Declaración Jurada

Levítico 26:3-6 “Si anduviereis en mis decretos y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, 4 yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra rendirá sus productos, y el árbol del campo dará su fruto. 5 Vuestra trilla alcanzará a la vendimia, y la vendimia alcanzará a la sementera, y comeréis vuestro pan hasta saciaros, y habitaréis seguros en vuestra tierra. 6 Y yo daré paz en la tierra, y dormiréis, y no habrá quien os espante; y haré quitar de vuestra tierra las malas bestias, y la espada no pasará por vuestro país.”

Aquí la palabra de Dios nos dice “si anduvieres” luego dice “El dará” la recompensa por andar en sus decretos y guardamos sus mandamientos.

En otras palabras nos dice: Si hacemos su voluntad el nos va a responder a nuestras necesidades.

Que se debe hacer obedecer sus decreto y cumplir sus mandamientos?

Comprometernos. Eso es todo.

Terrenalmente cuando hacemos un compromiso y alguien quiere que este compromiso sea firme, generalmente se utiliza un documento legal.

Por Ej. Si Don Luis le dice a Don Edgar, le regalo la moto, llévesela. Don Edgar se la puede llevar pero esa moto aún está registrada a nombre de Don Luis. Y no es hasta que se hace una carta de venta o un documento legal, que pasa a ser propiedad de Don Edgar. En cualquier momento Don Luis se la puede quitar o darla por perdida ante la policía para recuperarla.

No vale un papelito firmado por Don Luis en un una servilleta o la grabación en un teléfono donde se la regalaba, ni mucho menos un testigo Masaya que haya oído a Don Luis regalársela. Ni que Don Luis le entregue la factura por la compra de la moto.
Cuando hacemos un compromiso ante Dios, de cumplir sus decretos y guardar sus mandamientos de nada nos sirve un abogado o un juez, para hacer este compromiso o declaración y cumplirla.

De nada vale que otros nos oigan, que declaramos que vamos a cumplir los decretos y guardar los mandamientos de Dios, porque el pacto no es con los hombres, ni necesitamos testigos para que Dios crea que vamos a cumplir.

Al contrario cuando declaramos ante otras personas que vamos a cumplir los decretos y estatutos de Dios, y luego fallamos, lo que hicimos es quedar en ridículo cuando los que nos oyeron ven que pronto pecamos o dejamos los caminos de Dios.

El día de hoy vamos a tener nuestra reflexión acerca del compromiso o declaración, haciendo énfasis en sentido terrenal a una declaración jurada.

Significado de Declaración Jurada
Es una manifestación personal, verbal o escrita, donde se asegura la veracidad de lo declarado.

En términos legales, se hace ante una autoridad administrativa o judicial, y se redacta en un papel sellado, firmado, etc.

En términos cristianos, se hace ante Dios en el nombre de Jesús.
Cuando se hace una declaración jurada ante un abogado o autoridad judicial, se emite un documento en papel legal/sellado en donde se incluye:
- el nombre de la autoridad o abogado
- la vigencia de su cargo y funciones de ley
- el lugar, fecha y hora
- el nombre del que comparece, su domicilio, edad, identificación, con capacidad para realizar el acto
- lo que declara
- al final aparece el nombre de la autoridad, quien da fe de lo escrito anteriormente.

Una vez hecho ese escrito el abogado libra una copia fiel o testimonio de lo que está registrado en sus libros, folio, etc.

La declaración que hacemos puede ser de muchos fines:
De información
De patrimonio/bienes
Denuncia
Defensa
De culpa
Confesión
Etc.

Y puede ser utilizada por la persona involucrada o el caso involucrado, sin que estemos físicamente cuando lean esa declaración.

Por eso un testimonio de carta de venta en manos de Don Edgar, donde indique que Don Luis, le vendió la moto; es suficiente para que Don Edgar la pueda vendar o cambiarle el nombre de la circulación en la policía, sin necesidad de ir con Don Luis para venderla o cambiarle el nombre.

Que le dio validez a la carta de venta?
Fue el papel sellado?
Fue la firma de Don Luis?
Fue la firma de Don Edgar?

No.

La validez de la carta de venta, proviene de la autoridad judicial, que tiene vigencia en su cargo y las funciones que le da la ley.

Incluso cuando el abogado que firmó la carta de venta no está en el país, incluso si ya no trabaja como abogado o está muerto. Aún ese documento judicial tiene valor.
Se imaginan que tengamos una compra de un vehículo y cada vez que el abogado deja de trabajar como tal, o se va del país, o se muere, tengamos que volver a buscar una nueva carta de venta?

En un testimonio de carta de venta, cumpliendo todos los términos legales, lo principal es lo que se promete cada una de las partes a cumplir, en el caso de la moto, Don Luis entrega la moto a un valor estipulado o regalado como él decida, y el documento legal le da autoridad al beneficiario a reclamarla como suya.

Volvamos a la lectura inicial.
Levítico 26:3 “Si anduviereis en mis decretos y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, 4 yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra rendirá sus productos, y el árbol del campo dará su fruto. 5 Vuestra trilla alcanzará a la vendimia, y la vendimia alcanzará a la sementera, y comeréis vuestro pan hasta saciaros, y habitaréis seguros en vuestra tierra. 6 Y yo daré paz en la tierra, y dormiréis, y no habrá quien os espante; y haré quitar de vuestra tierra las malas bestias, y la espada no pasará por vuestro país.”

Aquí vemos una palabras que vamos a ver su significado:
Trilla Vendimia Sementera

Trilla : Pisar las espigas para sacar el trigo
Vendimia : Cosecha de las uvas
Sementera: Tiempo de siembra


En otras palabras dice: “tendrán trigo hasta que comience la cosecha de las uvas, tendrán uvas hasta que comience el tiempo de la siembra”

Esto quiere decir que no vamos a tener tiempo de escasez, en lo se refiere a alimentos.

Que vamos a tener paz, que vamos a dormir sin miedo, sin que nadie nos espante.

Que no vamos a sufrir, que no vamos a andar en guerra, porque esa es la promesa de Dios si cumplimos sus estatutos.

En comparación con la carta de venta de Don Luis, vemos que la condición para que Don Luis la entregue su moto a Don Edgar es por una suma de dinero, en otras palabras es un intercambio en este caso un bien por un valor en efectivo.

En esta lectura vemos que también hay una promesa, por una parte Dios dice: “que nos dará lluvia a su tiempo, para que la tierra rinda sus frutos, tendremos alimentos, viviremos seguros, tendremos paz”, a cambio de que nosotros “andemos en sus decretos y guardemos sus mandamientos”.

Veamos que dice la Biblia:
Números 23:19 “Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”
Nuestra parte en esta promesa no es a través de dinero como en la compra venta.

Solo basta en andar en “sus decretos y cumplir sus mandamientos”.

Qué pasa si prometemos y no cumplimos?
Cuando nuestra hija tenía un problema grave en su cerebro, y presentaba crisis de convulsiones, -terrible para nosotros-, cada vez que esto se presentaba, yo estaba con un trago de ron/whisky, una cerveza, con un cigarro, en un billar, etc. Y como tres veces dije arrugando los cigarros: “Dios mío sana a mi hija, que no le pase nada, si se sana No vuelvo a fumar”. Pero cuando la niña se mejoraba volvía al lugar donde tiraba el paquete arrugado y enderezaba los cigarros y volvía a fumar. No me acordaba de la promesa hecha a Dios. Era un Dios que no conocía, era el Dios del costumbrismo que solo en problemas lo buscaba. Así lo hice en otras ocasiones con mi hijo, la Martita, mi madre, mi hermana, y nunca por mi voluntad pude salirme de esos vicios.

Veamos que dice la palabra acerca de prometer
Eclesiastés 5:4-6 “Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. 5 Mejor es que no prometas,”

Aquí hagamos una pausa, y sigamos leyendo.

“y no que prometas y no cumplas. 6 No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos?”

Y así ocurrió, con nosotros. Dios ya estaba trabajando en nuestras vidas, y llegamos a extremos en todo.
Vivíamos una vida EXTREM.
Estábamos hasta las EXTREMidades en deudas
Teníamos la casa EXTREMadamente hipotecada
Pasé por vagancias hasta horas EXTREMas de la noche
Pasé por un desempleo EXTREMo (2 años ½)
Pasamos EXTREMas enfermedades
Pasamos por llanto EXTREMos
Pasamos por problemas familiares EXTREMos

Ya no teníamos paz en la casa, para cualquier problema que se presentaba, salía a la calle al licor, vicios, billares, etc.

Todo lo que ganaba se iba, no duraba.

Claro porque estaba maldiciendo mi salario con mis vicios.

Porque conocía de Dios, Dios no estaba en nuestros corazones, lo que había era el dinero, con eso creíamos componer todo.

El dinero, sin quererlo era el número uno en nuestras vidas.

El cambio lo fuimos viendo en la medida que nos comprometíamos a seguir sus decretos y guardar sus mandamientos.

Poco a poco todos los EXTREM que teníamos fueron desapareciendo poco a poco.
Dios no es como una varita mágica, que pasamos quince años sin conocerlo y cuando empezamos a conocerlo, luego queremos que la próxima semana ya todos nuestros problemas estén resueltos.

Conocen la oración que se llama de Aceptación a Jesús?

Esta es una oración que por lo general dice algo así:
“Buenos días Padre Santo, esta mañana reconozco que soy pecador, que he hecho mi voluntad y no lo tuya, por eso hoy confieso mis pecados, y acepto a tu hijo Jesucristo como mi Señor, mi Salvador, y restaurador de mi vida. A partir de hoy abro mi corazón para tu hijo Jesucristo more en él”.
Y cerramos diciendo: “Todo te lo pido en el nombre de Jesús, Amen”.

Esta oración se encuentra en la biblia, donde vemos que la palabra confesar es lo mismo que declarar.

Cuando decimos el reo dio su confesión, podemos decir de igual forma el reo dio su declaración.

Romanos 10:9-10 “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”

Hay otra lectura en Juan que dice en relación a pedir en el nombre de Jesús.

Juan 14:13-14 “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.”
Ahí tenemos la clave, declarar que Jesús es el Señor, creer en nuestro corazón que Dios lo levantó de los muertos."

Veamos rápidamente el significado de Señor: Supremo en autoridad, Amo, Dueño.
En una familia, al matrimonio cuando lo invitan le ponen en el sobre: Sr René Pizarro y Sra.

Pero es solo un trato de respeto, ya en domingos anteriores, habíamos estudiado que al conocer a Jesús como nuestro Señor, significa hacer su voluntad no la nuestra. Someternos a El cómo nuestro amo, como nuestro dueño.

Decirle Señor a Jesús, es muy fácil.

Por Ej. Le decimos a cualquier persona que diga que Jesús es el Señor, y lo dice sin saber el significado de esta palabra. No recibe la promesa de esta palabra.

Igual nos sucede a nosotros, si vamos los domingos a la iglesia, y oímos la palabra de Dios, y realmente Jesús no es el Señor de nuestras vidas. O no estamos haciendo la voluntad de Dios. Esta palabra, o esta promesa no es para nosotros.

Romanos 2:12-13 “Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados; 13 porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.”

Esta lectura nos indica, que las personas que no conocen la ley de Dios y pecan, dice que “también perecerán”. Pero los que “conocen la ley y pecan por la ley serán juzgados”.

Aunque esta lectura estaba dirigida a los judíos porque se apagaban a la ley de Moisés, también es vigente para nosotros, ya que la ley de Dios se resumen en dos mandamientos.

Vamos a revisar la “legalidad” de la promesa de la lectura de hoy, relacionándola con los documentos legales que conocemos:

Nombre de la autoridad :YHWH, Dios, Jehová, Addonai, Elohim, El Shaddai.
Vigencia de su cargo :Ayer, Hoy y Siempre
Funciones de Ley :Omnipotente
Lugar, fecha y hora :Nicaragua, Agosto/8/2010, 11:45
Generales contraparte :Mi nombre,domicilio, edad, Ced/Iden
Que declara :“Si anduvieres… yo daré”
Da fe y firmas :Dios y nuestro nombre


Esto es en sentido figurado como si Dios, firmara un documento legal con cada uno de nosotros.

Porque esta declaración no es por grupos o por familia, o en combo familiar, es un pacto individual.

Se imaginan un documento en donde ya esté firmado por Dios, y solo falte nuestra firma para dar por cerrado el trato.?

Ahí están las cláusulas, ya estipuladas. Ahora veamos.

En qué papel están impresas? : En la biblia
Quien es el que da la promesa? : Dios
Quien es el beneficiario? : Nosotros
Necesitamos una autoridad? : No, es Dios quien promete
Necesitamos testigos humanos? : No

Dios no necesita que firmemos ningún documento, ni que utilicemos testigos ni nada por el estilo.

Veamos que dice la Biblia:
Jeremías 31:33-34 “Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. 34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.”

Dios no necesita de un abogado, ni va a escribir la ley en piedras como hizo en al Antiguo Testamento, sino que la va a escribir en nuestros corazones.

Esto si es que abrimos nuestro corazón a que Jesucristo more en nosotros.

Nombramiento de cargos en el gobierno (en la tierra)
Cuando alguien acepta un cargo en algunos gobiernos o en algunos países, utilizan una biblia que ponen en su mano izquierda y levantan la mano derecha del que va aceptar un cargo.

En Nicaragua no se usa una biblia solo se menciona a Dios, en donde una autoridad competente juramenta, se le llama promesa de lay y es de la siguiente forma:

“¿Prometéis solemnemente ante Dios, la Patria, nuestros héroes nacionales y por vuestro honor, respetar la Constitución y las leyes, los derechos y las libertades del pueblo y cumplir fielmente y a conciencia los deberes del cargo que se os ha conferido?”

Y el que recibe el cargo dice: “Sí prometo".

La autoridad competente continúa diciendo : "Si así lo hiciereis la Patria os premie y si no Ella os haga responsable".

Pero esto que es un acto público o privado en ocasiones, vemos que esta promesa no se hace realmente a Dios, porque en infinidades de casos, hemos visto que aunque prometen ante Dios, (que no requiere mediar con una biblia en la mano), luego incluyen la Patria, nuestros héroes, el honor propio, la constitución, las leyes, etc., etc. Muchos no han cumplido con lo prometido ni aunque hayan puesto primero a Dios.

O muchos otros en otros países que prometieron con la biblia en la mano, y han hecho grandes estafas como la estafa del siglo de un hombre llamado Bernard Madoff, Director de la bolsa de valores más grande de Estados Unidos, (NASDAQ), de Wall Street, (quien juramentó con biblia en mano y todo) y la estafa que hizo (por 20 años sin que nadie se diera cuenta ni la CIA, ni el Depto. de Estado, etc.,) superó los 50,000 millones de dólares.

Esta es una cifra enorme 50,000,000,000.00 dólares y en córdobas C$1,075,000,000,000.00, si lo comparamos con un salario de C$ 20,000.00 córdobas al mes este hombre estafó a miles de personas con el equivalente (sin trabajar) con un salario de C$ 20,000.00 mensuales por 4,479 años o sea un salario de C$ 20,000.00 por mes por 44 siglos.

A este hombre Bernard Madoff de 70 años de edad, le dieron una sentencia de 150 años de prisión. Y ni un centavo tenía en su bolsa!!

Al juez en la sentencia le dijo: “Sr. Madoff, Usted ha cometido un delito extraordinario que merece un castigo simbólico”

Le embargaron los bienes a su esposa de 68 años por 80 millones de dólares, de 50,000 millones la estafa.

Como se sentirán la familia, hermanos, hijos o nietos de Madoff con esa sentencia de 150 años.

Porqué menciono este caso? porque la avaricia, el amor al dinero como dice la palabra de Dios, es el origen de todos los males.

Porque el hombre o mujer cuando no conoce de Dios y promete en el nombre de Dios o ante Dios, no conoce los caminos de Dios, no sabe que cuando se promete ante Dios se debe cumplir, porque Dios, destruirá la obra de nuestras manos cuando no cumplimos.
Dice la Biblia que no debemos de tomar el nombre de Dios en vano, que no debemos de jurar en su nombre si no vamos a cumplirle.

Éxodo 20:7 “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.”

Pero la gente que jura ante Dios, y promete cumplir algo y no lo hace, está irrespetando este mandato, porque está tomando el nombre de Dios en vano.
Algunas personas tienen por costumbre decir, “por Diosito”, o “por Dios y mi madre que está viva”, (y hasta hacen una especie de cruz con los dedos y le dan un beso a dicha cruz) y es como un dicho o un refrán, y algunos después de besar la cruz hecha con los dedos dicen “te lo juro”, porque quizás estas personas no saben que no debemos de jurar por cosas terrenales y poner a Dios, cuando no la vamos a cumplir.
En la lectura inicial vemos que dice Dios “si anduvieres… y haré”, esto nos indica claramente, que si no cumplimos con la primer parte no vamos a obtener la segunda parte de esta promesa.

Pero vamos a ver esto, más claro en otro pasaje en la Biblia:
Deuteronomio 11:13-15 "Si ustedes cumplen los mandamientos que les he dado en este día, y aman al Señor su Dios, y lo adoran con todo su corazón y con toda su alma, 14 él hará que vengan a su tiempo las lluvias de otoño y las de primavera, para que ustedes cosechen su trigo y tengan vino y aceite. 15 También hará que crezca hierba en el campo para el ganado de ustedes, y que ustedes tengan comida en abundancia.”
Aquí viene como decimos nosotros el “pero”…..como cuando los jóvenes piden permiso a sus madres, y les dan permiso y le dicen: pero a las 9pm te llego a traer."

Deuteronomio 11:16-17 “Pero tengan cuidado de no dejarse engañar; no se aparten del Señor por rendir culto a otros dioses; no se inclinen ante ellos, 17 porque el Señor se enojará contra ustedes y no les enviará lluvia; entonces la tierra no dará sus frutos, y muy pronto ustedes morirán en esa buena tierra que el Señor les va a dar.”

Dice esta palabra que Dios se va a enojar con nosotros, que no nos va mandar lluvia, que la tierra no dará sus frutos, en otras palabras nos va a ir de “mal en peor”.

Hagamos una pequeña declaración, les parece, si desean repetir con voz audible, porque leíamos que decía la palabra “si confesares”, o es lo mismo si “declarares” con tu boca.

Dice así: “Padre Santo, esta mañana declaro, que tu eres mi Dios, y que a partir de hoy voy a andar en tus caminos, que a partir de hoy voy a guardar tus estatutos, voy a guardar tus mandamientos, voy a guardar tus decretos, voy a hacer tu voluntad, en el nombre de Jesús, Amen”

Deuteronomio 26:17 “Has declarado solemnemente hoy que Jehová es tu Dios, y que andarás en sus caminos, y guardarás sus estatutos, sus mandamientos y sus decretos, y que escucharás su voz.”

Procuremos cumplir esta promesa para recibir de Dios, la bendición, los que ponen por obra su voluntad.

Ya Dios ya hizo esta declaración y la tiene “firmada”, esperando escribir esta ley en nuestros corazones. Solo falta que aceptemos y “firmemos”.

Que Dios te bendiga y te guarde.

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde