Como aumentar nuestra fe

Cuando hablamos de fe, la vamos a encontrar en la palabra de Dios asociada con la salvación.

Efesios 2:8-9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.

En donde nos dice le palabra que solamente por medio de la fe podemos ser salvos por la gracia de Dios.

Esta mañana vamos a tener una reflexión, para saber cómo podemos aumentar nuestra fe.


Vamos a leer en Romanos, que Dios estableció claramente cómo podemos aumentar nuestra fe.

Romanos 12:3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

El nos ha dado a cada uno de nosotros una medida de fe conforme a su voluntad, de manera que vamos a ver que algunas personas tienen más o menos fe que otros. Porque Dios nos repartió a cada uno conforme su voluntad.

Como podemos tener fe?



Si alguien no conoce de Dios como puede tener fe?

Solo pueden tener fe los que creen en Dios en su palabra.

Romanos 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Esta es la única manera que obtenemos fe, oyendo la palabra de Dios.

No hay otro lugar en la Biblia que nos indique que la fe viene por orar o por ayunar.

La oración, ya hemos estudiado anteriormente es comunicarnos con Dios.

El ayunar lo hemos visto, también es para aumentar nuestra espiritualidad.

Pero el oír la palabra de Dios no se refiere en el sentido físico (cuerpo), ni en el sentido emocional (alma), sino en el sentido espiritual, de manera que cuando oímos la palabra de Dios, es esta forma el Espíritu Santo va a realizar ese cambio radical, como es el nacer de nuevo.

Marcos 9:23-24 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible. 24 E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad.


Otras traducciones traducen: “incrementa mi fe”.

Pero nosotros podemos decir, pero si yo creo, pero no logro que lo que dice la palabra de Dios sea posible en mi vida.

A que se debe?

A que solo creemos pero nuestra fe es poca o casi nula.

Los discípulos le pidieron a Jesús que les incrementara su fe:

Lucas 17:5-6 Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe. 6 Entonces el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a este sicómoro: Desarráigate, y plántate en el mar; y os obedecería.

Así de igual forma debemos de pedirle nosotros a nuestro Señor Jesucristo: “Auméntanos la fe”.

Jesucristo les contestó con un ejemplo que si la fe fuera del tamaño de un grano de mostaza, (que es más pequeño que un grano de trigo), solo con una fe de ese tamaño podríamos decirle a una planta: trasladarle hasta el mar y nos obedecería.

La fe y el amor
1Corintios 13:1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. 2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

Esta palabra nos muestra claramente, que cualquier don espiritual que una persona tenga, no sirve para nada si no tiene amor.

Veamos la parábola de la higuera

Mateo 21:18-22 Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre. 19 Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera. 20 Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera? 21 Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho. 22 Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.

La clave para tener fe
En esta lectura Nuestro Señor Jesucristo nos da la clave: Debemos de tener fe y no dudar.

Leamos esta misma lectura en el libro de Marcos
Marcos 11:20-26 Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces. 21 Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado. 22 Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios. 23 Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. 24 Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá. 25 Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. 26 Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.

En esta lectura vemos que si decimos que tenemos fe, y además creemos que será hecho lo que pedimos, que pasa si aún lo que pedimos no se cumple?

Será porque no tenemos fe?

Vemos asociada en esta lectura que si nos hace falta perdonar a alguien o no le hemos pedido perdón a alguien, esto hace un gran impedimento a que lo que pedimos lo recibamos.

Como tener fe para quitar un monte y echarlo al mar?
A la fecha no hay registrado en la historia moderna, que alguien con fe, le diga un volcán, un monto o un cerro que lo haya echado al mar.

Pero Jesucristo no se refiere a obstáculos materiales, sino a dificultades morales, que en forma de parábola las compara con un monte.

Para algunas personas estas dificultades solo las asocian a problemas económicos, de salud, problemas en la familia, pero en pocas ocasiones estos problemas, volcanes o montes, las asocian a amar a su prójimo, o a sus enemigos, o a perdonar o pedir perdón a alguien, porque eso sí es difícil.

Algunas personas dicen: “Yo ya lo perdoné en mis adentros”.

Pero si esta persona está viva, sin importar que sea creyente o no, no sabe que ya lo hemos perdonado.

