Atrapados sin salida

Mateo 23:14-15¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación. 15 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.


El nombre del tema que vamos a reflexionar esta mañana, hace que a nuestra mente se nos venga una imagen de la TV, en donde la policía tiene atrapados a los delincuentes y como no tienen una salida, no tienen escapatoria.

En una ocasión, nos pasó a mi hijo y a mí, cuando un ratón entró al cuarto donde mirábamos TV. Cerramos las ventanas, las puertas del closet, y la puerta principal hasta que lo teníamos acorralado, o en otras palabras: atrapado sin salida.

En la vida real este tema nos recuerda a nuestra propia vida, como lo hemos dicho en otras ocasiones en donde los problemas de pareja, las deudas por mala administración, las enfermedades y accidentes de nuestros hijos, la falta de empleo, la hipoteca de la casa, sumado a mis vicios, como tabaquismo, alcoholismo, infidelidades, viviendo antes que un cantante conocido se volviera famoso, una vida total y realmente loca, en la que nos encontrábamos literalmente atrapados sin salida.

En ese momento al no ver la salida a nuestros problemas, solo nos imaginamos en ese momento quien podía ayudarnos y pensamos inmediatamente en alguien que tuviera dinero, que nos auxiliara, y aunque la deuda era muy grande, pues con lo pudieran prestarnos, podíamos medio salir a flote o alargar y ganar más tiempo.

Ganar tiempo para qué?

Y no obtuvimos respuestas, las puertas que tocamos nos dieron una excusa o mentira piadosa como decimos, porque lo que faltaba era la mano poderosa de Dios en nuestras vidas, para que tanto nosotros, mi esposa y yo, mis hijos, los amigos, el barrio, la familia pudiéramos ser testigos de la obra de Dios en nuestras vidas.

Estábamos como el ratón, atrapados sin salida, pero a nuestro alrededor no estaban dos personas con un palo para darnos como al ratón, estaban muchas financieras, bancos, casas de empeño, esperando ejecutar embargos que nos hicieran perder todos los bienes que teníamos.


Qué hacían los fariseos? 
En la lectura inicial vemos, a escribas y fariseos, que estaban alterando realmente el mensaje o la palabra de Dios.

En donde ellos se hicieron religiosos al extremo, porque vemos que Jesucristo condena, el aprovechamiento que hacían con las viudas, ya que se valían de la condición indefensa y del carácter crédulo de las “viudas”, por su necesidad o soledad, buscaban la manera para posesionarse de las propiedades de ellas.

Ellos se llegaban a sentar en las casas de las viudas, a ser atendidos por ellas, y las consolaban haciendo largas oraciones para ellas, engañándolas, haciendo creer que ellos se preocupaban por ellas y más bien era al contrario, ya Jesucristo les dice que lo que hacen es devorar las casas de las viudas, o sea sus bienes y propiedades.

De igual forma vemos que Jesucristo, les avisa que con eso ya tienen ganada su condenación, y aún más en el siguiente versículo, se refiere a la doctrina que ellos están predicando, y que se esfuerzan por convertir a alguien a su doctrina, engañándolos o sacándolos de la doctrina de Cristo, y haciéndolos “prosélitos” o convertidos a su falsa doctrina.

Y vamos a ver en esta lectura que hay una doble condenación a los prosélitos o seguidores que por falta de discernimiento van a recibir doble condenación, textualmente Jesucristo les dice que estos seguidores van hacer dos veces más hijos del infierno que ellos mismos.

Esta advertencia es por dos cosas:
1.- primero por haber estado primero en la doctrina de Cristo y abandonar esta doctrina
2.- segundo por hacerse seguidores de falsas doctrinas.

Esta palabra en tiempos actuales, nos quiere decir que debemos de escudriñar y andar en la verdadera y sana doctrina de Cristo para evitar ser atrapados por falsos profetas, falsos apóstoles, falsos pastores, que intentarán hasta lo posible de engañarnos y hacernos seguidores de su doctrina.

Atrapados sin salida: NO hay escapatoria 
Mateo 23:33 ¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno? 

Por el actuar engañador de los fariseos, Jesucristo los compara con serpientes y con generación de víboras, que están acechando a su presa para luego ¡zas!, atraparlas.

Las serpientes y víboras, poseen una estructura tal que sus colmillos curvos cuando muerden a su presa, éstas quedan atrapadas sin salida, ya que no pueden soltarse de esos colmillos, esto les permite según el tipo de serpiente, enrollar con su cuerpo a su presa hasta asfixiarla, o esperar a que el veneno haga efecto y muera la presa, pero no la sueltan hasta lograr su objetivo.

Esta es una advertencia que repetimos debemos de cuidarnos de los engañadores para no quedar atrapados en sus trampas.

Jesucristo es nuestra salida 
Juan 10:9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. 

Esta es una palabra para todos nosotros.

Cuando estemos en una situación que creamos estar atrapados sin salida, debemos buscar a nuestro Salvador, a Jesucristo.

Porque El es nuestra única salida a nuestros problemas.

Estaremos tan a salvo con El, que dice esta lectura que como El es la puerta podremos andar como en nuestra casa que pasamos o entramos por una puerta y salimos por ella, -cosa que no hacemos en casa ajena-, porque Jesucristo nos da libertad, refugio, alimento porque a esto se refiere cuando nos dice que hallaremos pastos cuando pasemos por esa puerta.

Hace años con los problemas materiales que mencionamos anteriormente, yo no me imaginaba como Jesucristo iba pasar su mano por una gran nube trayéndomo la cantidad de dinero que necesitábamos para resolver nuestras deudas.

Es una decisión difícil como la entenderá el que no conoce de Dios? 
Cuando nosotros nos encontramos “atrapados sin salida” por cualquiera de las causas materiales que nos imaginemos, ya mencionamos problemas económicos, familiares, enfermedades, sufrimientos, etc.

Puede haber en nuestras vidas que estemos atrapados por una promesa que hayamos hecho, o por una mentira chiquita del tamaño a una lombriz, que para mantenerla cada vez nos vemos obligados a mentir más hasta que la pequeña lombriz se convierte en una gran culebrota y ya no podemos mentir más porque ya nadie nos va a creer.

Sea cual sea las causas que nos tengan atrapados sin salida, así como se nos hizo difícil a nosotros, así igual pueden sentir muchas personas, que aún no han encontrado en Jesucristo la puerta de salida de esa trampa en que el enemigo el diablo los tiene atrapados.

En nuestro caso unos amigos nos dijeron en un tiempo busquen a Dios, y no le hicimos caso, no nos imaginamos como Dios que es espiritual, podía solucionarnos un problema material.

Y así pasamos por mucho tiempo pensando que con nuestra sabiduría y habilidad podíamos salir de dicha trampa.

Y no fue así.

Yo recurrí a extra financiamiento para pagar otra tarjeta y nada.

Luego otra idea supuestamente genial fue, la consolidación de deudas y fue peor el efecto.

Porque no era por nuestra fuerza.

Seguíamos atrapados, sin tener una puerta de salida.

Parábola del casamiento del hijo del Rey 
Mateo 22:1-7 Respondiendo Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo: 2 El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo; 3 y envió a sus siervos a llamar a los convidados a las bodas; mas éstos no quisieron venir. 4 Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los convidados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas. 5 Mas ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios; 6 y otros, tomando a los siervos, los afrentaron y los mataron. 7 Al oírlo el rey, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y quemó su ciudad. 8 Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos. 

Nosotros hemos sido invitados a la boda/al Reino de los Cielos 
Esta lectura de los convidados, no se refiere a gente que no cree en Dios, se refiere a gente que cree en Dios, nosotros los creyentes.

El rey no va a invitar a la boda de sus hijos, a sus enemigos, va a invitar a sus amigos, a los que estima.

En el verso 3 le dice a sus siervos a llamar a los convidados pero no quisieron ir. Insiste nuevamente y manda a otros siervos a decirles que va a haber mucha comida, que ha matado a los toros engordados que todo está listo, preparado pero aún así los invitados no asisten.

Hemos sido invitados a esta boda, pero dice la palabra en el verso 5, que ellos no hicieron caso unos se fueron a su labranza, el otro a su negocio –y no es malo a lo que fueron, iban a trabajar–, pero estaban descuidando la invitación de la boda del hijo del rey.

Qué les pasó a los invitados que no asistieron? 
Verso 7, el Rey se enojó, envió a sus ejércitos los destruyó y quemó su ciudad.

Nosotros hemos oído la palabra, hemos sido invitados por Dios para cambiar de vida, pero si no hacemos caso a su palabra, si no obedecemos la palabra de Dios, si estamos congregados hablando sin presta atención, distraídos.

Esta lectura nos deja una enseñanza: Tengan cuidado aquellos que siendo invitados y no acepten la invitación, por atender otros asuntos, tendrán su castigo.

Cuando descuidamos el evangelio de Dios, es idéntico a no aceptar la invitación a las bodas del rey, al reino de los cielos. Podemos estar absortos en otras cosas, que descuidamos la palabra de Dios, que no prestamos atención cuando oímos la palabra de Dios, quizás estamos pensando que hoy juega el barza con el real Madrid y se hizo larga la prédica, que mañana tengo que comprar tal cosa, etc.

Como un ejemplo real de algunos que le piden a Dios un negocio: por ejemplo una pulpería, y pasan orando, ayunando y cuando ya tienen la pulpería dejan de congregarse en la iglesia porque las ventas estan buenas los domingos y no quieren perder esa bendición.

Estamos descuidando la invitación, quedando atrapados sin salida, cuando estemos literalmente en una especie de callejón sin salida, por no poner a Dios en primer lugar en nuestras vidas.

Solo Jesucristo es nuestra puerta de salida 
Hay una alabanza, que dice: Jesús tu eres mi puerta y mi salida, en todo tiempo sé mi sostén, a quien tengo yo sino a ti.

Como puede alguien estar seguro que Jesucristo es nuestra puerta de salida a nuestros problemas?

Con el testimonio.

Qué es testimonio? 

Testimonio= del griego marturéo: testificar, testigo

Juan 1:6-8 Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. 7 Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. 8 No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz. 

Aquí vemos dos veces la palabra testimonio, ya que del griego al español, son muy similares.

Juan vino por testimonio: del griego marturía: evidencia
 Para dar testimonio: del griego maturéo: testigo

Porque en Juan se cumplió una profecía, que es la evidencia que El iba preparar el camino del Señor.

Mateo 3:1-3 En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, 2 y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. 3 Pues éste es aquel de quien habló el profeta Isaías, cuando dijo: Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, Enderezad sus sendas 

El trabajo de Juan era el de arrepentimiento, el de preparar el camino de Jesucristo.

Juan predicaba la venida de Jesucristo para salvación de la humanidad.

De igual forma nosotros que debemos ser testimonio (evidencia), debemos dar testimonio (testificar), al igual que Juan el Bautista, debemos predicar que Jesucristo es el único Salvador de nuestras vidas.

Evidencia y Testimonio 
Vemos dos palabras: evidencia y testimonio, en términos judiciales tienen significado diferente.

Evidencia: certeza absoluta de una cosa

Ej: La evidencia de los daños causados por el huracán fue enorme. Evidencia: Evidente, indudable, es cierto, es claro

El testimonio de Jesucristo es invariable: vino al mundo a dar su vida por rescate de muchos.

La evidencia de Cristo en nuestras vidas, debe ser que nuestro actuar es claro, indudable, no vacilante.

Ejemplo en un juicio: Las partes llevan testigos (testimonios), los cuales los abogados defensores y acusadores tratarán de quitarle relevancia o hasta llegar a determinar que son falsos testifos o falsos testimonios.

Cuando se comprueba que un testigo dio falso testimonio, es eliminado como testigo, incluso puede recibiar alguna pena por ser falso testigo.

En este caso beneficia a la otra parte, sea defensora o acusadora.

Pero lo que sí es irrefutable, en un juicio es la evidencia.

Porque la evidencia no puede ser negada.

En este caso la evidencia inclina la balanza de una de las partes del juicio.

Por ejemplo: un objeto personal, un vaso con las huellas digitales, o el ADN, encontrado en la escena del crimen.

El testimonio de Jesucristo es fiel
Dios es fiel a su promesa.

Lo que prometió lo va a cumplir.

La palabra de Dios se cumplirá hasta la última letra hasta la última tilde.

Es nuestra evidencia, la que va a determinar si somos buenos o malos testigos del testimonio de Cristo.

La evidencia que somos testimonios de Cristo es viviendo sin que nadie nos reproche, porque la evidencia es irrefutable.

Cuando damos testimonio de Jesucristo, no es testimonio de nuestras vidas, es testimonio de Jesucristo, lo que ha traído El a nuestras vidas, una vez que lo aceptamos como nuestro Señor y nuestro Salvador.

Gracias a Dios, por su misericordia, esta mañana habemos varios que somos la evidencia de lo que Jesucristo, hace en la vida de los que hacen acerquen a El, los que hacen la voluntad de Dios, los ponen a Dios en el primer lugar de sus vidas, para que todas las otras cosas vengan por añadidura.

La situación incial que mencionamnos que nos encontrábamos atrapados sin salida, fue eliminada de una vez por haber buscado la puerta a nuestros problemas: Jesucristo.

Sabemos que podemos pasar tribulaciones y pruebas, pero tomados de la mano de Jesucristo, las vamos a vencer.

El enemigo intentará ponernos diferentes pruebas para que nos alejemos de la verdad, para que creamos en otra doctrina, para que seamos merecedores de dos veces el infierno que los que nos aparten del evangelio de Jesucristo, para llevarnos a doctrinas de hombres donde estaremos realmente atrapados sin salida, sin escapatoria del infierno.

Trampas de hombres 
Jeremías 5:26 Porque fueron hallados en mi pueblo impíos; acechaban como quien pone lazos, pusieron trampa para cazar hombres. 

Desde los tiempos de Jeremías hasta esta fecha, los hombres han puesto trampas para atrapar a hombres y llevarlos a su destrucción.

Y eso lo hemos vivido la mayoría de hombres que no conocemos a Jesucristo, nuestros mismos amigos nos inducen a caer en pecado, en desobediencia, en vicios, nos hacen transgredir la ley de Dios hasta caer en pecado antes los ojos de Dios.

Incluso cuando estemos dando nuestros primeros pasos en el caminar con Jesús, muchos van a intentar seducirnos a volver a la vida de pecado, a intentar ponernos atrapados sin salida.

Por eso debemos permanecer en constante comunión con Jesucristo, para soportar todas esas trampas.

Trampas materiales 
Las trampas materiales que nos hacen sentir que estamos atrapados sin salidas, es para ocultarnos de nuestra vista al autor y consumador de la fe a Jesucristo.

Las trampas materiales son como una ceguera que nos imposibilita ver más allá, es como que andemos escamas en los ojos, incluso hasta nos hacen que nuestros oídos se cierren para no escuchar el mensaje de salvación, la verdadera doctrina que nos dará la puerta de salida a nuestros problemas a nuestra salvación.

El Rey David, sabía acerca de las trampas que pueden dejarnos en un camino sin salida.

Salmos 141:9 Guárdame de los lazos que me han tendido, Y de las trampas de los que hacen iniquidad. 

Eso mismo tenemos que pedirle nosotros, que Dios nos guarde los lazos que nos han tendido, o aquellos en que nosotros mismos nos hemos metido, y que nos libre de cualquier trampa que nos quieran hacer los impíos.

Dios nos va a dar la salida a cualquier situación 
1Corintios 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 

En este capítulo en el contexto, se refiere a las rebeldías y transgresiones del pueblo Israel, y vamos a ver entre ellas que se refieren a trampas que cayó el pueblo de Israel:

No codiciar cosas malas 
1Corintios 10:6 Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. 

No ser idólatras 
1Corintios 10:7 Ni seáis idólatras, como algunos de ellos 

No fornicar 
1Corintios 10:8 Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil. 

No tentar a Dios 
1Corintios 10:9 Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.

No murmurar 
1Corintios 10:10 Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor. 

Todo esto es para nosotros 
1Corintios 10:11-12 Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. 12 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. 

No podemos repetir los malos ejemplos, por eso si el pueblo de Israel, recibió castigo por codiciar cosas malas, por ser idólatras, por fornicar, por tentar a Dios, por murmurar de los escogidos de Dios, no podemos caer en esa trampa.

Debemos estar firmes para no caer en las trampas del maligno, protegiéndonos con el escudo de la fe.

Te sientes atrapado sin salida por alguna situación particular? 
Si es así, te invito a que repitas en tu corazón la siguiente oración:

Padre Celestial te doy gracias por esta palabra de esta mañana.

Señor, no quiero quedar atrapado sin salida por la situación que tú conoces en mi vida.

No quiero descuidar una salvación tan grande, quiero ser un invitado a las bodas del hijo del rey, apártame de las cosas del mundo que intenten alejarme de ti y perderme la invitación de participar en las bodas a la cual he sido invitado.

Ayúdame Señor y ayuda a mis familiares para que ninguno lleguemos a quedar atrapados sin salida por no conocerte, por no aceptarte, por no arrepentirnos y perdamos de esta forma la salvación para nuestras vidas.

Gracias Padre Santo por enviar a tu hijo Jesucristo a morir por mis pecados, para ser El, la puerta de salida a mis problemas, los cuales pongo en tus manos para que Tu te encargues de solucionarlos.

Esta mañana Papito Dios, acepto a tu hijo Jesucristo como mi Señor, mi Salvador y restaurador de mi vida, ya que sólo por medio de El, tengo garantizada mi salvación, la salida a mis problemas.

Ayúdame a llevar una vida conforme tu voluntad para cumplir tu propósito en mi vida y la de mi familia.

Quiero ser evidencia de tu testimonio, de tu palabra de tu verdad, en el nombre de Jesús te lo pido.

Amén

Que Dios te bendiga y te guarde

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde