Señales Peligrosas

Hebreos 2:1-3 Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. 2 Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, 3 ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron.


Verso 3, dice: como escaparemos si descuidamos una salvación tan grande?

Cuando dice descuidar se trata de perder algo.

Ejemplo: Si descuidas tu cartera en un bus.

No se trata de perder una bendición tan grande.

No se trata de una recibir una unción tan grande.

Tampoco se trata de recibir un cargo de liderazgo tan grande.

Ni de recibir una provisión o prosperidad tan grande.

Algunas cosas que deseamos los seres humanos es tener un don, ser tener un liderazgo, tener sanidad, ser prosperados en grande….

Esta mañana no vamos a hablar acerca de perder algo material, como la bendición, unción, provisión, promesa, prosperidad.

Algunas personas que van a iglesias y escucharon a un pastor “ungido” o con “fuego”, les comentan a las que no fueron, te perdiste la bendición, te perdiste la unción, te perdiste la promesa que dijo el pastor.

Esta mañana no vamos a hablar de estas cosas materiales.

Porque ninguna de ellas nos las vamos a llevar cuando muramos.

Se trata de la salvación
Se trata de no caer en el lago de fuego alejados de Dios y de eterna perdición.

Es mucho más que la bendición, unción, liderazgo, provisión o prosperidad.

Muchos que reciben bendición, unción, provisión o prosperidad no la quieren compartir.

Otros que tienen dones de sanidad, solo los utilizan cuando el pastor los llama por orar por alguien en la iglesia, pero no van a los hospitales a curar a tanta gente inconversa que por la sanidad puede recibir a Jesucristo en sus corazones, aunque les quede poco tiempo de vida o aunque mueran después de aceptar a Jesucristo en sus corazones.

Nosotros conocemos algunas señales de tránsito peligrosas, como por ejemplo veneno, curvas, deslizamiento de tierra, piso mojado, semáforo


Es fácil alejarse de Dios, lo difícil es mantenerse a lo largo del camino, por eso la lectura nos dice que con más diligencia atendamos las cosas de Dios.

Descuidar nuestro crecimiento espiritual tiene un precio muy grande, porque la consecuencia es alejarnos de Dios y perder nuestra salvación.

Miremos lo que dice La Palabra de Dios en
Filipenses 2:12 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor.


Esto significa trabajo esfuerzo, dedicación, entrega, compromiso, perseverancia, hasta el final para obtener la corona de la vida eterna.
Marcos 13:13 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

Está más que claro para todos nosotros, solo los que perseveren hasta el fin, en el camino de Dios, haciendo su voluntad, creciendo espiritualmente día a día, santificando su vida será salvo.


Vamos a ver algunas señales que se pueden presentar cuando sin saberlo, sin verlo nos empezamos a alejar de Dios.

1.- Dejar de orar en privado.
Mateo 26:41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.


Cuando tienes tiempo para todo menos para orar, es un indicativo que algo está pasando en tu relación con Dios.

Somos llamados a la oración constante, en todo tiempo, cristiano que no ora de forma privada en intimidad con Dios, está alejándose de su presencia y puede caer en tentación.

Cuando se nos olvida orar es cuando todo anda bien, no hay enfermedad, no hay escasez, tenemos comida y cuando vamos a la cama caemos de un solo.

Solo cuando están los problemas nos acordamos de orar, hasta ahí estamos tristes, hasta lloramos.

2.- Dejar de leer la Biblia

La lectura de la Palabra es indispensable para la vida del cristiano, porque de ella tomamos fuerza, aliento, impulso y fe para seguir adelante.

La oración es como el respirar y la palabra es como el pan que nos nutre.

Nos ayuda a ser mejores y nos dice cómo comportarnos, como ser cada día como Jesús, es inspirada por Dios. Leerla nos da paz, esperanza y consuelo.

2Timoteo 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

No puede existir alguien que diga conocer a Dios, sino lee la Biblia.

No son las alabanzas las que transforman, solamente la palabra de Dios por medio del Espíritu Santo.

De igual manera que orar, pasamos de lunes a sábado sin leer la Biblia, y solo la leemos el domingo.  

O solo nos acordamos o memorizamos el salmo 23, o el salmo 91, cuando tenemos problemas.

Algunas personas tienen la Biblia abierta en un atril, muy lujoso bonito, y está abierta en salmo 91 (algunos le ponen un plástico transparente para que agarre tanto polvo).

Salmo 23:1 Jehová es mi Pastor, nada me faltará. 2 En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. 3 Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. 4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. 5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. 6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días

Salmo 91:1 El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente. 2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré. 3 El te librará del lazo del cazador, De la peste destructora. 4 Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad. 5 No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, 6 Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya. 7 Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará….

Pero solo nos acordamos cuando tenemos problemas, cuando tenemos temor, cuando estamos enfermos.

El leer la Biblia, nos agudiza nuestra inteligencia,  nuestro entendimiento, nuestro discernimiento hasta incluso de tanto leerla hasta mejoramos nuestra ortografía, por ejemplo ya no escribimos "profesía", escribimos "profecía".

3.- Cuando encuentras cualquier excusa para no ir a la Iglesia
Las excusas para no congregarte: aparecen estoy cansado, mejor voy el otro domingo, siempre hablan de lo mismo, es aburrido, me da sueño, hoy es el partido de béisbol, o futbol etc.

Hebreos 10:25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.


4. Escuchar solo música secular

Lo que entre a tu vida (vista u oídos), pasa a tu mente, baja a tu corazón y de lo que esté lleno tu corazón, de eso hablarás.

Juan 7:37-38 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.


Efesios 5:18-19 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, 19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;



5. Te emocionas más al escuchar temas de actualidad que al escuchar la Palabra
Cuando sientes un mayor interés por cualquier otra cosa (deportes, películas, series, famosos, etc) que por escuchar la palabra de Dios.

Romanos 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.


No son las novelas, Dra Polo, Casos de Familia, las que edifican. 

Cómo puede una persona decir que tiene determinado crecimiento espiritual, o que Dios la usa en gran manera, sino ora, no ayuna, no lee la Biblia, no se congrega. 

Esta persona no conoce nada de Dios.


6. Tus mejores amigos(as) no son cristianos (as)

No es malo tener amigos, pero se vuelve una alerta roja cuando pasas más tiempo con amigos que no conocen de Dios, pues es muy probable que termines siendo como ellos.

Dice un popular refrán: "Dime con quién andas y te diré quién eres".

Ellos se deleitan en las cosas del mundo. 

A ellos les gusta satisfacer su carne haciendo cosas no agradables delante de Dios, la biblia te llama a vivir santa y piadosamente.

1Corintios 15:33 No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.


7.- No te sientes mal cuando haces lo malo

Esto es lo más delicado, si pecas, haces lo malo y te sientes bien o no sientes nada, debes preocuparte. El Espíritu Santo es quien nos redarguye y al no sentir esto es una señal que se apartó de ti.

Cuando comienzas a ver el pecado como algo normal, deja de parecerte pecado.

Después comienzas a pensar: "Si otros lo hacen, por qué yo no"

Juan 16:8 Y cuando él (Espíritu Santo) venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.


Efesios 4:30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.


8.- Tú forma de actuar son unas y tus palabras son otras.

Cuando ya no actúas como un hijo de Dios, peleas por todo, tienes envida, orgullo, te vuelves arrogante.

Te enfadas rápido y solo piensas en ti, no en los demás.

Cuando te enfadas o todo te está saliendo mal lo primero que haces es maldecir o decir palabras groseras, palabras corrompidas.

Efesios 4:26-29 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis lugar al diablo. 28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. 29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

De que vale aprenderse de memoria el salmo 23 o el 91, si cuando no tiene problemas ni se acuerda de Dios, ni de orar ni de leer la Biblia, ni congregarse, ni de hablarle a nuestros amigos.

El camino de Dios es Justo
Ezequiel 18:21-24 Mas el impío, si se apartare de todos sus pecados que hizo, y guardare todos mis estatutos e hiciere según el derecho y la justicia, de cierto vivirá; no morirá. 22 Todas las transgresiones que cometió, no le serán recordadas; en su justicia que hizo vivirá. 23 ¿Quiero yo la muerte del impío? dice Jehová el Señor. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos? 24 Mas si el justo se apartare de su justicia y cometiere maldad, e hiciere conforme a todas las abominaciones que el impío hizo, ¿vivirá él? Ninguna de las justicias que hizo le serán tenidas en cuenta; por su rebelión con que prevaricó, y por el pecado que cometió, por ello morirá.

Debemos estar a alertas para saber si estamos viviendo estas señales y nos damos cuenta.

En algunas iglesias le llaman reconciliarse con Dios, como si se tratara de pleito entre novios o esposos que luego se reconcilian, se pelean se reconcilian, se pelean.

Muchos andan buscando  lo oculto

Jeremías 33:3 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Hay pastores que utilizando citas fuera de contexto alimentan a la gente con cosas extrañas y predican sobre el "significado" de las 10 cabezas, o porque 5 panes, o las monedas que sacaron del pescado, o el numero de pescados en la red, etc.  

Cuando no es de esas cosas "ocultas" que se refiere la Biblia.

Deuteronomio 29:29 Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.


La Biblia nos revela a nosotros como debemos de actuar, sino hacemos lo que dice la Biblia estamos en desobediencia, y tendremos nuestra recompensa.

En la Biblia tenemos como actuar como hijos, como padres, como hermanos, de forma que tenemos todo un manual para obedecer la palabra revelada y no andar tras las cosas "ocultas" que por buscarlos nos alejamos de la obediencia al evangelio.

Debemos pedirle al Espiritu Santo nos alerte o envíe a alguien que nos exhorte cuando no estemos viendo estas señales que nos alejen de Dios

Que Dios te bendiga y te guarde.

0 comentarios:

Publica tu comentario en la entrada

Si dejas tu comentario como Anónimo, favor usa un sobre nombre si deseas guardar tu identidad.

Tu correo electrónico no será publicado.

Que Dios te bendiga y te guarde