Significado de Perdonar: Librar de culpa, olvidar ofensa.

En otras palabras es borrar de nuestra mente y corazón, cualquier ofensa que alguien nos haya hecho.

La fe de los discípulos
Marcos 4:35-41 Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado. 36 Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas. 37 Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba. 38 Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos? 39 Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza. 40 Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe? 41 Entonces temieron con gran temor, y se decían el uno al otro: ¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen?

Ni los discípulos lo conocían, porque se preguntaron entre ellos: Y quien es éste que el viento y el mar le obedecen?

Ni aún los discípulos, tuvieron fe.

En el libro de Lucas, les dice: “donde está vuestra fe?”

Y vemos que los discípulos podían mostrar más fe, por cuanto tenían a la par a Jesucristo el mesías, que aún estando dormido deberían tener fe.

Supongamos que Jesucristo se nos apareciera en este momento. Todos estaríamos atónitos, adorándolo, alabándolo, estaríamos gozosos de estar con El, no sabríamos que hacer, como atenderlo.

Ahora supongamos que ya hablamos con El, comimos, etc, etc. Luego supongamos que Jesucristo decide descansar y se duerme. Todos estaríamos siempre gozosos, estaríamos vigilando su sueño, etc.

De pronto viene un gran temblor, vemos que es muy fuerte las casas están por caerse, etc. Deberíamos de tener miedo?

No. Porque estamos con Nuestro Salvador Jesucristo, nada deberíamos de temer.

Pero una cosa es estar viendo a Jesucristo y otra cosa es no verlo.

Porque ahí es donde actúa la fe, en las cosas que no se ven.

2Corintios 5:7 (porque por fe andamos, no por vista);

Así debemos de ser nosotros.

Si en lo que creemos ya lo vemos, ya no es fe.

Esto es lo que conocemos lo que es la fe:

Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Es la seguridad lo que estamos esperando, y convencidos de lo que no se ve.

Una muestra de gran fe
Mat 15:21-28 Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. 22 Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. 23 Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. 24 El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. 25 Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! 26 Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. 27 Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. 28 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.

Vemos que la respuesta de Jesucristo suena fuerte, cuando le dice que el pan es para los hijos perdidos de Israel, no para los perrillos.

Apocalipsis 22:15 Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira.

Esta mujer no era de la tribu de Israel, y hemos leído que la promesa era para ellos, pero esta mujer muestra una gran fe, porque compara que con solo una migaja del pan de vida que nos da Jesús su hija puede ser sana.

A manera de ejemplo ella no le estaba pidiendo un bollo de pan entero, le bastaba recoger de las sobras que caen de la mesa para lograr la sanidad de su hija.

Así de igual debe ser la fe de nosotros.

Obstáculos a nuestra fe:

1.- amar las cosas del mundo
1Juan 2:15-17 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

No podemos amar al mundo, porque no estaríamos haciendo al voluntad de Dios, y eso nos aleja de la fe.


2.- La duda
Santiago 1:6-7 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.

Éxodo 4:1 Entonces Moisés respondió diciendo: He aquí que ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: No te ha aparecido Jehová.

La duda es la que hace que lo que pedimos no se cumpla en nuestras vidas.

3.- Una mala autoimagen
Éxodo 3:11 Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?

Cuando no creemos que Dios actuará por medio de nosotros,, es cuando nuestra fe fracasa.

4.- La frustración
Marcos 2:1-5 Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa. 2 E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra. 3 Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. 4 Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico. 5 Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.

Si estos hombres al ver que estaba llena la casa y que ya no cabía nadie ni aún en la puerta, pudieron tomar la decisión de retirarse volver otro día.

Imaginemos que le dijeron en la puerta: Lo siento no hay espacio para nadie más, vengan otro día, quizás mañana los atiendan.

Ellos no les dijeron al enfermo, lo sentimos hicimos lo posible pera está llena la casa, vamos a ver si venimos mañana.

No.

Ni le consultaron al enfermo si quería que lo subieran por el techo o no.

Ellos tomaron la decisión de subir al techo y por ahí meter al paralítico.

Ellos vencieron la frustración de haber encontrado llena la casa.

Vemos que en la Biblia no quedó registrado los nombres de los hombres que subieron al paralítico, porque hubiera originado, que la gente supiera quienes eran los que tenían fe, porque le hubieran dado quizás la gloria a ellos o los hubieran buscado a ellos por su fe.

Muchas veces nosotros aún teniendo la misericordia de Dios, nos sentimos frustrados cuando pedimos por algo o por alguien y vemos que aún no obtenemos respuesta en el tiempo que esperamos nosotros, y esto puede hacer que nos frustremos, que digamos que Dios no nos oye.

5.- Fe fingida por falsas doctrinas
1Timoteo 1:5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida

Nos habla de la fe verdadera, en la sana doctrina de nuestro Señor Jesucristo.

Hay falsas doctrinas que ponen tu fe en la prosperidad, en los pensamientos positivos, en que tus sueños se van a realizar, que tu puedes, que eres elegido por Dios, que declares con tu boca lo que quieras y lo vas a conseguir, etc.

Pero esta fe no es la fe en Dios, es la fe en doctrinas de hombres, la fe en el mundo, en las cosas materiales.

Debemos fundar nuestra fe en el poder de Dios
1Corintios 2:5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Nuestra fe debe ir creciendo para salvación de nuestras almas
2Tesalonicenses 1:3 Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás;

1Pedro 1:9 obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.

El fin de nuestra fe es para salvación de nuestras almas.

No es solo para obtener bienes materiales, o conseguir buenas notas, o un buen trabajo, porque todo eso es pasajero, y la fe no es solo para un poco tiempo, es para la eternidad.

Que Dios los bendiga y los guarde

5 comentarios:

  1. muy buena pagina gracias! x esta ayuda! se los agradesco! y con el favor de Dios y orandole todos los dias mi vida sera mucho mejor y yo sere salvado! Amen!

    ResponderEliminar
  2. a quien ve este anuncio oren por mi tengo tremenda depresión y la oración intercesora es poderosa oren por mi para aumentar mi fe

    ResponderEliminar
  3. Anónimo 23 de mayo del 2014,23:03
    A quien lea este comentario oren por mi para aumentar mi fe porque necesito sanidad y que DIOS LOS BENDIGA EN EL AMOR DE CRISTO AMEN.

    ResponderEliminar
  4. QUE DIOS LOS BENDIGA Y LES DE LA FUERZA NECESARIA PARA SUPERAR ESTA DIFUCLTADES ,, LA GRACIA DE NUESTRO SEÑOR ESTE CON USTEDES...Y CON NOSOTROS. GRACIAS POR ESTE HERMOSO MENSAJE DE FE..

    ResponderEliminar
  5. Bienvenidos a este blog cristiano.

    Debemos de pedirle a Dios nos dé fuerzas cuando estemos pasando por una prueba, ya sea de tipo económica, de salud o de tentaciones que nos ofrece el mundo.

    Los discípulos que anduvieron con nuestro Señor Jesucristo, le pedían que les aumentar su fe.

    Porque nos dice la palabra de Dios que is nuestra fe fuera del tamaño de una

    Mateo 17:20 Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible

    Pero sabemos que aún en la BIblia grandes hombres de fe tuvieron las debilidades humanas y flaquearon en su momento.

    Por eso y con mucha mas razón nuestra vida acompañada de oración, fe y ayuno, nos va ayudar a superar cualquier obstáculos que se nos presente.

    Aún mas si ese obstáculo no desaparece debemos perserverar en la fe, que es sin ver, aunque no veamos la respuesta, así como hicieron los grandes hombres de fe.

    Hebreos 11:13 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.

    El mundo y sus placeres nos van a ofrecer muchas atracciones para alejarnos de la fe en Jesucristo, que se conoce como apostaía y así está escrito en la Biblia.

    Por eso nuestro Señor Jesucristo sabiendo que antes de su venida muchos se alejarán del conocimiento de le verdad nos dice:

    Lucas 18:8 Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

    Por eso debemos pedirle a Dios, nos aumente nuestra fe, para no vacilar, para no resbalar, para no volver al mundo de pecado.

    Para no renegar de Dios cuando estemos pasando bonanza financiera.

    Para no solo buscarlo en los problemas.

    Que Dios los bendiga y los guarde

    ResponderEliminar

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde