Vé y Fuérzalos a entrar


Lucas 14:16-23 Entonces Jesús le dijo: Un hombre hizo una gran cena, y convidó a muchos. 17 Y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los convidados: Venid, que ya todo está preparado. 18 Y todos a una comenzaron a excusarse. El primero dijo: He comprado una hacienda, y necesito ir a verla; te ruego que me excuses. 19 Otro dijo: He comprado cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlos; te ruego que me excuses. 20 Y otro dijo: Acabo de casarme, y por tanto no puedo ir. 21 Vuelto el siervo, hizo saber estas cosas a su señor. Entonces enojado el padre de familia, dijo a su siervo: Vé pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos. 22 Y dijo el siervo: Señor, se ha hecho como mandaste, y aún hay lugar. 23 Dijo el señor al siervo: Vé por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa.

Mucha gente cree que el evangelio se debe llevar a cabo solo por algunas personas en la iglesia, tal vez el pastor y unos cuantos más, como los que estudian la palabra de Dios.

Pero eso no es lo que el Nuevo Testamento enseña.

La Gran Comisión de Mateo 28:19-20 ha sido dada a cada miembro de la iglesia local

En el versículo 23 de la lectura inicial, nuestro Señor Jesuscristo nos  anima a "...Ir por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa"

En la Biblia, no dice que Jesucristo les dijera a sus discípulos, “vayan a una iglesia (o a un edificio que parezca iglesia) y oren para que Dios traiga a los pecadores”

Por el contrario, Él dijo: “Id por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa”.

Si tomamos este texto literalmente, tendríamos que forzar a la gente físicamente para que entren en el reino de Dios?

Tendríamos que estar en la puerta, o en el bus, carro, taxi en que vengamos y agarrar a alguien a la fuerza para que entra a la iglesia?

No, no es así.

Vamos a ver el significado de esta lectura.



Fuérzalos: del griego anankázo: esforzar, hacer.

El nos está diciendo que hagamos algo, que nos esforcemos por explicarle a otros el evangelio de Jesucristo, para que alcancen la salvación.

Somos embajadores de Cristo
2 Corintios 5:20  Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. 

Esto es lo que debemos de hacer, como si Dios rogase por medio de nosotros, esforzarnos en explicarle a la gente de como poder alcanzar la salvación.

Forzarlos a entrar, es esforzarnos a que conozcan el evangelio de Jesucristo para que participen de la salvación eterna.

Como cumplir la misión de “forzarlos a entrar”?
Debe ser la de predicar el evangelio de Jesucristo, en los mercados, en las calles, en los hogares, en cualquier sitio público, persuadiendo, ganando almas, amonestando a los pecadores a creer en el evangelio; exactamente igual como lo hizo Jesús.

Si alguno de nuestros familiares, no tiene ganas de escuchar la palabra de Dios, ahí mismo debemos de cumplir con lo de “fuérzalos a entrar”, persuadirlo, exhortando, explicando de la importancia de congregarnos para aprender más de la palabra de Dios.

1.- No basta solamente con orar.
Y sabemos que la Biblia nos dice que oremos sin cesar.

1Tesalonicenses 5:17  Orad sin cesar

Si nosotros nos quedamos orando por las personas para que sean salvas, estas se perderán si todo lo que hacemos es orar.

Debemos orar en todo momento y en cualquier situación que nos encontremos.

Y está bien.

La oración con al ayuno dice en la Biblia que es eficaz.

El ayuno es una práctica utilizada desde el antiguo testamento, y al practicaban los discípulos de Jesucristo

Lucas 5:33-35 Entonces ellos le dijeron: ¿Por qué los discípulos de Juan ayunan muchas veces y hacen oraciones, y asimismo los de los fariseos, pero los tuyos comen y beben? 34 El les dijo: ¿Podéis acaso hacer que los que están de bodas ayunen, entre tanto que el esposo está con ellos? 35 Mas vendrán días cuando el esposo les será quitado; entonces, en aquellos días ayunarán.

2.- No basta con estudiar y enseñar la Biblia
La Biblia nos manda a que estudiemos y que tengamos conocimiento de su palabra, que es conocimiento que nos lleva a la vida eterna.

Hace dos domingos, reflexionamos sobre la fe virtud, conocimiento, dominio propio, paciencia, piedad, afecto fraternal y el amor.  Y que si estas cosas abundan en nosotros, no tendremos tiempo para estar “ociosos” sin nada que hacer, en Nicaragua decimos: “estar de balde”

Ejemplo: Estuve esperando a que llegara el médico de balde, porque no llegó a dar consulta.

Esto quiere decir que estuvo sin hacer nada, “de balde”, lo que pudo haber aprovechado en otro lado, para no estar “de balde”

2 Pedro 1:8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 

Veamos lo que dice la Biblia de escudriñar las escrituras

Juan 5:39  Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;

Debemos estudiar y enseñar las Escrituras.

Y eso está bien.

3.- No basta con cantar hasta reventar, o con alabar hasta caer exhaustos
Y sabemos que Dios habita en medio de la alabanza de su pueblo.

Esto lo vimos el domingo pasado.

En el salmo 150, leímos que todo lo que respire alabe a Jehová.

Debemos cantar himnos y alabanzas a Dios.

Incluso podemos poner alabanzas en el radio todo el día o en el DVD, y ahora hasta en los celulares.

Y está bien.

Debemos de obedecer el mandato de Cristo.
Si dejamos de "Ir y haced discípulos", o si dejamos de "Ir y forzarlos a entrar", hemos dejado de obedecer el ultimo mandamiento que Cristo nos dio.

Debemos de ir y traer a los perdidos
Tenemos que ir y traer a los perdidos o le habremos fallado a nuestro Señor, no habremos tomado Su mandamiento en serio, y no habremos obedecido Su voz, no habremos llegado a la altura del cargo que Él nos dio.

Nos dio el cargo de embajadores de Cristo.

Para llevar el evangelio a otros.

Existen otras opciones de llevar el evangelio:
Darles literatura, un folleto, un mensaje bíblico,  ahora en los tiempos modernos un SMS, un email.

Pero eso no basta.

Jesús dijo: “Ve.. y fuérzalos a entrar”

Lo que nos quiere decir que debemos de “llevarlos”, invitarlos, persuadirlos a que se congreguen en alguna iglesia.

Porque al congregarnos nos exhortamos unos a otros, nos consolamos, conformamos una verdadera familia.

Como ocurre todos los domingos que nos congregamos.

Porque está en la Biblia.

Hebreos 10:24-25 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos…

A los hombres o mujeres que no conocen de Dios,  (pobres,  mancos, cojos y ciegos que no tiene textualmente ese problema, sino que se refiere en sentido espiritual), son los que Jesucristo quiere que “vayamos y los forcemos a entrar”, para congregarnos, para estimularnos en amor y en buenas obras, para consolarnos unos a otros.

Veamos de lo que hemos hablado el día de hoy:

1.- Alabar a Dios

2.- Estudiar y enseñar las escrituras
3.- Orar
4.- Ayunar


Y el mensaje principal de hoy:  “Ve y fuérzalos a entrar”

Todas estas cosas debemos de hacerlas, sin dejar de hacer ninguna.

De que vale solo hacer una y no las otras?

Imaginemos como que Jesucristo nos pregunte cuando lleguemos a comparecer ante El?

Que hiciste de lo que dije?

Y nosotros solo podamos decir: este es que….

Solo excusas.

1.- Para poder llevar el evangelio debemos de arrepentirnos de nuestos pecados
Isaías 1:18  Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

Esto es lo que vamos a decirles a los que “forcemos” a entrar a la casa de Dios.
Que aunque alguien se considere el mayor pecador del mundo, Dios tiene la mano abierta esperando que el pecador se arrepienta.

2.- Debemos de pedirle a Dios que nos use a nosotros como embajadores de su palabra

Eso hizo el profeta Isaías.

Isaías 6:8  Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.

Lo que prometamos debemos cumplirlo
Eclesiastés 5:4-5 Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. 5  Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas. 


Debemos de pedirle a Dios, que nos envíe, hacia el mundo a rescatar a lo que se había perdido, tal como hizo nuestro Señor Jesucristo, a buscar a los enfermos a los que necesitan de ayuda, a llevarles el evangelio, a esforzarnos a cumplir con el mandato: "Ve.. y fuérzalos a entrar para que se llena mi casa".

Que Dios te bendiga y te guarde

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde