No sirve pero no estorba


Marcos 9:50  Buena es la sal; mas si la sal se hace insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros mismos; y tened paz los unos con los otros.

Esta mañana vamos a reflexionar sobre el valor de la sal, que en esta lectura nos dice que si la sal se hace insípida o sin sabor, no sirve para sazonar.

Nos dice esta palabra que debemos tener sal nosotros mismos, pero no se refiere literalmente que tengamos sal, se refiere a que debemos ser o tener en sentido espiritual, de forma similar al valor que tiene la sal para sazonar una comida.

Pan sin sal
En Nicaragua, se acostumbra decir esta expresión a una persona que es sin gracia, muy simple, de semblante triste o poco conversador.

Se dice esto, asociando a esta persona, al sabor de un pan que no lleve sal.

Es similar a comer arroz sin sal.  Que solo el hambre puede hacernos que lo comamos.

El valor de la sal
En al Antiguo Testamento, vamos a leer el valor que tenía la sal para la preparación de los alimentos.

Levíticos 2:11-13 Ninguna ofrenda que ofreciereis a Jehová será con levadura; porque de ninguna cosa leuda, ni de ninguna miel, se ha de quemar ofrenda para Jehová. 12 Como ofrenda de primicias las ofreceréis a Jehová; mas no subirán sobre el altar en olor grato. 13 Y sazonarás con sal toda ofrenda que presentes, y no harás que falte jamás de tu ofrenda la sal del pacto de tu Dios; en toda ofrenda tuya ofrecerás sal. 

Las propiedades de la levadura y la sal, son antagónicas.

La levadura hacer “leudar” o “fermentar” la harina, en cambio al propiedad de la sal, permite conservar los alimentos.

Y la propiedad de la sal, lo saben mas las mujeres que nosotros los hombres, permite conservar los alimentos entre los que conozco yo, como el pescado salado, la carne salada, etc.

Es conocido que una carne salada, permanece o se conserva, sin refrigerar, que una carne no salada, la cual en poco tiempo se descompone.

La sal utilizada para conservar
Mientras la levadura, hacía que se pudriera los alimentos, por otra parte la sal tiene una propiedad que permite conservar los alimentos.

Por esa razón la sal vino a ser símbolo de incorrupción y pureza, como también de un pacto perpetuo.

Este mismo efecto de aplicar la sal a los alimentos, tiene un significado idéntico acerca del efecto del evangelio a quienes lo reciben.



Sal = Evangelio de Cristo
Marcos 9:49 Porque todos serán salados con fuego, y todo sacrificio será salado con sal.

Esto nos indica que así como, cuando la sal se aplica de forma abundante a la carne para que no se eche a perder, así el evangelio de forma similar a la sal, guarda a las personas para que no sean corrompidas por el pecado.

En otras palabras, así como la sal era “indispensable” para que Dios aceptara los sacrificios, el evangelio aplicado a los corazones, es “indispensable” para que los hombres se ofrezcan como sacrificios vivos.

Vosotros sois la sal de la tierra
Mateo 5:13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

Podemos preguntarnos si esto se refiere como el término que usamos: “somos salados”, que usamos para alguien que tiene mala suerte, o que todo le sale mal.

Pero no es ese el significado de la palabra de Dios.

Si no tenemos la sal, para dar la sazón, si no tenemos el evangelio, sino presentamos nuestros cuerpos como sacrificios vivos, no servimos para nada, y así al igual que la sal sino tiene su sabor no sirve y es echada fuera y pisoteadas, así de igual seremos nosotros sino tenemos “la sal” o el evangelio en nuestras vidas.

No sirve pero no estorba
Esta frase puede asociarse por ejemplo que tenemos algún objeto que no nos sirve, pero no lo botamos, y pensamos que no nos estorba, pero está ocupando espacio en la casa, en algún ropero, etc.

Pero si lo hacemos cada vez más con mayores cosas, vamos a llegar a tener un cuarto o bodega llena de cosas que no sirven y que luego “si” nos van a estorbar.

En relación a la sal, no se puede aplicar esta frase, que no sirve y no estorba, porque si tenemos una bolsa de sal, que ya no tenga su sabor, si nos estorba, esa bolsa no tiene valor, no la guardamos, la botamos.

La frase “no sirve pero no estorba”, se puede aplicar por ejemplo a un empleado casi por edad de jubilarse, que ya no rinde o no es productivo, y le dan un cargo que por su edad no es un cargo con alto riesgo o seguridad, o cargo sensible en la empresa.

Puede ser un cargo que nadie tenga que ver con él, que si llega o no llega no causa ningún atraso en la operatividad de la empresa.

Se puede decir de este empleado, que no lo necesitamos, que no sirve para nada, pero como no lo han corrido porque no estorba.

Si no sirve Si estorba
En sentido espiritual si alguien no tiene la sal, si alguien no tiene el evangelio, es igual que la sal sin sabor que no sirve y pero en este caso “Si” estorba.

Debemos de mantener “lo salado”, mantener el evangelio
Hebreos 6:4-6 Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, 5 y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, 6 y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.

Esto es similar a la sal que pierde su sabor, en este caso se refiere a un creyente que tiene “la sal” del Espíritu Santo, y cuando se refiere a que recayeron, indica igual que la sal que pierde su sabor, en este caso el Espíritu Santo se aleja por el pecado este creyente, pierde la “sal”, pierde la santificación, pierde la pureza, por caer en pecado.

Por eso debemos cuidarnos, de no caer, porque lo que significa que exponemos nuevamente a Cristo al vituperio.

Vituperio: es Vergüenza pública

Significa que con su actuar, como lo es caer en pecado, hacen o crucifican para ellos mismos a Jesucristo, o en otras palabras hacen que su muerte sea en vano.

Como mencionábamos en los estudios de los miércoles, sobre el testimonio, que ya dejamos de ser testimonio de lo que Jesucristo hizo en nuestras vidas, cuando caemos en pecado con nuestro actuar podemos ser piedras de tropiezo para otros.

Como mantener “lo salado”
Esto significa en relación al tema, que es la sal, lo que debemos hacer para mantener en “conserva” nuestros cuerpos, para no caer en la tentación y luego en pecado.

Como la sal, representa la espiritualidad, significa que debemos avanzar en nuestro crecimiento espiritual.

No llegar a ser como el empleado que ni sirve ni estorba que por eso no lo han corrido.

Debemos de crecer, pasar de ser niños espirituales, a la madurez espiritual.

Debemos dejar de ser como dice la palabra niños fluctuantes.

Efesios 4:14  para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,

Seres Vivos relacionados con el Crecimiento Espiritual
Así como todo ser vivo, está en constante crecimiento, de igual forma todo cristiano debe crecer espiritualmente.

1Pedro 2:2 desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación,

Crecimiento Espiritual + discernimiento
Este crecimiento espiritual va asociado con el discernimiento, en el cual el creyente debe saber conocer así como se menciona en la lectura que debemos desear la leche espiritual no adulterada, que significa la doctrina sana, que es la que nos va a llevar en nuestro crecimiento a nuestra salvación.

No es solamente recibir a Dios, bautizarse y se acabó.

Tenemos una misión que cumplir, que sin el Espíritu Santo, y el crecimiento espiritual no la podemos llevar a cabo.

Una misión en la que debemos ser siempre la sal del mundo, sin dejar que la sal pierda su sabor, sin dejar que el Espíritu Santo se aleje de nosotros.

Esto lo sabía el rey David:

Salmos 51:9-11 Esconde tu rostro de mis pecados, Y borra todas mis maldades. 10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,  Y renueva un espíritu recto dentro de mí. 11 No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu. 

Tres cosas le pide el rey David:
1.- esconde tu rostro de mis pecados y borra mis maldades
Este es el paso de confesión y perdón de nuestros pecados, en donde el arrepentimiento genuino es el que hace posible nuestra conversión a Jesucristo.

2.- Crea en mí un corazón limpio y renueva un espíritu recto en mí
Es la transformación que hace el Espíritu Santo en nuestras vidas, limpiando nuestros corazones de toda maldad, y la renovación espiritual en nuestras vidas

3.- No me eches de tu presencia, y no quites de mí tu Santo Espíritu
Cuando Dios nos aleja de su presencia es cuando permitimos que la carne gobierne nuestras vidas, por eso el rey David, le dice: “que no quites de mí tu Santo Espíritu”, porque de esa forma perdería al igual que la sal su sabor y por consiguiente su valor.

Ejemplo de las semillas:
El crecimiento espiritual se puede relacionar con el crecimiento de una semilla.

No solo basta sembrar la semilla y ver que ya empezó a crecer.

No.

Es igual a recibir a Cristo y bautizarse y luego esperar por su venida.

A la semilla se le debe regar, aporcar, abonar, quitar las hierbas, para que crezca sana y pueda dar frutos.

De igual forma nuestro crecimiento espiritual, debemos de “regarlo a diario”, con la palabra de Dios, haciéndola realidad en nuestras vidas.

Debemos de “aporcar y abonar” nuestro crecimiento, en otras palabras debemos cuidarlo, o protegerlo, no descuidar nuestro crecimiento.

Debemos “quitar las hierbas”, que es similar a alejarnos o apartarnos de las amistad con el mundo que similar con las hierbas pueden entorpecer nuestro crecimiento.

Ejemplo: Recibir semillas y solo guardarlas
Si alguien recibe una cantidad de semillas, y por problemas de cualquier índole no las siembras sino que las guarda, para sembrarlas el próximo año.  Al cabo de un año cuando quiera sembrar las semillas, ya las semillas no sirven.

La vida cristiana no es algo que se guarda para utilizarlo en el futuro.

Al igual que la semilla se debe sembrar para que crezca y dé fruto y fruto en abundancia, que se logra con la madurez espiritual.

Si no estamos creciendo espiritualmente, al igual que una semilla que no está creciendo, es que algo anda mal.

Si un niño no crece de tamaño y peso, conforme cada año, es porque algo anda mal en su organismo.

Así de igual forma debemos valorar nuestro crecimiento espiritual.

Y este crecimiento espiritual, no se refiere al crecimiento económico o prosperidad material como están predicando durante toda esta semana los muy conocidos pastores de la doctrina de prosperidad, para llenar sus bolsillos.

Este mandato de que seamos la sal del mundo, debemos ponerlo en práctica.

Causas del porqué no crece una semilla hasta ser una planta
No fue sembrada

No fue aporcada, abonada

No se quitaron malezas a su alrededor

No fue regada

De forma similar si un creyente no está creciendo espiritualmente, puede ser por:

1.- por desconocimiento
2.- por desobediencia

1.- Porque por desconocimiento?
Porque quizás nadie la ha dicho a esa persona que no es suficiente con recibir a Jesucristo y bautizarse y se acabó, ahora a esperar la venida de Jesucristo.

Ejemplos
A mí me dijeron que solo debía congregarme los domingos y ya.

Es que no tengo Biblia

Si tengo Biblia pero es que no le entiendo a la Biblia,

Es que no tengo quien me explique

Es que me da sueño

Como se puede vencer la falta de crecimiento espiritual por desconocimiento?
Se vence con la práctica de la lectura y el estudio regular de la palabra de Dios.

Si no tenemos un plan de lectura Bíblica, debemos de buscar uno, o empezar leyendo los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas, Juan.

Otra práctica de lectura diaria es leer proverbios, el capítulo del día del mes, por ejemplo: Si hoy es 20 de mayo, leer Proverbios 20, mañana 21 leer Proverbios 21.

Si no tenemos un estudio regular, o algunas cosas no entendemos en la Biblia, debemos de pedirle a Dios sabiduría, o buscar un estudio en grupo.

2.- Porqué por desobediencia?
Porque conociendo la palabra de Dios, que nos advierte las cosas que debemos y no debemos hacer, no lo hacemos o no dejamos de hacer, en relación a las cosas que Dios permite o no tolera.

Como se corrige la desobediencia?  
Con disciplina.

Hebreos 12:5-6 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,  Ni desmayes cuando eres reprendido por él; 6 Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo.

Como se mide el crecimiento espiritual?
Nuestro Señor Jesucristo nos lo dijo en la Biblia: por sus frutos

Mateo 7:17-20 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. 20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

El crecimiento espiritual, no se mide como algunos dicen por ahí, que han leído la Biblia entera tantas veces.

Ni tampoco se mide por los años que tiene de ir a la iglesia.

Ni por la cantidad de libros "cristianos" que ha leído.

Se mide por los frutos de amor, por los frutos de arrepentimiento, que es una de las características de un cristiano.

En relación a la sal, como conocemos que la comida que estamos preparando tiene su punto de sal correcto?

Probando la cantidad de sal, y agregando hasta que alcanzó el sabor correcto, la sazón.

Una planta solo da frutos cuando ya ha crecido.

No podemos esperar que una semilla de mango, plantada hoy, de frutos en la siguiente semana.

Esta planta debe primero crecer.

Al igual que la sal pierde su valor cuando no tiene sabor, de igual forma una planta que ya ha crecido, y no da frutos es arrancada y echada al fuego.

Así de igual forma sucede con nuestro crecimiento espiritual.

Pidamos al Espíritu Santo nos revele, como estamos en nuestro crecimiento espiritual.

Si estamos sin crecer por desconocimiento o por desobediencia.

Que nos dé sabiduría y discernimiento para anhelar la palabra sana, la doctrina sana del evangelio de Cristo.

Que nos haga la renovación espiritual en nuestras vidas, para tener un corazón sano y limpio, para poder dar frutos, para ser cristianos verdaderos.

Para poder ofrecer nuestros cuerpos como sacrificio vivo, sazonados con sal, para nuestro Señor Jesucristo.

Que Dios te bendiga y te guarde

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde