; y sus mujeres desviaron su corazón. 4 Y cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de su padre David. 5 Porque Salomón siguió a Astoret, diosa de los sidonios, y a Milcom, ídolo abominable de los amonitas. 6 E hizo Salomón lo malo ante los ojos de Jehová, y no siguió cumplidamente a Jehová como David su padre.

Ya Dios había advertido al pueblo de Israel:

No tendrás muchos caballos ni muchas mujeres
Deuteronomio 17:16-17 Pero él no aumentará para sí caballos, ni hará volver al pueblo a Egipto con el fin de aumentar caballos; porque Jehová os ha dicho: No volváis nunca por este camino. 17 Ni tomará para sí muchas mujeres, para que su corazón no se desvíe; ni plata ni oro amontonará para sí en abundancia. 

El rey salomón desobedeció esto, porque tuvo más de cuatro mil caballerizas, no sabemos cuántos caballos cabían cada una de ellas.

En cuanto a mujeres leímos que tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas y quien sabe cuántas más, que hicieron que se desviara su corazón hacia otros dioses.

Astoret: era la diosa de la fertilidad
Milcom: era dios de los amonitas, al que se le hacían sacrificios humanos, sobre todo niños.

El rey Salomón hizo muchas otras cosas más
1Reyes 11:7-13 Entonces edificó Salomón un lugar alto a Quemos, ídolo abominable de Moab, en el monte que está enfrente de Jerusalén, y a Moloc, ídolo abominable de los hijos de Amón. 8 Así hizo para todas sus mujeres extranjeras, las cuales quemaban incienso y ofrecían sacrificios a sus dioses. 9 Y se enojó Jehová contra Salomón, por cuanto su corazón se había apartado de Jehová Dios de Israel, que se le había aparecido dos veces, 10 y le había mandado acerca de esto, que no siguiese a dioses ajenos; mas él no guardó lo que le mandó Jehová. 11 Y dijo Jehová a Salomón: Por cuanto ha habido esto en ti, y no has guardado mi pacto y mis estatutos que yo te mandé, romperé de ti el reino, y lo entregaré a tu siervo. 12 Sin embargo, no lo haré en tus días, por amor a David tu padre; lo romperé de la mano de tu hijo.

Adoró a otros dioses, e incluso le hizo altares a los dioses de todas sus mujeres extranjeras.

Como podemos preguntarnos?

El que hizo el templo de Dios, hizo templos para otros dioses abominables?

Dios en su misericordia no le quitó el reino a Salomón, por amor a a su padre el rey David.

Dice una Alabanza:
David David Danzaba, en la presencia del Señor y el pueblo se regocijaba. Porque David andaba conforme el corazón de Jehová.

Hechos 13:22  Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero.

Pero el rey Salomón no fue del agrado de Dios porque no fue obediente.

El rey Salomón no vivió para Dios
El rey Salomón vivió para sus deleites, sus gustos, como los caballos y mujeres, y estos hicieron que su corazón se alejara de Dios.

Una cosa que sorprende que a Salomón no se menciona en los hombres de fe en Hebreos 11, ni se registra en la Biblia el arrepentimiento como lo hizo el rey David.

Lectura Inicial
Gálatas 2:18-19 Porque si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, transgresor me hago. 19 Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios. 

El rey Salomón había destruido la adoración a dioses ajenos, pero su corazón se desvió de Dios, por su desobediencia.

La lectura inicial se trata sobre la obras de la ley, en donde ya como la ley no nos puede justificar, ya no estamos obligados a cumplirlas.

Pero si volvemos a la ley, es decir si volvemos a los rudimentos de la ley estamos en contra de la gracia.

Por eso no podemos ser cristianos judaizantes.

Pero la apostasía que ya fue anunciada en la Biblia, va a hacer que se vuelva incluso hasta los sacrificios, sacerdocio judío, danza judía, muchas de las cuales ya se ven en algunas iglesias, por TV, etc.

Vivir para Dios, es no vivir para el mundo

Romanos 8:7-8 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

Vivir para Dios, es no vivir según la carne.

Vivir para Dios, no significa que debemos ser todos sacerdotes, pastores, monjas, monjes, no casarse, etc.

No.

No es eso.

Los que viven para la carne no agradan a Dios.

No pueden ser como el rey David que andaba o vivía conforme el corazón de Dios.

Vivir para Dios es vivir en santidad.

Lectura inicial continuación
Gálatas 2:20-21 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. 21 No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo. 

Morir al mundo es vivir para Dios.
Es vencer todas las tentaciones, a los deseos de la carne, y perseverar hasta el fin.

Si desechamos la gracia, hacemos que tenga validez la muerte de Cristo.

Porque por la ley nadie puede ser justificado ante Dios.

Debemos vivir para agradar a Dios.
1Tesalonicenses 4:1 Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más.

Que Dios te bendiga y te guarde

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde