Las parábolas


Isaías 6:9-10 Y El dijo: Ve, y di a este pueblo: Escuchad bien, pero no entendáis; mirad bien, pero no comprendáis. 10 Haz insensible el corazón de este pueblo, endurece sus oídos, y nubla sus ojos, no sea que vea con sus ojos, y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se arrepienta y sea curado.  

En esta lectura es cuando Dios hace el llamado a Isaías y el le dice envíame a mi.

Pero vemos que Dios lo manda y le dice que ve hables pueblo peto ellos no van a entender aunque escuchen y vean bien.

Más bien el efecto de su palabra va a endurecer sus oídos y nublar sus ojos, para que no entiendan ni se arrepientan ni sean salvos.

Pareciera extraño esto, hablarles para que no entiendan.

Cuando Jesucristo vino a la tierra se cumplió está misma profecía

Marcos 4:33-34 Con muchas parábolas como éstas les hablaba la palabra, según podían oírla; 34 y sin parábolas no les hablaba, sino que lo explicaba todo en privado a sus propios discípulos.  

Parábola: Significa comparar, narrar en sentido figurado.

En la parábola o comparación se usaba un relato natural para dar una lección espiritual.

Toda parábola conlleva una enseñanza
Vamos a tomar como premisa que toda parábola lleva una enseñanza, lleva una lección espiritual.



Marcos 4:30 También decía: ¿A qué compararemos el reino de Dios, o con qué parábola lo describiremos? 

Marcos 4:31  Es como el grano de mostaza, que cuando se siembra en tierra, es la más pequeña de todas las semillas que hay en la tierra; 32  pero después de sembrado, crece, y se hace la mayor de todas las hortalizas, y echa grandes ramas, de tal manera que las aves del cielo pueden morar bajo su sombra. 


Esta parábola o comparación que enseñanza nos deja?

No significa que compremos semilla de mostaza y sembremos todo el patio para alcanzar el reino e los cielos.

No.

Lo que nos quiere decir que las cosas insignificantes como el grano de mostaza que puede llegar a convertirse en un gran árbol.

Así para muchos que desprecian la palabra de Dios o no la reciben,  no saben de lo valioso que se están perdiendo.

No significa sembrar de mostaza todo el patio.

Igual como la parábola de un hombre que encontró en terreno un tesoro y luego vendió todo lo que tenía para comprar ese terreno.

No podemos pensar literalmente en andar buscando un tesoro, para luego vender todo lo que tengamos.

Parábola del Buen Samaritano

Lucas 10:30-35 Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. 31 Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. 32 Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. 33 Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; 34 y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. 35 Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese. 


En esta parábola del Buen samaritano, no hay que exagerar en pensar que significa cada palabra, que Salir de Jerusalén es malo porque te asaltan, que significa el Sacerdorte, que significa el Levita, que significa el Samaritano, que significa el mesón, que debemos andar cargando aceite y vino. etc, etc.

No.

Todas esas exageraciones no son bíblicas o no es el objetivo o la enseñanza espiritual de la parábola

La enseñanza de la parábola del Buen samaritano se refiere a tener misericordia.

Verso 36-37, cuál de estos tres demostró ser el prójimo?  El que tuvo misericordia de él, Ve y haz tú lo mismo

Este es el verdadero significado o sentido espiritual de la parábola.

No debemos exagerar al interpretar una parábola.

Una parábola es una ilustración basada en eventos normales de la vida diaria.

Ejemplo de La parábola de la viuda con el juez
Lucas 18:1-8 También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar, 2 diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. 3 Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. 4 Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, 5 sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. 6 Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. 7 ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? 8 Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

No indica que vamos a hacer lo mismo viendo tengamos que ir a donde el juez, que lleguemos a diario o 2 o 3 veces al dia o estar llamando a cada rato por nuestro caso, etc.

Ese no es el objetivo o la enseñanza espiritual de la parábola, sino que lo que enseña es que Dios es justo.

Lo que nos dice es que si un juez injusto hace justicia por la insistencia o molestia de la viuda, que mucho mas Dios que Si es Justo, hará justicia a sus escogidos que le claman de dia y de noche.

Pero como Dios conoce el corazón de los hombres, nos pregunta al final de esta parábola:

Cuando llegue el hijo del hombre, hallará fe en la tierra?

Propósitos de las parábolas
1.- Revelar la verdad del evangelio a los discípulos
2.- Revelar la palabra del evangelio a nosotros.

La parábola produce dos efectos:
1.- los que la escuchan,  la reciben y la ponen por práctica son los obedientes,  los sencillos y humildes de corazón
2.- los que la escuchan,  no la reciben y no la ponen por práctica son los desobedientes,  los orgullosos los que tienen su corazón endurecido.

Esto lo vemos bien explicado por nuestro Señor Jesucristo en la parábola del sembrador
Mateo 13:22-23 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa. 23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno. 

En esta lectura vemos que tanto al que representa la semilla que cayó entre espinos y se seca, es el que se aparta de la palabra de Dios porque lo atrapa el afán del mundo y sus riquezas, como la semilla que cayó en buena tierra ambos oyeron la palabra de Dios, pero uno entendió la palabra y dio fruto, fue obediente a la palabra y el otro su corazón fue endurecido y fue desobediente a la palabra de Dios.

En otras palabras, el efecto de la parábola ablanda o endurece.

Ejemplo: Yo ya estoy salvo
Jesucristo también dijo una comparación sobre algunas personas que confiaban que ellos eran justos o en nuestros tiempos se consideran ya salvas, despreciando a los demás.

Lucas 18:9 Refirió también esta parábola a unos que confiaban en sí mismos como justos, y despreciaban a los demás:  

En esta parábola se refiere al fariseo y publicano.

El fariseo se consideraba justo y menospreciaba al publicano.

Del publicano no vemos que se mencione que diezmaba, ni ayunaba sino que reconocía lo malo en el : Su pecado

El fariseo en cambio se jactaba de cumplir la ley pero no tenía misericordia de los demás.

Mientras más hablaba el fariseo, sus palabra más lo hundían,

Parece contradictorio pero así es,  personas que escuchan la palabra de Dios pero no la obedecen,  pero posiblemente una canción las haga llorar,  pero como su corazón está endurecido siguen desobedientes a la palabra de Dios.

La palabra de Dios hace ablandar o hace endurecer el corazón de los hombres

Es más fácil creer a doctrinas engañadoras que a la palabra de Dios
2Tesalonicenses 2:9-12 inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, 10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia. 

Este anticristo en el verso 9 viene con gran poder, señales y prodigios mentirosos, porque Satanás también tiene poder sobrenatural y hace señales y prodigios.

Por eso debemos distinguir entre una señal y prodigio de Dios de una señal y prodigio de Satanás.

En los tiempos de Moisés cuando convirtió su vara en culebra, los hechiceros de faraón hicieron lo mismo con sus varas.

Éxodo 7:11-13 Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos; 12 pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos. 13 Y el corazón de Faraón se endureció, y no los escuchó, como Jehová lo había dicho. 

Volvamos a Tesalonicenses

Verso 10
Los que se van a perder son los que van a ser engañados por estas señales y prodigios.

Solamente recibiendo el amor de Dios podemos alcanzar la salvación.

Vero 11
Este poder engañoso va a atrapar a muchos, para que crean a la mentira

Verso 12
Serán condenados todos los que no crean a la verdad, sino que se complacen con la injusticia.

Por eso aunque miremos una señal o un gran prodigio debemos tener discernimiento que las obras o las cosas que vemos sean de Dios.

Características de alguien puede ser engañado:
1.- Niegue lo que diga la Biblia
2.- Acepte lo que dice cualquier profeta o apóstol.
3.- Crea en las señales y milagros que hacen, aun en nombre de Jesucristo

Cuando uno rechaza la palabra de Dios, Dios, le envía un poder engañoso para que crean la mentira, aunque sea una señal o milagro.

El Viernes y Sábado, se miraban pancartas en la ciudad, sobre la venida de un profeta extranjero para impartir sanidad y milagros.

Porque lo anuncian con gran pompa?

En las pancartas no dice nada de que Jesucristo es el que sana.

Dice jornada de sanación y milagros profeta tal.

Porque no van estos profetas a los hospitales a realizar las grandes jornadas de sanidad y milagros.?

En los hospitales tanto hay enfermos creyentes como enfermos no creyentes.

Lo que no hay en los hospitales son los grandes parlantes.

Lo que no hay en los hospitales son las cámaras de Televisión.

Lo que no hay en los hospitales es la misma cantidad de ofrenda a levantar.....

Parábola del padre y sus dos hijos
Mateo 21:28-32 Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, vé hoy a trabajar en mi viña. 29 Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue. 30 Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue. 31 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios. 32 Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle. 

Los fariseos vieron los milagros, oyeron las enseñanzas de Jesucristo pero no se convirtieron, no se arrepintieron

El peligro es cuando creemos que un milagro viene de Dios y no sea  así.

La enseñanza de Jesucristo por medio de parábolas, logra el doble propósito:

Los que se convierten y arrepienten de corazón.

Y los que se niegan a obedecer su palabra, los que su corazón se endurece.

Jesucristo no hizo muchos milagros en Nazareth por la incredulidad de ellos.
Marcos 6:4-6 Mas Jesús les decía: No hay profeta sin honra sino en su propia tierra, y entre sus parientes, y en su casa. 5 Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos. 6 Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando. 

Los milagros no salvan.
Algunas personas que conocemos que han recibido milagros, tristemente lo vemos entregados al mundo al engaño, como también podemos ver a personas que han recibido milagros pero fueron obedientes a la palabra de Dios.

Alguien puede recibir un milagro, pero si no se arrepiente, acepta a Jesucristo como su Salvador, no podrá salvarse.

Solo en Jesucristo está la salvación
Hechos 4:12  Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Debemos oir la palabra de Dios pero con humildad, no con orgullo, no rechazando lo que dice la palabra.

No seamos como los fariseos que oyeron la verdad y cerraron sus ojos y oídos a la verdad.

Isaías 29:13  Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado;

No debemos ser como este pueblo que solo de labios adora y honra a Dios.

Sino que debemos de hacerlo de corazón.

Hay una reflexión que se obtiene en Internet,  acerca de Jesucristo:

Dice Jesucristo:
Me llamas Señor y no me obedeces,
Me llamas Luz, y no me ves,
Me llamas el camino y no me sigues,
Me llamas Dios y no existo para ti
Y si todo te sale mal …. me echas la culpa

Debemos buscar a Dios, mientras esté cerca, mientras pueda ser hallado.

Mientras tengamos vida, porque ya muertos ya nada podemos hacer.

Que Dios te bendiga y te guarde

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde